Argentina_Provincia de Santa Fe: de la sangre y el dinero

Imagen

Por Carlos del Frade

(APe).- Lejos de los brillos del Mundial de Brasil y los anuncios sobre el traslado del puerto santafesino que cambiará la geopolítica argentina, según vaticinó el gobernador Antonio Bonfatti, las calles amanecieron con cinco muertes en el mes de junio de 2014.

El diario “El Litoral” decía: “Este lunes la creciente violencia se cobró cinco vidas en las vecinas ciudades de Santa Fe y Santo Tomé. La crónica policial dio cuenta de cinco asesinatos a mano armada en distintos hechos ocurridos durante la jornada en la ciudad capital y en su vecina Santo Tomé. Entre las víctimas hay menores, jóvenes y un policía de la Federal que fue asesinado de forma brutal cuando cumplía funciones”.

Uno de los hechos más dramáticos sucedió en la zona de Azcuénaga y Lavalle, esto es, en el corazón de Guadalupe. Facundo “Morocho” Segado, de solamente 14 años, fue interceptado en un sector de pasillos donde no tuvo posibilidad de escapatoria. Lo cosieron a balazos.

Las sospechas recayeron en un tal “Chinchu” y su banda, que debieron emigrar hacia Alto Verde. Sus soldaditos vengaron el incendio de la casa de su jefe, dicen las fuentes policiales.

Por otro lado, Néstor Iván Gutiérrez, de 24 años, circulaba a bordo de una motocicleta por la manzana N° 5 de San Agustín II cuando fue interceptado por varios sujetos. “En cuestión de segundos descargaron todos sus pistolas 9 milímetros. Incluso se estima que dos de ellos volvieron a recargar para proseguir con el ataque. No menos de 16 impactos de bala presentaba el cuerpo de Gutiérrez, lo que habla por sí solo del ensañamiento con el que actuaron los homicidas”, apunta la nota periodística.

En Santo Tomé, ciudad pegada a Santa Fe por el puente carretero, la muerte se robó otra vida joven, la de Jonatan Greco, de 25 años. Fue acribillado a tiros cuando intentaba salir en un Fiat Duna. Desde el interior del inmueble se secuestraron estupefacientes y elementos para su consumo.

Así fueron transitando las primeras horas del martes 3 de junio en los arrabales de la ciudad capital del segundo estado argentino.

-En 24 horas hubo cinco hechos de sangre en los que las víctimas fallecieron. En todos los casos los fallecidos fueron blanco del uso de armas de fuego –repitieron los medios santafesinos. La lista se completaría con el caso del cabo de la policía federal, Gonzalo Pérez, en un enfrentamiento con una banda en Santo Tomé; y con el de Facundo Andrés Díaz, de 21 años, atacado por dos hombres que pasaban en una moto marca Honda Tornado roja en la intersección de Diagonal Varela y Caferata.

Así fueron transitando las primeras horas del martes 3 de junio en los arrabales de la ciudad capital del segundo estado argentino.

-En 24 horas hubo cinco hechos de sangre en los que las víctimas fallecieron. En todos los casos los fallecidos fueron blanco del uso de armas de fuego –repitieron los medios santafesinos. La lista se completaría con el caso del cabo de la policía federal, Gonzalo Pérez, en un enfrentamiento con una banda en Santo Tomé; y con el de Facundo Andrés Díaz, de 21 años, atacado por dos hombres que pasaban en una moto marca Honda Tornado roja en la intersección de Diagonal Varela y Caferata.

-El tema drogas siempre está dando vueltas. Ayer cuando estábamos en los pasillos de Guadalupe (por el caso Segado), el piso estaba ‘plastificado’ con esos envoltorios negros con los que hacen las clásicas ‘bochitas’ de droga. Incluso he secuestrado algunos como prueba simbólica. Eso estaba a la vista de todo el mundo -dijo el fiscal regional Ricardo Fessia.

“En verdad fueron 48 horas dramáticas…A las cinco víctimas fatales que tuvimos ayer habría que sumar tres más, que son los casos donde perdieron la vida Néstor Iván Gutiérrez; Miguel Angel Fernández y Guillermo Loz…la cuestión de la droga está presente en la mayoría de los hechos policiales. Eso es evidente. No sé si es un 10 por ciento, el 50 o el 90 por ciento, pero eso es algo que está dando vueltas siempre…El problema más grave que genera todo esto, la mecha que enciende la bomba, es la cantidad ilimitada de recursos económicos que les genera el tráfico de drogas. Hay otros ilícitos que no generan tantos recursos económicos. Pero la droga genera montos inimaginables, al menos para la gente honesta que vive de su trabajo. Al haber recursos eso hace una ‘generosidad’ que se reparte para todos lados. Y ese dinero genera delitos”, remarcó el funcionario.

Mientras los funcionarios hablan del despegue productivo, del boom inmobiliario y hasta del posicionamiento turístico del Gran Santa Fe, en sus calles, la vida de las pibas y los pibes son inmoladas en el altar del perverso dios dinero, el verdadero corazón del narcotráfico, máscara cotidiana del capitalismo.

Fuentes: Diarios “El Litoral” y “Uno” de Santa Fe, del 3 al 6 de junio de 2014.

http://www.pelotadetrapo.org.ar/la-santa-fe-de-la-sangre-y-el-dinero.html

Anuncios

About this entry