País Vasco_La batzarre: democracia directa, horizontal y autoorganizada

BATZARRE__Pais_Vasco.jpg

Todo el poder a la batzarre!
Autor: Borroka garaia da!

https://borrokagaraia.wordpress.com

Hace un tiempo escribí que el principio de la pérdida de la independencia vasca o nabarra, como se le quiera llamar, se inició no con la larga y extendida en el tiempo conquista claramente imperialista, del Reino de Nabarra, por los que a la postre conformarían los ilegítimos imperios español y francés, sino con el surgimiento precisamente del Reino de Nabarra, en un principio llamado de Iruñea. Algunos se escandalizaron sobremanera ante semejante sacrilegio de afirmar tal cosa cuando el Reino de Nabarra ha sido supuestamente la única estructura política independiente, que aún sin ser estado (no existían en esa época), hemos contado los vascos.

Claro que decir que es “con la que hemos contado los vascos” es demasiado atrevido pues en ningún momento durante toda la historia del Reino existía nada parecido a la soberanía nacional ni a la soberanía popular (ni en el Reino de Nabarra ni en ningún otro) ya que estamos hablando precisamente de un Reino, una sociedad estamentaria monárquica.

El Reino de Nabarra ciertamente fue un reino independiente conquistado por jugarretas de propios y extraños además de principalmente por la fuerza de las armas extranjeras pero así mismo también fue un proceso de desempoderamiento popular y de presión a las estructuras políticas y sociales primigenias vascas, a su independencia real como pueblo.

Esta forma primigenia de independencia vasca anterior al Reino estaba basada en la batzarre (asambleas soberanas de Valle) y el auzolan (trabajo comunal).

La batzarre (y la coordinación entre batzarres) era una forma de poder popular y colectivo anterior a los reinos (ni que decir a los estados) donde mediante democracia directa y horizontal y de manera auto-organizada se auto-gestionaban las necesidades colectivas. Siendo el auzolan, la ayuda mutua, el eje vertebrador de la sociedad.

El Reino de Nabarra chocó contra esa independencia natural vasca y llevó a cabo un proceso de asimilación. En algunos momentos perdiendo frente a la fuerza de la batzarre, a veces cuando no podían combatir esa realidad aceptándola y en mayor medida confrontándola hasta intentar aniquilarla. No solo fue el Reino el que combatió esta independencia popular vasca. También lo hizo la iglesia, los señores feudales (jauntxos), y las coronas francesas y castellanas tras la ocupación militar. Los puntos de fricción principales, como no podía ser de otra manera fueron la usurpación y privatización de tierras, la imposición de leyes y las levas militares.

Llegaría más tarde la revolución burguesa a afectar en Iparralde y una nueva invasión española burguesa en hegoalde. De esta manera el imperialismo se asentaba y el capitalismo tendría las puertas abiertas para abrirse paso con formas estatales. Los resquicios de soberanía popular vasca que habían perdurado desde la batzarre y el auzolan fueron prácticamente borrados del mapa. Sin embargo aún hoy en la sociedad vasca siguen latentes algunas tradiciones circulares e incluso políticas que son ecos de ese pasado ancestral y de los ideales de decisión en común y de ayuda mutua. De la verdadera soberanía popular e independencia.

Cierto es que han pasado muchos años y siglos pero el problema base sigue siendo el mismo. Y no deberíamos desdeñar a la ligera nuestra propia historia sino tenerla presente, pues al fin y al cabo el estado socialista vasco independiente entre otras cosas no es otra cosa más que la recuperación de tierras y medios de producción usurpados en el proceso histórico, el derrocamiento de la legalidad impuesta, la capacidad de decisión popular a todos los niveles sin intermediarios mediante el poder popular. El poder nacional y social vasco. O la nueva batzarre y auzolan frente al capitalismo y la opresión nacional. ¿Podremos volver a recrearlas con herramientas de futuro?

El eurocomunismo fue un desarrollo no gramsciano de la hegemonía. La hegemonía no son significantes vacíos a rellenar, tampoco no es simplemente lucha ideológica sino la unificación de teoría y práctica, dirección política, dirección moral e iniciativa. Gramsci, en su coyuntura, señaliza el núcleo principal donde debe nacer la hegemonía. Y señala a la fábrica. Los Consejos de Fábrica como forma alternativa a la legitimidad del sistema. Luchar , crear, poder popular decían en la Chile de Allende. Lenin habló del poder dual, una situación en la Revolución de Febrero en la que dos poderes, los soviets y el aparato oficial del Estado del gobierno provisional ruso, coexistieron el uno con el otro compitiendo por la legitimidad. ¿Será la batzarre diversificada y el auzolan nuestro núcleo principal de hegemonía donde ganar la batalla del poder dual?

De momento tenemos algún lugar donde mirar y aprender. Por ejemplo al movimiento asambleario juvenil vasco.

Borroka garaia da!
https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/02/17/todo-el-poder-a-la-batzarre/

Otras notas relacionadas:

COMUNIDADES SIN ESTADO EN LA MONTAÑA VASCA [Reseña publicada en Argelaga 1]

Comunidades

Trabajo nada pretencioso que hace suyo el concepto de «Sociedad sin Estado» tal como lo planteó Pierre Clastres, con el fin de resaltar la lucha contra el poder –ya sea encarnado por el Estado romano, ya por el monacato, la Iglesia y el feudalismo, o ya finalmente por la burguesía y la Estado capitalista– que la sociedad pastoral vasca mantuvo hasta la completa aniquilación de sus instituciones y tradiciones comunitarias. La expresión simbólica de este comunalismo matriarcal y animista es el círculo, y sus pilares son la propiedad comunal, la asamblea popular soberana o «batzarre», y el trabajo recíproco entre vecinos y comunitario o «auzolan». Los diversos poderes fueron introduciendo la jerarquía, la religión monoteísta, la servidumbre, la propiedad privada y la economía de mercado, hasta borrar todo rastro de la antigua cultura y de las costumbres de entonces. Hubiéramos querido algo más de profundidad histórica y que se hiciera un repaso de todas las formas de autogobierno del pasado, puesto que el pueblo vasco si bien ha sido mucho tiempo un pueblo sin jefes, no ha sido un pueblo sin historia, pero entendemos que los autores han querido señalar simplemente el contraste entre las formas de libertad antiguas y las formas de esclavitud moderna que se presenta a menudo como apoteosis de la verdadera libertad. Ellos no idealizan un pasado al estilo primitivista, sino que reivindican el derecho de apropiárselo críticamente con la intención libertaria de aprender a traer sin mediadores las riendas de su vida. El libro puede ser un estímulo para hacer lo mismo en otros partes de la Península, pues el comunalismo no es privativo del «Saltus vasconum» y su presencia se ha producido en todas partes, resistiendo al campo en formas consuetudinarias más o menos degradadas hasta no hace mucho.

https://argelaga.wordpress.com/2015/01/12/documental-batzarre/
Auzolan y batzarre nacen de la comunidad y viven por ella y sólo ella. No dependen de ninguna esfera política, ni jurídica, ni administrativa. Simplemente son organismos comunitarios autónomos y autosuficientes. Toda su ideología, basada sobre la igualdad, rechaza cualquier “organización superior”.

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/478128/index.php

BATZARRE,EL PODER LEGÍTIMO ES PARA EL PUEBLO!!
Documental
http://docuasamblea.blogspot.com.es/
la.asambleapopular@gmail.com

Vídeo introductorio, del documental sobre la historia y futuro de las asambleas en la península ibérica, el consejo abierto, lo que era democracia, y se lo cargaron, para dominarnos a través de partidos políticos y falsos representantes parlamentarios. Por el amigo Angel Mendez.
Saludos y felicitaciones a nuestro amigo, que lo ha dado todo en esta maravillosa creación. Mizar. *

*Sitio original de publicación, en el siguiente enlace:*
Batzarre <http://docuasamblea.blogspot.com.es/2014/01/batzarre.html> por Asamblea Popular el documental
<http://docuasamblea.blogspot.com.es/search/label/Felix%20Rodrigo%20Mora>

Durante algún tiempo he estado metido en labores de producción audiovisual, el resultado ha sido un vídeo modesto con las limitaciones de mi propia torpeza que espero que no opaque del todo el resultado final del trabajo, me ha servido eso sí como herramienta de aprendizaje para el documental más extenso y que saldrá a la luz en los próximos meses, desde luego no hay nada mejor que el camino para hacer al caminante. En este caso particular el proyecto discurre en el ámbito de la institución del Batzarre, organización político, social y cultural asamblearia del territorio de *Euskal Herría*.

Con el guión original de *Félix Rodrigo Mora*
<http://www.felixrodrigomora.org/>
y la participación de diferentes grupos que se organizan por asambleas y promovido principalmente por el colectivo *Auzolan <http://www.auzolan.info/>*, trata de profundizar en el concepto del Batzarre para fomentar su aceptación como realidad para el autogobierno popular.

Link video: http://www.youtube.com/watch?v=xwqJ8TIYg6Q

A través de la voz narrativa de* Leire Saitua* y con las entrevistas a *Jasone Mitxeltorena*, escritora y periodista, autora del libro *”Auzolanaren Kultura” *y *Itziar Madina* al igual que Jasone escritora, periodista y coautora junto a *Sales Santos* del libro, *”Comunidades sin estado en la Montaña Vasca” *nos adentramos juntos en esta cosmovisión, intentando que la idea del Batzarre con todas sus realidades y limitaciones enseñe el camino hacia una sociedad mejor. Este trabajo no había podido realizarse sin la colaboración de tanta gente que, con una voluntad admirable y de forma desinteresada se han ofrecido a participar en el proyecto.

A través de la voz narrativa de Leire Saitua y con las entrevistas a Jasone Mitxeltorena, escritora y periodista, autora del libro “Auzolanaren Kultura” y Itziar Madina al igual que Jasone escritora, periodista y coautora junto a Sales Santos del libro, “Comunidades sin estado en la Montaña Vasca” nos adentramos juntos en la cosmovisión del Batzarre, con todas sus realidades y limitaciones y con la intención de que enseñe el camino hacia una sociedad mejor.

http://www.lacajadepandora.eu/2014/01/documental-batzarreel-poder-legitimo-es-para-el-pueblo/

Auzolan y Batzarre, ¿bases para la democracia del siglo XXI en Euskal Herria?

A la hora de construir un nuevo proyecto social y político para Euskal Herria, tiene especial importancia excavar en las formas más intimas de organización y de pensamiento que este pueblo ha tenido para encontrar referencias entendibles, aplicables, razonables y sinérgicas.

De ahí la importancia de mencionar la referencia del auzolan y del batzarre. Ambas instituciones con orígenes remotos, en las cuales se condensa la forma autóctona de organización colectiva, económica, social y política del pueblo vasco y de las que podemos hacer una relectura actualizada.

Claro está que no se trata de una mitificación del pasado, más bien de una desmitificación de todo, también de los iconos teóricamente indiscutibles de la sociedad tardomoderna actual.

Las sociedades ancestrales seguramente constituyeron formas sociales más sostenibles y saludables que la que hoy padecemos, pero como Malonosky ya indicó a principios del siglo pasado, las sociedades ancestrales no estaban preparadas para la distorsión, para la excepción, y la sociedad actual se caracteriza, cada vez más, por la necesidad de gestionar bien la distorsión, la excepción y la complejidad.

El batzarre

El batzarre o asamblea soberana de valle, es la forma de poder colectivo surgida anteriormente a la creación de las formas estatales de poder en el occidente europeo, similar a formas que existían en un entorno cercano y en el área alpina. El batzarre era anterior y superior en rango a la estatalidad surgida del estado navarro y sobrevive hoy residualmente en la legislación foral preconstitucional, principalmente en Nafarroa y Araba.

El batzarre es una forma de democracia horizontal (menos vertical, si se quiere) participativa de mayor calidad representativa que cualquier regimen de democracia parlamentaria actual. Según los casos la representación se daba por persona, pero en la mayor parte de los casos “por fuego” (por familia).

El batzarre no era ni es una asamblea de guerreros, como lo eran las asambleas indoeuropeas, es una asamblea de civiles que tienen soberanía para decidir portar armas o no. Una asamblea con capacidad para legislar, para juzgar, para regular la propiedad colectiva, su uso y para regular la defensa del territorio.

La idea del árbol Malato que se atribuye al pueblo vasco pero que es común a muchas sociedades indígenas, significa dos cosas: 1-que el árbol Malato delimita un espacio de paz y seguridad para sus habitantes y 2- que el uso de la violencia frente al extraño solo es legitima si éste quiere ocupar tu territorio. El uso de las armas fuera de los lindes del batzarre solo podía ser aprobado por el batzarre y cada persona era libre de negarse a ello, solo era obligatoria la defensa del territorio.

El Batzarre constituye una “res publica”. La palabra república la encontró Martin Ugalde (entre otras/os) para referirse a cada uno de los batzarres que formaron al unirse en confederación lo que se denominaron Diputaciones y que sobrevivieron con la denominación de república por encima de que el régimen estatal fuera monarquía o república.

El poder soberano del Batzarre tuvo una relación conflictiva con la estatalidad Navarra, la francesa y la castellana que principalmente se daba en tres aspectos: el penal, la tenencia de la tierra y la convocatoria a armas.

En este conflico, los estados solían perder frente a la legitimidad y el poder efectivo de los batzarres hasta que la revolución francesa en Iparralde y la derrota carlista en Hegoalde marcó la supremacía del Estado, la obligación del servicio de armas y la privatización de gran parte de las tierras comunales.

La reivindicación de los infanzones de Obanos que pedían “una patria libre de personas libres”, frente a los abusos de la corona Navarra, pueden ser interpretada como una reivindicación relacionada con la tensión derecho consuetudinario-batzarre, frente al poder monárquico.

En Hegoalde, la implantación del régimen postfranquista también fue conflictiva en aquellos lugares donde había sobrevivido residualmente el poder de los batzarres. Un conocido líder de Aralar fue uno de los que lideró el paso de parte de las competencias de los batzarres navarros a las corporaciones municipales del estado de representación partidista.

A la hora de articular una democracia participativa para la Euskal Herria soberana, no solo deberemos tener en cuenta los métodos de participación convencionales, o los métodos de participación que nos permiten las nuevas tecnologías y los ensayos de la ciencia social actual, también debemos tener en cuenta los métodos utilizados en el pasado y analizar la posible adecuación de algunas de esas instituciones que aparentemente fueron sostenibles y satisfactorias para quienes nos precedieron.

El auzolan

Como cuenta Jon Nikolas en su último libro: el auzo es la unidad política básica de la organización sociopolítica y económica autóctona de Euskal Herria. El auzo puede equivaler en muchos casos al territorio del Batzar del valle, en otros a un actual municipio y en la mayoría de los casos a una subdivisión que hoy entenderíamos en castellano con algo similar a barrio.

En Hegoalde se ha tomado la palabra de origen árabe “alkate” para designar al máximo edil de un municipio, en Iparralde en cambio optaron por “auzapeza” que hace referencia explicita a AUZO.

Pues bien, antes de que se diera “la gran transformación ” (Karl Polanyi) en la que la economía se separó de la sociedad y en las que crearon las tres grandes mercancías ficticias: la tierra, el trabajo y el dinero, en Europa y de manera muy aferrada a las costumbres, en Euskal Herria, la economía y el trabajo nunca estuvieron desligadas de la sociedad y de las relaciones sociales básicas.

En un momento en el que el dogma neoliberal ha llevado al extremo la separación entre la economía y la sociedad, en el que la alienación del trabajador ha llegado a puntos no imaginados ni por el marxismo y en el que las transnacionales nos han robado hasta nuestro tiempo de ocio, no está de más analizar como se organizó el tiempo, el trabajo y la economía y la sociedad en la Euskal Herria precapitalista.

De esos métodos destacamos el auzolan, porque es la forma que conocemos hasta el presente donde mejor podemos entender que hay otras formas de organizar el trabajo y la sociedad.

En Euskal Herria le llamamos auzolan, pero existe en todas las sociedades campesinas, en las sociedades nómadas y como no, sobre todo en las sociedades indígenas. El método del auzolan que es trabajar en grupo de forma gratuita ante una tarea que sobre pasa las capacidades de la persona, de la familia o de un colectivo, no es otra cosa que el “don” de Mauss o una expresión la teoría de la reciprocidad definida por Lévi-Strauss. Una forma común a todas las sociedades preindustriales y que sobrevive en aquellas partes de nuestra vida social que no han sido monetarizadas. (en USA se han comercializado hasta las relaciones personales, con las ventas piramidales y las ventas puerta a puerta que comprometen a las amistades o son utilizadas para generar lazos de amistad)

Cuando una familia, un grupo, una baserritarra convocaba y convoca a auzolan (aún es muy común, por ejemplo ante una urgencia como el incendio del caserio) , las voluntarias/os van a trabajar sin pedir nada cambio, lo que se espera, el contrato no escrito, es que cuando alguno de los voluntarios/s tuviera necesidad de ayuda el ayudado se convertiría en ayudador. No hace falta que se devuelva el favor a corto plazo. Incluso como pasa con los tuareg, es muy posible que no haya oportunidad de devolver el favor, pero este tipo de relación crea una red de solidaridades que contribuyen a la seguridad de todas las personas que participan en el entramado.

El auzolan es propio de sociedades que subrayan la igualdad entre sus miembros. Así lo entendía también Barandiarán cuando comparando nuestros pequeños dólmenes familiares contemporáneos de la enormes pirámides egipcias, supo valorar la diferencia entre una sociedad más igualitaria que no creó grandes jefaturas, de las que necesitaron grandes ejércitos, cientos de miles de esclavos y endiosar a sus faraones.

Pongamos un ejemplo:

Recoger y partir la manzana para la elaboración de sidra era una tarea que superaba la capacidad de la familia. Por ello, esta tarea se hacía mediante el auzolan. Se hacía de manera rotativa. La familia a la que le tocaba convocaba a los vecinos y parientes se encargaba de dar de comer y beber. Partir la manzana se hacía mediante unos enormes palos que siguiendo un ritmo y acompañados de una canción convertían el duro trabajo en una pequeña fiesta con la ayuda de los anfitriones. La cita servía también para estrechar lazos, hacer vida social, ligoteo…Así, no solo la economía estaba totalmente ligada a la sociedad, sino que además había un sentido lúdico del trabajo colectivo que nos causa gran envidia. Este ejemplo nos es en absoluto una práctica medieval, por ejemplo en Donostialdea fue habitual hasta hace 40 años.

Otro ejemplo:

Con el final del franquismo hubo un periodo de permisibilidad para recuperar el uso público de la calle. Un claro exponente fueron la revitalización y reinterpretación de las fiestas populares. Pero la involución que caracterizó la práctica del estado español desde la llegada de Felipe Gonzalez también afectó a la posición frente al uso del espacio público. Se regularon festejos, se hicieron programas oficiales, se condicionaron las subvenciones según el contenido y el perfil ideológico de las comisiones populares. Hoy la situación es aún más descarada y los festejos populares sobreviven por el trabajo voluntario en auzolan en el cual también, como en el ejemplo anterior se une trabajo, fiesta y relaciones sociales.

Auzolan, crisis y participación ciudadana.

Estamos en tiempos de crisis sistémica del modelo auspiciado por la derecha conservadora, el neoliberal, consistente en radicalizar la mercatalización de todos los aspectos de la vida y de apropiarse de los recursos públicos para favorecer a las grandes empresas.

El neoliberalismo que había reivindicado la reducción de las arcas públicas, encontró en el fomento del consumo y en los impuestos indirectos una manera inmejorable de apropiarse de las rentas de las/os trabajadoras. Asaltó el estado y lo ha utilizado para el reparto de ganancias a sus patrocinadores y clientelas.

A la derecha conviene una sociedad pasiva que pague impuestos y que ceda la resolución de los problemas a instituciones dependientes de sus instituciones. Les es más cómoda una sociedad que en el mejor de los casos, organice una concentración frente a la sede consistorial que una ciudadanía que se considere corresponsable de ayudar en las alternativas y las soluciones. Prefieren asumir todo el gasto y las responsabilidades a cambio de tener el control sobre la ciudadanía.

En época de crisis, vaciadas las arcas públicas por la piratería inmobiliaria, cementera y financiera, la solución no es volver a cargar en los sectores populares el costo del expolio, sino además de hacer pagar a los culpables y empezar a aplicar otras fórmulas de corresponsabilidad que bien pudieran denominarse auzolan.

Otro ejemplo

El ayuntamiento de Pasaia poco mimado por la Diputación por coincidir con el partido gobernante, atrapado por la ley de costas de competencia estatal y por la gestión del puerto, también bajo legislación estatal y del que no recibe un euro de sus enormes ingresos, tiene grandes problemas de financiación. Un grupo de vecinos/as de Donibane y otro de Antxo organizan anualmente sendos auzolanes. El primero para limpiar una pequeña playa, el segundo para limpiar una ría. El ayuntamiento con un mínimo gasto en material, facilita el auzolan que acaba con una comida popular y un festejo. En ambos casos, el trabajo de un solo día de un pequeño grupo de vecinos está resultando suficiente para retirar los objetos acumulados durante el año.

Algunas conclusiones

“Asko daki zaharrak, erakutsi beharra”. Sin mitificar cándidamente el pasado, sin ignorar que las sociedades actuales poco tienen que ver con las sociedades ancestrales, sabiendo que pocas reuniones son más conflictivas que las vecinales, haciendo propias las soluciones encontradas por la ciencia social, por las diversas ideologías anticapitalistas, también puede resultar enormemente efectiva la reinterpretación y reinvención de estos dos instituciones básicas de Euskal Herria: el auzolan y el Batzarre.

Fuente: http://anarkherria.com
http://www.nodo50.org/briega/node/1726

Otros enlaces relacionados:

http://elecodelpalancia.blogspot.se/2015/01/documental-el-batzarre-como-forma-de.html

https://twitter.com/cajapandora1/status/425612804121300993

 

Anuncios

About this entry