Argentina_Juicio «La Cacha»

 

Imágenes integradas 1
Gacetilla de prensa
Juicio «La Cacha»

Audiencia del  viernes 6 de junio de 2014

 

Testimonios

Teresita Calderoni

Declaró por videoconferencia, en calidad de víctima y testigo.

En el mes de diciembre del año 1977 se encontraba en casa de Nora Formiga, que a la fecha se encuentra desaparecida; entraron varias personas, las llevaron a empujones y patadas hacia un auto y las encerraron en el baúl del mismo.

La casa donde estudiaban se encuentra ubicada detrás del Regimiento 7 de Infantería. Eran estudiantes de enfermería y se preparaban para dar un examen. Se encontraban cuatro personas. Una de ellas, Ana María Macarato, al resto no lo recuerda: “hice muchos años de terapia para olvidar”. Las secuestraron a todas pero a ellas las largaron enseguida.

Las llevaron encapuchadas, esposadas hasta la Cárcel de Mujeres de Los Hornos, a un lugar que se llamaba La Cacha.

Había una señora embarazada, del Chaco, que ella no conocía. No supo su nombre. Cree que también fue secuestrada con ellas. La señora tomó la pastilla para matarse y un gendarme dijo que le dieran de tomar lavandina.

Además estaba Elena Arce, que era profesora y que también está desaparecida. En el lugar del secuestro había un patio con césped, árboles y pasaba un tren. Ella estuvo separada del resto, en una celda sola.

Había muchos secuestrados en colchones en el suelo y esposados. El resto de las personas que se llevaron con ella están desaparecidas. Antes de que la liberen pudo ver a Nora Formiga muy dañada física y moralmente.

La interrogaron, le preguntaron insistentemente por nombres en un lugar lleno de luces. Dice haber sido maltratada psicológicamente, ya que le tiraban la comida “como si fuera un perro”. El resto del grupo  fue torturado, pero no en ese sitio.

No recuerda cuánto tiempo permaneció en ese lugar. A ella la  llamaban la Tana porque es italiana. La hacían barrer la planta alta estando encapuchada. Por la noche se escuchaban muchos disparos y ella los vinculaba con la muerte de los secuestrados.

Había un guardia al que le decían Palito.

Cuando salió un oficial que estaba en el Hospital Naval, la perseguía y llegó a decirle: “Yo te cuidaba cuando estabas encerrada”. Era un suboficial de la Marina. No supo su nombre. Durante un tiempo la persiguió y hasta llegó air a su casa.

La embarazada no estuvo en el mismo lugar. Nora Formiga llegó a decirle que esa persona, antes de que se la lleven, dio a luz a un bebé.

En La Cacha vio a Nora y a Elena. De Margarita Delgado sólo escuchó su nombre.

Imágenes integradas 1

 Margarita Delgado

 

A Margarita Sanguinetti la conoce y la vio después de haber sido liberada.

Su liberación fue llevada a cabo por dos personas en un auto que le advertían: “Tana, olvidate de esto porque te vamos a estar vigilando”. La dejaron en la parada del micro y le dieron un pullover porque hacía frío.

Comenta que si bien no le quedaron secuelas físicas,  sí  psicológicas y muchas: a 36 años todavía está en tratamiento psiquiátrico y psicológico.

Los siguientes testigos fueron requeridos por la defensa del imputado Raúl Espinoza; ninguno de ellos lo conocía al momento de los hechos por los que se lo juzga.

Fátima de los Angeles Cristal

Comenta que tiene una amistad con Raúl Espinosa, involucrado en esta causa, pero eso no le impide decir verdad.

Lo conoce desde hace 20 años. En los años 1976-1977 no lo conocía.

Se hizo amiga de la señora Gladys, su esposa, que a su vez es su comadre.

Comenta que tiene una familia bien constituida; que era entrenador de fútbol de los chicos del barrio; que lo conocían con el apodo de “Chapa” y que es muy buena persona.

En una oportunidad le encargó a ella hacer huevos de pascua para los chicos.

Es hincha del Club Estudiantes.

 

Solange Bertoldi

Es vecina de Raúl Espinosa.

Se mudó al barrio dónde vive él entre los años 2005 ó 2006.

Comenta que Espinoza vive con su esposa Gladys y con el nieto de ella y tiene 8 años de edad.

Trabajaba y era el sostén de su familia.

Tiene sobre él muy buen concepto.  Destaca que cuando ella se mudó al barrio, no tenía nada y él le facilitó la electricidad.

También era DT en una escuelita de fútbol del barrio y es hincha de Estudiantes y de River.

 

Mirta Graciela Delgado

Es vecina de Raúl Espinosa. Lo conoce desde el año 1991.

El vive con su señora y su nieto.

Trabajaba como gestor y es colaborador con los vecinos.

Ahora la esposa tuvo que salir a trabajar (por su detención) y al nieto lo cuidan los vecinos.

Dice de él que es una persona buena y servicial. Le parece que es hincha del Club Estudiantes de La Plata.

 

Enrique Esteban Lyde

Es amigo de Raúl Espinosa. Lo conoce desde el año 86.

Afirma que es muy buena persona. Tiene actividad social con el tema del fútbol infantil.

Trabajó un tiempo como gestor y después en Bagó.

Vive con la señora y el nieto de ésta. Asegura que siempre ayuda a los vecinos, se acerca a ellos, les pregunta sobre sus necesidades. Como el abogado defensor, Adrogué, no le pregunta de qué club es  hincha, lo pregunta el Dr. Rozansky y el testimoniante responde: de River y de Estudiantes.

 

Marta  Rumbo

Cuando le preguntaron sobre algún familiar víctima de la dictadura militar respondió que sí, “una prima, hija de la hermana de mi papá Della Croce”.      

Comentó que ha perdido vínculo con esa parte de la familia, vive en Mar del Plata. Se enteró de la detención a través de su mamá que vivía en La Plata.

Con respecto al señor Axat, contó que se casó con su prima, que ella estuvo en el casamiento y cree que los vio una vez más.

Ante la pregunta sobre si conoce algún detalle del secuestro manifestó que “Había determinados temas que no se hablaban, siempre se evitó el tema político ya que mi papá tenía un hermano que fue diputado peronista y otro que era marino. Mi tía nunca más volvió a hablar de su hija”.

Respecto a las búsquedas: “No tengo  idea. Si ella intentó averiguar algo pudo haberse volcado a su hermano mayor que era marino. A su hijo Julián lo crió mi prima Ana Inés. A mi marido nadie lo consultó”.  Su marido es Daniel Robelo.

 

El abogado defensor Losinno volvió a recusar formalmente al presidente del tribunal, Dr. Rozansky.

Se dio un cuarto intermedio; el Tribunal informó posteriormente que resolvio no hacer lugar.

 

El represor Etchecolatz, que había pedido ampliación de indagatoria, manifestó que no estaba en condiciones de hacerlo.

 

Ya había poco público en la sala.

Imágenes integradas 1
Por l*s 30.000 compañer@s desaparecid@s!Juicio y cárcel efectiva a todos los genocidas!Restitución de tod@s l@s niñ@s apropiad@s!

Basta de impunidad!

Julio López y Silvia Suppo Presentes!

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos

.UNIÓN POR LOS DERECHOS HUMANOS LA PLATA
Ex-detenid@s desaparecid@s, Familiares y

Compañer*s

 Unión por los DDHH La Plata
unionxlosddhhlaplata@gmail.com

About this entry