Desde el adoquín: Rearmando la esperanza

________cumpas 2013

A veces además de hacer hay que decir, que es otra forma de  hacer, por eso estos decires “desde el adoquín” de aquellos, nuestros barrios.

Este rearme de la esperanza, va en memoria y homenaje de aquel cumpa mayúsculo y hermano imprescindible Juan José Cao; militante obrero y revolucionario secuestrado desaparecido el 9 de marzo de 1978 en Gerli, provincia de Buenos Aires. Grande el buraco que nos dejó tu ausencia cumpa, igual seguís siendo de la partida en la esquina de San Juan y Paseo Colón.

____Cumpa_Juan Cao 1973 Abril

Rearmando la esperanza

Venían del barrio
no necesitaron buscar a los de abajo
                  porque eran de allí mismo
para bien
y para mal
llevaban la marca en el orillo

No se disfrazaron de nada
en el carnaval
                 de la vida jodida
más bien se plantaron
                  desde sus propias fuerzas
                  y experiencias compartidas
y desde allí aprendieron
entre tantas otras cosas
                                     buenas o no tanto
que si no metían pechera
                               los pisoteaba el desfile
                               de los profesionales
                               en eso de revolear tramperas
                                                               y palos de arrear
                                                                para seguir tumbando
                                                                y encerrando
                                                               en la noria infeliz.

No había que ser una luz
                                  para rebelarse
                                                         ante tanta obscuridad.

No fumaban bajo el agua
                  pero entendian pronto y claro
                  que no había que tropezar siempre
                                            con la misma piedra.

No vendían buzones

                      ni los compraban.
Amaban la vida
                     y la alegría
y sin embargo
hubo un día
en que a la vuelta
                     de una esquina cualquiera
                     toparon con la injusticia
                     y sus peores concesionarios
                                               pegando duro
                                                        los golpes bajos
desparramando castigo
                    imponiendo todas sus miserias
                                a los mismos de siempre.

Era imposible gambetear
al monstruosario desatado
las bestias con chapa de institución
                                               que ensangrentaban
                                               fábricas, barrios, escuelas,
                                                                  nuestras gentes
                                                                                campo afuera
                                                                                asfalto adentro
decretando la obscuridad
                             la muerte
                             el saqueo
                             los negocios sucios
                             la inmundicia como sociedad
un destino de ganado
                                 condenado de antemano

Desde entonces
-como hicieron otros antes-
se prendieron a la mejor nostalgia
la de esa ausencia que apasiona
                        porque sigue por llegar
aquella del futuro sin mal
               que será creación
                       por nacer sin haber sido antes.
Vivencia empecinada
contra viento y marea
                    idea fuerza,
                    madre paridora
                    siempre nueva
                                    a pesar que viene de lejos.

Y así fue
            que buscando la justa
            de cuestión en cuestión
fueron comprendiendo más y mejor
                              y asumiendo lo que entendían
                              porque además de palabras
                                              tenían corazón y ganas.

Y se hicieron cargo,
           declarandose herederos
           de todas las ilusiones hechas pedazos
de los sueños que siempre preguntan
y las respuestas empecinadas
                              que alientan la existencia
                              para que el mundo ya no sea una porquería

Por eso
desde el aquí y ahora de cada quien
se juntan para ocupar sus propios lugares
                                          construyen a pulso
                                           cruces de caminos
                                            para encontrarse
                                                             mano a mano
                                                             juntando los pedacitos queridos
                                                                         que rearmen la esperanza
al sol -o como se pueda-
                             pero siempre por fuera de las gusaneras
                                   de las que nunca naceran mariposas
                                                                                               ni primaveras.

Que nadie lo ponga en duda
ahí están
nuestras gentes compañeras
porque sí, se la creyeron
y la seguirán
               seguramente la seguirán
cueste lo que cueste
                         haciendo lo debido
                         y no cualquier cosa
porque sus hermanas y hermanos
-aún quienes la sufren en silencio-
                              siguen sangrando
                              por las mismas heridas.

.
jorge.alsur@yahoo.es

About these ads

About this entry