Argentina: Entrevista a Osvaldo bayer

Imagen

17 de marzo de 2014

“Creo que la Argentina ya ha hecho demasiadas experiencias con el peronismo, la clase trabajadora debe tomar definitivamente otro camino”
 
Mientras Osvaldo Bayer disfruta de sus vacaciones en Berlín (Alemania), destino habitualmente elegido para visitar a su familia, le regaló parte de su tiempo a Otro Viento, y respondió con la claridad que lo caracteriza las distintas preguntas realizadas. Su amplio conocimiento de la historia se plasma en cada una de sus palabras que recorren desde anarquismo, pasando por el peronismo, hasta los pueblos originarios, el Che y mucho más.
 
BIOGRAFÍA:
 
Osvaldo Jorge Bayer
Nacido en la ciudad de Santa Fe (Argentina) el 18 de febrero de 1927. Estudió historia en la Universidad de Hamburgo (Alemania) de 1952 a 1956. Ya en Argentina se dedicó al periodismo, la investigación, a escribir guiones cinematográficos y a luchar incesantemente por los Derechos Humanos y las reivindicaciones de los Pueblos Originarios. Trabajó en los diarios Noticias Gráficas de Esquel, y en Clarín desempeñándose también como secretario de redacción. De 1959 a 1962 fue secretario general del Sindicato de Prensa.
Entre sus ensayos más importantes se pueden mencionar: “Los anarquistas expropiadores y otros ensayos”, “Fútbol argentino”, “Rebeldía y esperanza”, “Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia” y la novela “Rainer y Minou”.
Su obra más destacada es “Los Vengadores de la Patagonia Trágica” compuesta por cuatro tomos publicados entre 1972 y 1974, inspirada en la rebelión y posterior masacre de trabajadores en el sur argentino allá por 1921.
Esta notable producción inspiró el film “La Patagonia Rebelde” en 1974, censurado el 12 de octubre de ese año por Isabel Perón, y por el cual debió exiliarse en Berlín al aparecer en la lista de la Tripe A.
En el año 2008, escribió el guión y libro cinematográfico de Awka Liwen (Rebelde Amanecer) que se estrenó en 2010 y fue declarada de interés nacional por el ejecutivo nacional.
Su trayectoria está plagada de títulos y reconocimientos. En la actualidad está abocado a desenmascarar a los genocidas que exterminaron a los Pueblos Originarios, quitando sus nombres de los principales espacios públicos.
 
> ¿Qué entiende usted, hoy en día, por anarquismo?
 
Osvaldo Bayer (OB): Entiendo en esa palabra al socialismo en libertad, jamás una dictadura, por más que sea una dictadura del proletariado. A la palabra anarquismo hay que dejar de usarla porque trae confusión entre la gente que ignora que con esa palabra se menciona a un socialismo que se logre en libertad y que se establezca en vida a través de asambleas.
 
Soy octogenario, he vivido diferentes momentos políticos en diversos países y considero que el socialismo es el único sistema justo y con futuro. Pero ejerciéndolo con respeto a las libertades individuales, con la palabra y convencimiento.
                                                                                
> ¿Cuáles fueron los logros más grandes del anarquismo en la historia latinoamericana?
 
OB: Los logros más grandes hay que buscarlos en la historia de los grandes movimientos sociales, las grandes huelgas, el ir obteniendo en sus luchas las ocho horas de trabajo, por ejemplo, que se anulara el trabajo infantil y en las grandes asambleas basadas en la libertad de palabra y como único mandatario precisamente la asamblea comunitaria.
 
> ¿Qué sintió en el momento de haber sido declarado “persona no grata” por el Senado?
 
OB: Sentí en los huesos la estupidez absoluta nada menos que del Senado de la Nación y un desprecio por el senador nacional Eduardo Menem que había presentado ese proyecto donde se me calificaba de “persona no grata”; que se debía nada menos a que yo había escrito que, como primer paso al logro de los Estados Unidos de América Latina, el sueño de Simón Bolívar, uniéramos económicamente sin fronteras a la Patagonia chilena con la Patagonia argentina y así dar el primer paso al Mercado Común Latinoamericano.
 
Califiqué de irracional la frontera entre estas dos naciones. Y el Senado de la Nación, por iniciativa de Eduardo Menem, aprobó por absoluta mayoría declararme “persona no grata“, menos el voto de tres senadores. Cuando en el próximo período entró como senador Daniel Filmus, presentó un proyecto por el cual el Senado anulara tal resolución. Y se anuló esta vez con el voto de todos los senadores. Fue un triunfo de la ética.
 
> ¿Qué recuerdos le quedan de la entrevista con el Che?
 
OB: Que era una persona de alto valor ético. Nos recibió en La Habana en su despacho y nos relató cómo debía hacerse la revolución en la Argentina. Que fue exactamente lo que hizo luego en Bolivia y que terminó con su muerte. Era un hombre muy atractivo, con algo de poeta al hablar y de gran sencillez. Siempre voy a recordar ese encuentro. Era un héroe del pueblo, un hijo del pueblo como llamaban los libertarios a los luchadores por el bien social.
 
> ¿En qué cree que puede afectar al desarrollo de la historia, el hecho de que muchos historiadores estén enrolados dentro del kirchnerismo?
 
OB: El historiador puede tener la ideología política que se le ocurra. Pero cuando escribe historia debe basarse en la verdad con las legítimas pruebas históricas. En historia no se puede mentir porque de pronto surgirá otro historiador que demostrará que lo que se ha escrito es una falsedad. Entonces, ser partidario al escribir historia no tiene ningún valor.
 
> ¿Qué logros ya se obtuvieron con la campaña “Chau Roca”? ¿Qué expectativas hay para el futuro?
 
OB: Los logros son evidentes: hemos triunfado en 26 ciudades que procedieron -por el voto de sus concejales- a cambiar el nombre de la calle Roca por el de -en su mayoría- pueblos originarios. Y hemos puesto el tema en debate en colegios, universidades, legislaturas, etc. Siempre demostrando todo con legítimas pruebas históricas.
 
> ¿En qué situación se encuentran los pueblos originarios en Argentina?
 
OB: Se ha avanzado muy poco. Lo hemos comprobado en Chaco y Formosa donde se siguen quitando las tierras ancestrales a los quom (coyas). Tampoco se cumple con la educación primaria en dos idiomas (castellano y el idioma indígena de la región) ordenado por la última reforma de la Constitución Nacional. Es una lucha de intereses donde siguen predominando los que poseen el poder económico.
 
> ¿Qué significado tiene que Félix Díaz se haya reunido con el Papa Francisco?
 
OB: Félix Díaz va a recurrir a todos los que tienen el poder de resolución para que se respete a su comunidad y a la tierra donde siempre han vivido. Eso no quiere decir que se ha puesto de rodillas sino que golpea a la puerta del poder para que no se maltrate a su pueblo. Yo lo comprendo, porque es un hombre absolutamente pacífico.
 
> ¿Qué reflexión le merece el resultado en las elecciones legislativas del 27 de octubre de 2013?
 
OB: Por los resultados, fueron un llamado de atención al gobierno actual, llamado al cual tendría que prestarle más atención. En sí, podemos decir que el pueblo argentino ha aprendido poco. El nombre del peronismo -tanto del oficialismo como de la oposición- sigue ocupando el primer lugar en nuestro pueblo después de tantas experiencias negativas del pasado: digamos dos, como ejemplo: López Rega y Menem.
 
> ¿Qué opina de la designación de César Milani al frente del Ejército?
 
OB: Fue el peor error de este gobierno. Desde aquel famoso gesto de Néstor Kirchner ordenando al jefe del Ejército descolgar el cuadro del dictador Videla, a nombrar a un cínico criminal de guerra me parece un fundamental paso hacia atrás.
 
Todavía tiene tiempo de eliminar ese nombramiento y designar a un militar de vida absolutamente democrática. Que es lo que pedí a Alfonsín; que nombrara al grupo de militares democráticos con la presidencia del coronel Ballester, como jefes de los puestos claves de las Fuerzas Armadas. No lo hizo y todo terminó con el “obediencia debida y el punto final”.
 
¿Qué podemos esperar de Milani? Varios pasos atrás. Parece que los argentinos no aprendemos nada de nuestra perversa historia. ¡Que atrás quedaron los principios de Mayo!
 
> ¿Es posible pensar de cara a las elecciones de 2015 en un frente que aglutine a las distintas expresiones de la izquierda en Argentina?
 
OB: Es la única solución, el único camino para las próximas elecciones. Seguir dividiéndose no tiene ningún futuro. Abandonar ciertas estrecheces ideológicas y unirse bajo un sólo lema: gobernar para la Igualdad en Libertad.
 
> ¿Es viable disputar dentro del Partido Justicialista una línea política de corte socialista?
 
OB: Ya lo trató de hacer Cámpora y fue reemplazado por el propio Perón por Lastiri, cuyo único título era ser yerno de López Rega. Está todo dicho. Creo que la Argentina ya ha hecho demasiadas experiencias con el peronismo. La clase trabajadora debe tomar definitivamente otro camino.
 
> ¿Es posible pensar en un cambio social sin un sindicalismo clasista, autónomo del gobierno y la patronal?
 
OB: Nuestra historia cercana ha demostrado que eso ha sido imposible con el peronismo. La clase obrera debe tener direcciones revolucionarias y limpias. Basta de Moyanos en el poder de la mayoría de los sindicatos.
 
> ¿Los gobiernos de América Latina pueden sostener sus economías sin regalar sus recursos naturales a las multinacionales?
 
OB: Sí, pero claro, hay que formar el clima para ello, lo que es una tarea de muchos años. Lo ha demostrado Cuba pese a lo poco variado de sus recursos naturales.
 
> ¿Cómo observa el proceso de integración latinoamericana? ¿Qué importancia tiene ante el avance del imperialismo?
 
OB: La idea de la integración está en el aire pero se la olvida en casi todas las naciones. Que el Senado de la Nación -por iniciativa de un peronista- me haya calificado de “traidor a la patria” por propender a dar el primer paso de una verdadera integración, lo dice todo.
 
> ¿Cómo cree que la juventud tiene que intervenir para transformar la realidad?

OB: Poniendo el cuerpo. Interesándose en la política, comparando el fracaso de los sistemas capitalistas con el sueño de un verdadero socialismo. Comprometiéndose en la acción para lograrlo.
 
Por Martin Zinclair y Anton Morosi
ILUSTRACIÓN: Martín Zinclair
 
Anuncios

About this entry