Paraguay: Soja, deforestación y asesinatos

 

Vidal Vega, dirigente de Yvy Pyta, Canindeyu, asesinado el 1 de diciembre de 2012.

Vidal Vega, dirigente de Yvy Pyta, Canindeyu, asesinado el 1 de diciembre de 2012.

Las zonas de Concepción, San Pedro y Canindeyu, desde el año 1989 al 2013, fueron asesinados 115 lideres campesinos.
Estas muertes se produjeron coincidentemente con aquellos territorios arrasados por la deforestación y el cultivo de la soja transgénica.

Por ANRed – Sur (redaccion@anred.org)

Canindeyu, San Pedro, Concepción, Alto Paraná, Amambay y Caaguazú e Itapúa comparten el boom de la soja transgénica. En estas áreas no crecen tan tranquilamente las semillitas. En estas áreas existe un verdadero y sisemático “plan” de ejecución de líderes campesinos, asegura el informe Chokokue, de la Comisión de Derechos Humanos del Paraguay.

En el informe se incluye un mapa de los asesinatos, la deforestación y el avance de la soja. La franja gruesa de los asesinatos se concentra por ahora en Concepción, San Pedro y Canindeyu. Los líderes son asesinados por sicarios y parapoliciales, detrás hay terratenientes y políticos locales, nos cuenta el coordinador de la investigación Hugo Valiente.

El modelo sojero no permite la convivencia armónica con las comunidades campesinas e indígenas, dice Guillermo Ortega, de Base Is.

Necesariamente entra en fricción la agricultura familiar y la agricultura empresarial, agrega el docente Benjamín Valiente, en el libro “relatos que parecen cuentos”.

La tremenda fricción entre la agricultura empresarial y la familiar arroja números desoladores: 115 asesinatos impunes.

Amén de la deforestación de todo el Bosque Atlántico, el más grande antiguamente de estas partes del mundo. De esta franja que unía Canindeyu, Alto Parana, Concepción solo quedan la reserva del Marakayu y algunas áreas protegidas.

 

El resto se lo devoró la soja en los últimos años, más específicamente desde el 2.000 en el que ingresó, legalmente, la semilla transgénica.

La disputa por el territorio y el modelo de producción arroja permanente violencia sobre las poblaciones campesinas. Vómitos, diarreas, mareos son síntomas generalizados en las comunidades durante las fumigaciones áreas de los cultivos.

“Primero te ofertan plata por tu tierra, si no aceptás ya vienen con otro tiempo de ofertas”, cuenta el líder de la asentamiento Arroyito, asediado en algunos de sus tramos por la sojización, en un contexto de militarización, narcoganadería y el EPP. En el año 2013, en el asentamiento mataron al líder campesino Toto Lecano, abierto adversario del modelo sojero. Hasta ahora la fiscalía “no encuentra pistas”.

 

 

 

Fuente: http://ea.com.py/

 

http://anred.org/spip.php?article8269

 

 

Anuncios

About this entry