El Derecho Penal Del Enemigo (Como Instrumento De La Homogenización Colonialista)

A continuación se expondrá brevemente el concepto de Derecho Penal del enemigo y como históricamente ha sido utilizado por las políticas totalitaristas para un fin homogeneizador de las poblaciones.

El concepto Estado-Nación surge a partir de una hipótesis de homogenización cultural y étnica, en la construcción del “nosotros” en un territorio concreto. El Estado lo conforman aquellos que cumplen las características de la etnia y la cultura dominante que se impone como única, el resto es “el otro” que no tiene cabida en el orden establecido. Desde el surgimiento del concepto de Estado-Nación el poder político que lo ha llevado a la práctica se ha dotado de diferentes herramientas para alcanzar esta homogenización cultural y étnica en un territorio.

Sin duda el castigo ha sido una de las herramientas para llevar a cabo esta política totalitarista. Este castigo que el Estado infringe aquel que representa un peligro para el orden establecido se hace acorde a la lay que emana del propio Estado y toma la forma de Derecho Penal. Sin embargo no solo existe un tipo de Derecho Penal, pues el Estado no solo contempla un tipo de sujeto.

Existe un tipo de sujeto que supone un peligro para el orden establecido por los hechos que comete, por ejemplo atentar contra la integridad física de otros ciudadanos o contra la propiedad privada de un vecino, estas conductas se castigan a través del Derecho penal. Sin embargo existe otro tipo de personas que igualmente suponen un peligro para el orden establecido no por los actos que comete, si no por el propio hecho de ser. Nos referimos aquellas personas que no cumplen la hipótesis étnica y/o cultural que imponen el sistema imperante. Para este segundo grupo de personas el castigo se impone con el fin de reprimir o aniquilar la propia existencia de la persona. Este Derecho Penal es el que conocemos como Derecho Penal del enemigo o Derecho Penal de Autor, castiga a las personas por lo que son y no por los hechos que cometen. En definitiva esta teoría jurídica promueve la existencia de este doble derecho penal, uno aplicable a los “ciudadanos” y otro aplicable a los “enemigos”

La característica principal de este Derecho Penal del enemigo frente al Derecho Penal de los ciudadanos es que no contempla las mismas garantías. Estos límites al Derecho Penal son los Derechos Fundamentales que se contemplan más relajadamente, o directamente no se contemplan, cuando se aplica este Derecho excepcional a los enemigos. Uno de los principales artífices de esta teoría en la modernidad, John Locke(1632-1704) lo expresaba así:

Al transgredir la ley de la naturaleza, el delincuente pregona vivir según una norma distinta de aquella razón y equidad común, que es la medida que Dios puso en las acciones de los hombres para su mutua seguridad, y así se convierte en peligroso para la estirpe humana; desdeña y quiebra el vínculo que a todos asegura contra la violencia y el daño, y ello, como transgresión contra toda la especie y contra la paz y seguridad de ella, procurada por la ley de la naturaleza, autoriza a cada uno a que por dicho motivo, según el derecho que le asiste de preservar a la humanidad en general, pueda sofrenar, o, donde sea necesario, destruir cuantas cosas les fueren nocivas, y así causar tal daño a cualquiera que haya transgredido dicha ley (1).

Podría resumirse como “aquel que esta fuera de la ley natural se le penará sin atender a los principio de la ley natural”

Esta teoría jurídico-política hizo posible la colonización de las poblaciones indígenas en el continente Americano por parte de Europa dando lugar al sistema económico y social imperante actualmente. Estas poblaciones indígenas podían ser reprimidas sin observar las mínimas garantías penales cuando no aceptaran la dominación exterior. Ejemplo de aplicación de estas teorías jurídicas la encontramos en las Encomiendas” o las Leyes de Indias(2)que castigaban a los indígenas que no se convirtieran a la fe católica y se sometieran a la Corona de Castilla.

Sin embargo antes de utilizar estas teorías jurídicas-políticas en el continente americano siglos antes ya se habían puesto en marcha en Europa.

El proyecto de homogenización cultural puesto en marcha en la Península Ibérica en el siglo XV tuvo que dotarse de sus propios discursos jurídicos-políticos para poder llevarse a cabo. Sin duda el Derecho Penal de autor o el Derecho Penal del enemigo fue una de estos métodos de homogenización.

En el Siglo XV convivían en la Península Ibérica varias culturas con manifestaciones religiosas diferentes principalmente musulmana, judía y cristiana. El proyecto homogenizador pretendía imponer una única religión, la católica, en la Península bajo un único poder político centralizado. Esto supuso, como es bien conocido, la eliminación de cualquier manifestación cultural que no fuera católica. Ahora bien la eliminación de estas manifestaciones religiosas y culturales, resultó ser la eliminación de las personas que la practicaban, que según la concepción del poder eran considerados enemigos del orden.

A medida que el poder político católico y centralizado avanzaba y se consolidaba el Derecho Penal del enemigo fue perfeccionándose en su aplicación dando lugar a delitos, penas y tribunales especiales para los enemigos del Estado.

Ejemplos prácticos de este Derecho Penal del enemigo es la Pragmática de 14 de febrero de 1502, que ordenaba la conversión o expulsión de todos los musulmanes del reino de Granada, exceptuando a los varones de menos de 14 años y las niñas menores de 12, antes de abril del citado año.

Cien años después evidenciándose esta medida insuficiente para la pretendida homogenización cultural el 9 de abril de 1609Felipe III de España decretó la expulsión de los moriscos, descendientes de la población de religión musulmana convertida al cristianismo por la Pragmática de conversión forzosa de los Reyes Católicos del 14 de febrero de 1502.

Pero fue a más, esta empresa totalitaria no se conformó únicamente en aquellas manifestaciones culturales no católicas, si no que reprimió formas de vida que atentaran contra, no ya una religión concreta, si no un orden económico político determinado como en el caso de la población gitana.

El 19 de septiembre de 1783 Carlos III promulgó la Pragmática contra los gitanos en la que se estipulaba lo siguiente:

“Declaro que los que llaman y se dicen gitanos no lo son por origen ni por naturaleza, ni provienen de raíz infecta alguna. Por tanto, mando que ellos y cualquiera de ellos no usen de la lengua, traje y método de vida vagante de que hayan usado hasta presente, bajo las penas abajo contenidas. A los que en lo sucesivo cometieren algunos delitos, habiendo también dejado la lengua, traje y modales, elegido domicilio y aplicándose a oficio, se les perseguirá, procesará y castigará como a los demás reos de iguales crímenes, sin variedad alguna. Pero a los que no hubieren dejado el traje, lengua o modales, y a los que, aparentando vestir y hablar como los demás vasallos, y aun elegir domicilio, continuaren saliendo a vagar por caminos y despoblados, aunque sea con el pretexto de pasar a mercados y ferias, se les perseguirá y prenderá por las justicias, formando proceso y lista de ellos con sus nombres y apellidos, edad señor y lugares donde dijeren haber nacido y residido. (…) Verificado el sello de los llamados gitanos que fueren inobedientes, se les notificará y apercibirá que, en caso de reincidencia, se les impondrá irremisiblemente la pena de muerte; y así se ejecutará sólo con el reconocimiento del sello y la prueba de haber vuelto a su vida anterior.”

Poner una fecha que marque el fin de esta alianza entre el totalitarismo del poder político en la Península Ibérica y las teorías jurídicas del Derecho Penal del enemigo sería verdaderamente difícil. Alguna referencia nos puede dar que las leyes de Vagos y Maleantes dictadas con el fin de reprimir conductas antisociales, todas con expresa mención a la población gitana, estuvieron vigente hasta 1978 que fue derogada con la entrada de la Constitución Española. No obstante no es hasta 1986 cuando se derogaron los reglamentos internos de la Guardia Civil que hacía referencia a las “precauciones” especiales a tomar contra la población gitana.

En la actualidad el Derecho Penal del Enemigo es más que una realidad, es un devenir constante en el Derecho Penal occidental. Ejemplo de ellos son las cárceles negras, las políticas de extranjerías, la política antigitana en auge en Europa, las leyes antiterroristas o las guerras preventivas. Todo ello justificado por una estado de peligro excepcional donde las personas que supuestamente lo provocan y ponen el peligro el orden vigente ,”los enemigos”, deben ser reprimidos, castigados y eliminados sin contemplar los Derechos Humanos más fundamentales.

No ha de olvidarse que cualquier Derecho Penal de autor aliado con políticas totalitaristas atenta directamente con la naturaleza del Estado de Derecho y contra los Derechos Fundamentales. Es por esto que las personas comprometidas con la libertad y que creen posible la construcción de un mundo más justo e incluyente donde la vida digna de todos y todas sea posible no pueden más que rechazar cualquier Derecho Excepcional que no garantice la igualdad real de todas las personas ante la ley y cualquier concepto vengativo del Derecho Penal.

Notas

(1) John Locke, Ensayo sobre el Gobierno Civil [1690], trad. José Carner, México, Fondo de Cultura Económica, 1941, cap. II, “Del estado de naturaleza”, pp. 5-6.

(2) “La encomienda es un derecho concedido por merced real a los beneméritos de Indias para recibir y cobrar para sí los tributos de los indios que se les encomendasen por su vida y la de un heredero, con rango de cuidar de los indios en lo espiritual y temporal y defender las provincias donde fueren encomendados.” Emilio Rodríguez Demorizi. Los Dominicos y las encomiendas de Indios de la Isla Española. Santo Domingo, Academia Dominicana de la Historia, 1971, pp. 25-26.

(3) Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias fue una compilación de la legislaciónpromulgada por los monarcas españoles para regular sus posesiones en América y las Filipinas(Indias). Fue realizada por Antonio de León Pinelo y Juan de Solórzano Pereira y aprobada porCarlos II de España (16651700) mediante una pragmática, firmada en Madrid, de 18 de mayo de1680.

Pastora Filigrana García

Sociedad Andaluza de Juristas por la defensa de los Derechos Humanos Individuales y Colectivos “Grupo de Juristas 17 de Marzo”

fuente:

http://tokata.info/el-derecho-penal-del-enemigo-como-instrumento-de-la-homogenizacion-colonialista/#more-14013 

Anuncios

About this entry