¿Cómo hacer un fanzine? ¿Qué es un fanzine?

¿Cómo hacer un fanzine? ¿Qué es un fanzine? Estas publicaciones fotocopiadas que circulan de mano en mano entre cierta muchachada inquieta son una buena forma de llevar tus ideas y conocer, comunicarte con otras personas.. Si bostezas frente a los kioscos de revistas y te entusiasma montar tu propio fanzine, aquí te largamos algunas cosas a tomar en cuenta cuando te zambullas en este submundo editorial.

Para más información lee “el fanzine en el movimiento punk” por varios autores

1.- La motivación más fuerte para ser un editor subterráneo es no sentirse identificado con las cosas que guindan en los puestos de revistas o sí. Una cabeza de impresor under ha sido añejada tras años y años de revisar librerías y kioscos en la búsqueda de algo que no se sabe muy bien que es, pero que nunca se ha terminado por encontrar. Más alla de todo, el fanzine no se opone sólo estéticamente a la revistas tradiciones y comerciales, el fanzine es un grito de expresión personal y único. Sin embargo existen fanzines que son mas bien publicaciones mensuales de contrainformación y otros mas cercanos a lo artistico-poético y la propia experiencia con el mundo del autor. Tu decisión es importante ¿qué quieres hacer? aunque a pesar de todo lo que dicen estos renglones, el impulso creador del autor de fanzines es siempre una necesidad de expresarse y comunicarse.

2.- Un fanzine se jacta de ser una publicaciones sin censura, sin presiones, ni puntualidades, ni anunciantes a los cuales en general los periodistas y columnistas deben rendir tributo siendo blandos de palabras. Según tu propia forma de escribir, el fanzine puede ser irreverente, agitador, violento, conciente, totalmente politizado y hasta infantil. “Un fanzine que no genere polémica no es digno de llamarse como tal (por ejemplo, un fanzine que hablaba de masturbación femenia y las posiciones más placenteras, esto fue una bomba dentro del colegio en donde circuló). Yo creo que como toda publicación se debe ser responsable con lo que se hace. Se debe saber qué se está haciendo y por qué. Me parece que la gente que copia-pega y corta cosas de otros fanzines o de internet para armar su propia revista no está colaborando mucho a generar nada muy nuevo, la originalidad es todo en este tipo de publicaciones.

3.- Nada de estudios de mercado o de encuestas para saber el contenido de la revista que vas a hacer. Un fanzine se hace para satisfacer en principio, esa necesidad personal de ver publicados juntos por ejemplo, una antología cinematográfica de Freddy Krueger con una descarga de pasion por algun disco de la Polla Records y fragmentos de Errico Malatesta o lo que te parezca a ti importante. 

4.- Los nombres pueden ser de cualquier tipo, algunos más “serios” y otros mas “agitadores”… tu eliges en todos los casos qué perfil quieres darle a tu publicación.

5.- El espíritu PUNK Hazlo tu mismo debe privar en la elaboración de la publicación. Tampoco hay reglas escritas sobre el formato y la diagramación. Experimenta, recicla, si no hay computadora hazlo a máquina de escribir, si la máquina se daña escribe los textos a mano, pero sobre todas las cosas diviértete. Un dato: en las imprentas encontrarás mucho material que se desperdicia.

6.- Los fanzines no sólo son “punk”. Existen fanzines de miles de temas y algunos no tienen nada que ver con el punk, sin embargo todos estos son formas alternativas de comunicación que se mueven “subterráneamente”. Lo puedes escribir en la computadora y si se rompe en la máquina de escribir y si no tiene tinta y faltan esas monedas: con lapicera, lapiz, fibras o crayón, el collage, reglas, tijeras, cola de pegar y esa energía creativa que nos desborda y nos calienta y nos pone a escribir y hacer y producir casi compulsivamente (esa es mi experiencia con fanzines)

7.- Aunque Internet se está comenzando a utilizar para conseguir la información, el medio de comunicación por excelencia de los fanzines es el correo tradicional. Alquila un apartado postal y comienza a escribir a cuanta dirección te caiga en las manos (muchas entrevistas a bandas se hacen vía carta manual… aunque usted no lo crea). De generación a generación underground, se transmiten los conocimientos ancestrales de cómo hacer para que el correo no arruine el poco capital. Preguntale a tu fanzine más cercano. El e-mail es una buena forma y muy rápida. También algunos montan sus fanzines en sitios web. Pero entre el papel y la internet hay una distancia muy grande.

8.- Hazte pequeños avisos (flyers se les llama en la movida) de tus intenciones editoriales y coloca bien visible tu dirección. Los flyers los vas a incluir junto a las cartas que envíes. De esta manera otros fanzines se enterarán de tu existencia (ya que los avisos ruedan de carta en carta) y te escribirán.

9.- El mejor amigo de una fotocopiadora es un editor de esta calaña. Favorece mucho el tener un amigo de cierta confianza trabajando en una oficina con fotocopiadora. Te haces un primer tiraje de 20 ejemplares por ejemplo- y cuando los vendas, te fotocopias más. Algunos le ponen el número de copia del ejemplar en una esquina y otros simplemente no lo hacen.

10.- La distribución es la parte más engorrosa de todo el proceso. No es recomendable dejarlo a consignación en los kioscos, jeje. La costumbre es que el mismo editor lo pregone en universidades, liceos o plazas públicas. Lo mejor es venderlo cual buhonero, en la entrada de tokatas y marchas. Otra forma es juntarse con otros editores afines y venderlos junto a discos y material en general en algun tipo de feria improvizada al estilo de los que venden bijouteríe hippie pero esta vez lo que tu ofreces es algo un poco más “nutritivo” para la mente…

11.- No te apures en sacar el proximo número, recuerda que es mejor calidad que cantidad.

Diccionario fanzinero

@: Las publicaciones utilizan la arroba en vez de a/o (por ejemplo niño/a) y evitan el sexismo en el lenguaje. Léase bien: esto es tan viejo como los Sex Pistols.

Anticopyright: Los fanzines creen que la comunicación y sus contenidos no le pertenecen a nadie, “información es un derecho” y no un negocio.

D.I.Y.: Abreviatura en inglés de Do it yourself o hazlo por ti mismo. Actitud altamente reivindicada en el medio es la autogestión.

Fanzine: Abreviatura en inglés de fanatic magazine. Revista comúnmente fotocopiada realizada por pocas personas, de periodicidad irregular y contenido fuera de lo común, en general producida y escrita según las ideas DIY y sin fines de lucro.

La letra K: Muchos escriben con K, reemplazando todos los sonidos que la letra “C” y la “Q” hacen cuando se las combina con algunas vocales. Esto es una decisión tuya a tomar. Tal vez escribir con K todo y matar totalmente las reglas del lenguaje puede ser muy útil, ya que mucha gente tiene mala ortografía. Un texto bien escrito llama más que uno indescifrable. Por eso no hay que llegar a extremos: deformar el lenguaje es muy facil, pero no sé si tiene mas cosas positivas o negativas a la hora de evaluar cómo llega mejor al receptor de tu mensaje.

Rip-off: Dícese de los fanzines fantasmas que sólo buscan recibir material gratuitamente con la excusa de reseñarlos en su próxima edición.

Los flyers: Nadie ha establecido cuando nació esta original forma de publicidad de los fanzines, pero está muy emparentada con la adicción de los editores alternativos a utilizar el correo postal para todo. En estos pequeños avisos se explica la naturaleza de la revista en cuestión, su precio y su disposición al intercambio de material junto a su dirección de contacto. La metodología es tan sencilla como efectiva. El editor incluye varios flyers en una carta. El destinatario (que por lo usual pertenece a otro fanzine, colectivo o banda musical) los incluye a su vez en las cartas que él escriba y así en lo sucesivo. De esta manera los avisos le dan la vuelta al mundo y muchos pueden enterarse de la existencia de lo que se anuncia.

Es costumbre que los fanzines publiquen lo más interesante o novedoso que reciben.


About this entry