Subjetividades y realidades

________escenarios

Subjetividades y realidades

Juan Alberto Remedi
14 de abril de 2016

 Carlos Marx llego a la conclusión  de la injusta estructuración del mundo, porque el trabajo de las grandes mayorías  sostiene los privilegios de unos pocos. No se trata por lo tanto,  de reformar la propiedad privada, sino de abolirla –  ni de paliar los antagonismos de clases, sino de abolir las clases – ni de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva.

El pensamiento crítico materializado a través del tiempo, asesto duros golpes a los partidarios de la egolatría, aportando nuevas  miradas relacionadas con  ser y el mundo circundante. Entre ellas  (sin ser las únicas) están los aportes de Nicolás Copernico con  su revolución astronómica y los de Charles Darwin con la  teoría de la evolución de las especies. Si bien estas y otros contribuciones  han sido trascendentales para la humanidad, la subversión teórica del Marxismo  ha tenido connotaciones superiores porque, no solo rompe  el paradigma, sino que  abre las posibilidades de alteraciones radicales,  transformándose por ello,  en una llave teórica orientada al desarrollo de grandes cambios en la estructura económica social  y la posibilidad de una  modificación  medular   en  el establecimiento de las relaciones entre seres humanos.

 El marxismo fue y es  campo de disputa,  como un componente  indispensable  de su propia existencia, esa  tradición plural,  constituye  un hecho doblemente conflictivo – por un lado, obliga a discutir con sus  detractores, y,  por otro, abordar el debate entre  pares ostentando otras miradas y elaboraciones.
Por encima de dichas  particularidades,  una cuestión ha quedado en claro,  mientras exista el capitalismo, las categorías de la crítica a la economía política  seguirán siendo imprescindibles en la comprensión de la realidad.

Desde los análisis primeros del régimen  hasta hoy,  ha sufrido grandes cambios, pasando por diferentes fases históricas, armonizando  intervenciones  del estado en la economía  con lineamientos de liberalización de los mercados, pero siempre dentro de un único proceso sivilizatorio gobernado por el capital, sin variar en ningún momento su condición esencial de “ser capitalismo”.
Si el marxismo  es capaz de dialogar consigo mismo, interrogarse y trabajar sus propias categorías,  como teoría social   puede pensarlo todo  y ponerlo en práctica, aplicando (entre otros) el  criterio de  análisis de  los fenómenos sociales,  como un todo único.  No es solo una teoría local o  únicamente  económica, ni de las luchas de clases en un sentido restringido, sino una teoría integral de la modernidad, comprehensiva con la sociedad moderna. Lenin fue un brillante  expositor en la realidad concreta,  en un momento y  lugar concreto.

 En diferentes momentos históricos  muchos  decretaron su muerte. Luego de la caída del muro de Berlín, fue Francis Fucuyama quien argumento el  “fin de la  historia”, gran falsedad,   la historia continua,  por la existencia de la  lucha de contrarios y porque la dialéctica como  realidad misma,  cambia y se transforma permanentemente.

A ocho años de la aparición de la crisis sistémica, el planeta sigue gobernado por 28 grandes bancos  en su mayoría Estadounidenses – Francoi Morin, en su trabajo “la hidra bancaria” afirma;  el país del norte  es un rehén de la hidra  con  capacidad de disciplinarlo. Manejan recursos superiores al de la deuda publica de 200 estados y el 90% de las monedas en circulación son de su invención, solo un 10% es creada por los bancos centrales.
En un contexto de deflación y caída de los comoditiies en particular del petróleo, junto a  la desaceleración  de las economías más potentes,  en especial de China, occidente se encuentra abocado al  despliegue de  su último recurso, “la maquinaria” de intervención militar coordinada  bajo el nombre de “guerra de cuarta generación”.

El  fenómeno de la decadencia  extendido  en el tiempo,  se profundiza  cada vez mas,  accionado por el  parasitismo financiero  y militar,  convertido en el centro hegemónico occidental. No se esta  frente a la recuperación política, económica y militar de la época Keynesiana de 1940- 1950 – sino  en el proceso de  degradación generalizada.  La mutación parasitaria lo convierte en un sistema de destrucción de fuerzas productivas, del medio ambiente y de las estructuras institucionales de la vieja burguesía, al decir de Jorge Beinstein, convertidas  en una banda de bandidos, “novedoso encubrimiento planetario de la lumpen burguesía en los países centrales y periférico”.
Esas  ilusiones Keynesianas,  social demócratas y social cristianas, han venido sosteniendo la posibilidad del  control de  los ímpetus del  capital con iniciativas políticas,  difundiendo  un error a voces, mientras exista el capitalismo, seguirá  generando una serie de necesidades incontrolables  con  efectos catastróficos, como la destrucción de la naturaleza, incluida la devastación  física del ser humano por la explotación.
A pesar de ello,  los sectores reformistas potencian sus afirmaciones sobre la imposibilidad de la apuesta emancipadora Marxista, la práctica  demuestra lo contrario – lo comprobado como imposible histórica y lógicamente  es la ilusión social demócrata de control del capital por medios políticos y la pretendida existencia de un capitalismo serio o sano.
La situación creada, lleva a la humanidad a plantearse el dilema  entre, una reforma imposible y una revolución hoy por hoy improbable. Luego de la derrota del socialismo Europeo, su triunfo  aparece lejano,  pero la opción de la reforma es imposible, en este sentido,  los lineamientos  reformistas  no han fracasado por la  existencia  de derechas mas o menos potentes  o porque la izquierda en su conjunto no les brindo sus apoyo, sino por la inconsistencia de su programa político.
En síntesis, los proyectos de administración del capital  son utópicos y ser revolucionarios es el único camino realista y progresista, porque la política como discusión de los destinos colectivos,  solo es eficaz y existe contra el capital, por lo mismo,  la emancipación   debe estar dirigida contra lo mas difícil  y lo único posible, contra el capitalismo como tal.

Fenómenos  Latinoamericanos

En el marco mencionado  se desarrolla la coyuntura Latinoamericana, donde convergen la declinación de las experiencias progresistas y la degradación del neoliberalismo.
 El ascenso del progresismo en la región,  tuvo su punto de partida  en dos insuficiencias claramente marcadas,  1) de las derechas incapacitadas para asegurar la gobernabilidad, colapsadas, allanando  el camino para  el surgimiento de diversas experiencias como el Bolivarismo en Venezuela del  año 1998, los hechos en la Argentina a partir del año 2001-2002,   los de Bolivia en el año2005,  Ecuador en el 2006 y en otros niveles de desgastes  los  de Brasil, Uruguay y Paraguay –  2)  de las bases populares, a  pesar de haber derrocados gobiernos,  no lograron  imponer  las transformaciones  mas allá de la reproducción de las estructuras de dominación existentes.

En todos los casos,  con diferencias específicas, pero en particular lo de Venezuela y Bolivia (sin dejar de reconocer los avances y políticas orientadas hacia los desposeídos)  los discursos revolucionarios fueron acompañados por proyectos reformistas minados de contradicciones, anunciando grandes transformaciones  trabadas en su ejecución por  dimes y diretes, expresando las vacilaciones  para  saltar la valla del capitalismo. Así en Venezuela no se logro encaminar la transición hacia la revolución proclamada,  en ello tuvo mucho que ver el papel jugado por los Estados Unidos apoyando con dinero y armas a la contrarrevolución interna, que luego de haber hecho las experiencias terroristas de las guarimbas, reoriento su accionar,  ganando las ultimas elecciones parciales nacionales, se suma,  la epidemia corruptiva  reconocida  tardíamente  por el gobierno, aportando  a la reorganización derechista.

La experiencia Boliviana marco el ascenso de las bases sociales sumergidas, en los marcos del viejo sistema racista y colonial.  Dentro del mismo, la  mezcla de proclamas antiimperialistas e indigenistas, sin tocar las bases del sistema económico social,  permitió en gran medida, la burocratización estatal, autoritarismos y las señales  corruptivas,  diluyendo poco a poco el discurso del socialismo comunitario. En ambos  casos, se abrió un espacio donde,  las elites económicas junto a  la movilización revanchista de la clase media,  penetraron  en un basto abanico social desconcertado.
Nadie puede negar los avances obtenidos en Venezuela y Bolivia, transitando por caminos desconocidos, en materia de reconocimientos a sectores sumergidos, y aportando de forma decidida a un Latino americanismo con  marcadas  huellas, pero no pudieron o no supieron seguir profundizando los procesos   permitiendo  el avance reaccionario. Estas opiniones no invalidan los esfuerzos de la militancia  revolucionaria, su heroico batallar   enfrentando en la calle las iniciativas  elitistas, y, en lo  interno, afrontando el debate  relacionado con las   reformas  o la revolución, tampoco inhabilita la siempre manifiesta solidaridad con nuestros pares en lucha.  

El caso de Brasil, tiene sus propias particularidades,   la hegemonía de las calles esta en manos de la derecha por primera vez en 50 años.  Es una nueva derecha, diferente a su antecesora  católica y militarista – no tiene un  partido político, es de clase media alta, apoyada por industriales y empresarios, acepta el aborto, el matrimonio igualitario, la despenalización de la marihuana y la gratuidad de los servicios públicos, pero se opone a las cuotas para estudiantes negros en las universidades y plantea que la bolsa familiar es perjudicial.
Es un error pensar su actividad como producto del fogoneo  de  los medios de difusión, como si estuviesen robotizados  (sin desconocer las  actividades golpistas de estos)  cuenta con estrategia y organizaciones propias, politizadas, formada en las universidades públicas y privadas, creciendo  en los centros de estudiantes. En el año 2009 crearon la asociación  “alianza por la libertad” autodefinida como liberal,  vinculada al grupo de estudiantes por la libertad (financiado por fundaciones neoliberales y anticomunistas de los Estados Unidos) – concentra su actividad en los temas cotidianos,  limpieza de los baños y seguridad en los claustros.  Mientras el movimiento estudiantil de izquierda  plantea las demandas en términos  generales, la derecha busca solución concreta a los problemas cotidianos, en ese panorama, participan en las  crecientes  marchas contra la corrupción. El crecimiento se materializo  al son  del abandono de las calles de la militancia de izquierdas  por  su  dedicación  a las funciones estatales,  esa  cultura de protestas callejeras  les permitió  conducir las movilizaciones hacia sus objetivos, sobre esta  base, nacen los agrupaciones  que convencen a millones de personas como: movimiento Brasil livre, vem pra  rua y revoltados on line.
Lo expresado  a pesar de ser opiniones incompletas,  debiera hacernos reflexionar en función de estar atentos a los acontecimientos, si bien tienen una base común  albergan  sus propias improntas  en los diferentes países. Únicamente con  esa óptica es posible  comprender algunos hechos novedosos  como lo ocurrido en Brasil en una de las ultimas marchas, cuando aparecieron en ella  funcionarios gubernamentales de derecha, encargados de articular el “golpe blando”  y fueron echados, expulsados por los manifestantes, algo así como el que “se vallan todos”.

El gobierno mencionado al igual que otros, no hizo  centro el la organización y politización del pueblo  al margen de la tutela gubernamental,  potenciándose por lo mismo  su  vulnerabilidad   a la propaganda burguesa. En general, algunos  gobiernos denominados de izquierdas  se dejaron cooptar por las ideas neoliberales, acarreándoles   consecuencias corruptivas.
Si bien son opiniones no por todos compartidas, sigo sosteniendo la necesidad de hacer esfuerzos  colectivos  de análisis y reconocimiento de las realidades, la dinámica de los acontecimientos no perdona el estancamiento en el pasado, la vida continua y deberíamos resolver  si estamos dispuestos o no a afrontar los nuevos momentos en unicidad de los que luchan   hacia el logro de  las transformaciones indispensables.

 Reflejos en el país

Los gobiernos de la región,  creyeron que la bonanza económica facilitaría la captura de los sectores por ella beneficiados, pero ocurrió todo lo contrario, importantes  sectores de las capas medias se derechizaron, saliendo  a la luz viejas raíces racistas  encubiertas por la crisis de gobernabilidad neoliberal, delineando un fenómeno de características contrarrevolucionarias, apuntando a la implementación de políticas de tierra arrasada.

 Mientras en el país  ascendían económicamente, aumentaban   su malestar  hacia los de abajo, expresándolo de modos concretos (los negros no quieren trabajar, se embarazan para  que les paguen, tienen celulares de ultima generación y mis hijos no, me encontré con mi empleada en el restaurante ¿te párese?  Potenciaron al máximo  los hechos  productos del asistencialismo social y no de la creación genuina de fuentes trabajo, sin detenerse a pensar por un instante  (como se plantea popularmente) que la culpa no es del chancho sino de quien le da de comer.

Esas  expresiones públicas contra los beneficiarios de planes  sociales,  tuvieron su origen en los propios sectores populares, expresando la bronca e impotencia del changador, saliendo  a buscar el sustento  mientras otros se quedaban en la casa.  Realidad entendible  únicamente `por quienes viven esa experiencia en carnes propias, todo lo demás son interpretaciones, opiniones en pro o en contra, pero las situaciones no se resuelven únicamente con comentarios,  se debe  sentir, porque el sentir  subleva,  moviliza.  La reacción tomo lo conveniente  de dicha materialidad  y la hizo publica,  todo lo noble   y justo del sentir (según los  grados de entendimientos  de los afectados)  fue usado por los dueños del poder a su conveniencia  desvirtuándolo y  profundizando la lucha de pobres contra  pobres.
Esos mismos sectores,  luego de cansarse de plantear su “desconocimiento” de los crímenes perpetrados por la dictadura cívico militar del año 1976 y ante los intentos de reeditar la teoría de los dos demonios o de cambiar los organismos defensores de los derechos humanos por otros afines al nuevo gobierno, se muestran como los mas entusiastas defensores de tales aberraciones,   aceptando  como propios  los delirios neofascista periféricos  de los de arriba.

 Además de los beneficios otorgados por la nueva administración  a los grupos económicos concentrados de la ciudad y el campo, en tres meses, conforme a  estudios de la universidad católica Argentina (UCA) hay aproximadamente 1.400.000 nuevos pobres.   Se le debe sumar la advertencia de la Unión Industrial, sobre  perspectiva  de llegar a 200.000 despidos en la actividad privada a corto plazo y la ultima medida de terminar con la gratuidad de una serie de medicamentos  para los hombres y mujeres de la tercera edad. En consecuencia, el planteo de la puesta en práctica de políticas de tierra arrasada, no es un invento,  la nueva realidad así lo confirma.

La llegada de la derecha al gobierno no significó ni significa, el cambio de un modelo de desarrollo por otro, sino  el despliegue de un gigantesco saqueo  protagonizado por fuerzas profundamente destructivas,   cuyo éxito depende de la debilidad del oponente, es decir los “sectores populares”
Hoy asistimos a la conformación de un régimen despótico de  apariencia constitucional, con la coordinación mafiosa de empresarios, poder judicial y medios de difusión, controlados por los servicios de informaciones Estadounidenses. No se trata del retorno del viejo liberalismo de los años 90, sino de la tentativa de instauración de un sistema mafioso, parasitario, sobre una población desarticulada. Paso a paso van imponiendo  los instrumentos medulares de un gobierno profundamente autoritario  como: 1)  la implementación de mecanismos de destrucción económica y social a gran escala y actividades mediáticas orientadas a terminar con los opositores a sus planes,  2) reconversión integral de los sistemas de seguridad, pegado al de los Estados Unidos, 3) control  total de los medios de comunicación 4) corrupción de dirigentes políticos, sindicales y de movimientos sociales – en este aspecto, se acrecienta  una larga cola de los ayer  “defensores de los desposeídos”   para vender su inconciencia  al enemigo –  en fin,  éramos tan pobres y para colmo parió la abuela.

En ese andar, se observa  el uso del  término “restauración conservadora” para definir los intentos de ocupación de los gobiernos por la reacción interna  y externa.  Sin embargo,  cuando vemos a  inhumanos como Aesio Neves, Enrique Carriles y Mauricio Macri, no estamos ante los  jefes autoritarios de las elites oligárquicas conservadoras tradicionales, sino frente a seres mas inescrupulosos que, desconocen y desprecian las tradiciones burguesas, apareciendo como una suerte de mafiosos entre primitivos y pos modernos,  encabezados desde un punto de vista político por grupos de negocios,  cuya norma principal es no respetar las normas  en su carrera por  obtener mayores ganancias.
La denominada restauración conservadora, es por lo tanto,  la aplicación de los lineamientos neofascistas periféricos, concordante con  iguales tendencias  en Ucrania, Estados Unidos, Alemania, Francia y Hungría.

Hace pocas días  salio a la luz una investigación,  respaldada por 11.500.000  documentos conocidos como *papeles de Panamá, ilustrando al detalle las transacciones  financieras para evadir pagos de impuestos, en ella aparece comprometido el presidente actual, muchos de sus funcionarios y otros oscuros personajes. El informe recoge el análisis de 200 trasnacionales  y sus socias estratégicas del Foro Económico Mundial, en cuya  reunión anual,  participaron  Mauricio Macri y Sergio Massa, en nombre de la democracia, la transparencia y un gobierno de unidad nacional, en otras palabras, los neoliberales periféricos  autóctonos, se reunieron con sus pares globales,  en una verdadera cueva de piratas  planetarios.  No solo estamos ante el  gobierno del ajuste brutal, sino también el de la corrupción sin límites.
A partir de  denunciar a  la corrupción de las corrupciones  “la deuda externa”  a quienes la posibilitaron y apoyaron sus pagos sin ningún tipo de investigación, reafirmamos   nuestro “único compromiso”  con el pueblo en lucha,  todo lo demás es harina de otro costal.

A cerca del sujeto revolucionario

El panorama en marcha,   notifica  la necesidad de  retomar los debates fundamentales (estado, poder y fuerzas orgánicas capases de producir los cambios)  hacerlo, requiere  abordar  el tema  del sujeto revolucionario hoy.

A partir de los años 60  las políticas de izquierdas comenzaron a tener una mayor vinculación con  procesos de organización y luchas  no centrados únicamente en la clase obrera  a consecuencia  de la politización de otros aspectos de la vida colectiva e individual,  como las cuestiones de (genero, etnias, pueblos originarios, medio ambiente)  donde las  formas de conflictividad social no son definidas  necesariamente en términos  de clase.

El capitalismo se define en términos de clase, pero también en los términos asumidos por las formas de mediación social, en  el paso de la sociedad feudal a la capitalista no solo  cambio   la clase domínate, también variaron las formas de relaciones sociales.
Por lo mismo, la articulación hegemónica debería incluir las preocupaciones de los nuevos movimientos sociales, es decir, pensar en estos movimientos a la luz de las alteraciones  de los vínculos sociales en el capitalismo.  Se trata de conjugar la critica a la economía política (valor, trabajo, mercancía, capital) reinterpretándolos como conceptos integrantes de las formas de vida social que estructuran  las maneras de relación de  las personas  entre si y con la naturaleza al mismo tiempo.

Estos  movimientos  nacen con el accionar capitalista  (al igual que la clase obrera) pero  no son de antemano  antisistemicos, ni necesariamente anti capitalistas,  emergen de la modernidad y el nuevo nexo social  no basado en lasos personales inmediatos y dependientes, sino en compulsiones abstractas, como el “fetichismo” nueva  forma de mediación social.  
El  proceso de creación de trabajo asalariado y  explotación, es el mismo curso  histórico de mediación social, donde se gestaron dichos  movimientos. En la comprensión de estos y otros conceptos se pueden encontrar algunas respuestas  a los interrogantes  relacionados con el sujeto social revolucionario de hoy.

Complejidades en danzas

 Los trabajadores de la urbanidad y el campo, los movimientos sociales y demás sectores populares, Tenemos ante nuestros  ojos, al  menos  dos posibilidades de desarrollo: por un lado,  el fortalecimiento del régimen autoritario con la aplicación de mas medidas contra el pueblo – por otro, la movilización y articulación de los afectados por dichas políticas, peleando decididamente en  favor de la vida y la conquista de un régimen superior que, independientemente de su nombre, sea capaz afectar la propiedad privada concentrada  y  la  explotación,  beneficiando a los que  menos tienen.
Naturalmente el hecho conduce a replantear una serie de cuestiones en lo ideológico, político, organizativo y metodológico, orientado a la ubicación de los diferentes colectivos en consonancia con la actualidad,  medida  indispensable para lograr salir del atolladero.

Quizás, se debiera partir de algunos  elementos particulares,  por una parte   el progresismo en los gobiernos no paso  de ser “la superación fracasada del fracaso neoliberal” en base a lo cual el neofascismo subdesarrollado se encontró con la posibilidad de potenciar ambos frustraciones,  inaugurando una época  de contracción económica y devastación social – por otra,  las organizaciones políticas o sociales creadas y financiadas por el gobierno saliente, no pasaron de ser creaciones burocráticas, actuando al margen de los problemas reales,  cuestión conducente  a la necesidad de reconstruir las estructuras  populares, haciendo de las movilizaciones en la  calle su hogar libertario.    Si bien la aplicación de las medidas de ajustes hasta ahora ha sido exitosa, por haber tenido a su favor el factor sorpresa, no se puede perder de vista la  perspectiva del enfrentamiento popular contra los ajustadores.
La acumulación de fuerzas demanda la reorganización de los movimientos  populares, definiendo estructuras plurales y autónomas, sin la primacía del verticalismo y el personalismo, siendo al unísono, diversas pero no dispares, preparadas para cumplir el rol de dirección intelectual, moral y  semilleros  de nuevas generaciones de dirigentes de los de abajo. Seguramente los acuerdos primeros deberían rondar en las cuestiones conceptuales,  sobre esa base  avanzar en las necesidades  orgánicas y operativas, capases de extender geográficamente los lineamientos de unidad y continuidad de las protestas.

Bien, bien, hermosas y justas consideraciones, pero el dilema de los dilemas es como seguir  marchando  en esa dirección.  Conspiran contra dicha evolución un cierto hartazgo  de las bases de algunas  organizaciones dispuestas a cambiar la historia, con orígenes en  las contradicciones entre lo dicho y lo hecho  (lo sugiero de  modo general, por no tener derecho de hacerlo mas específicamente)  las amenazas de nubarrones disgregatorios se encuentran  latentes, pudiéndose concretar o no – al mismo tiempo,  la desarticulación de los sectores populares hace cuesta arriba la implementación de los dinamismos adecuados.

Algunos proyectos  orientados  hacia la unicidad necesaria,  evidencian persistentes   tendencias a seguir por los caminos de las reformas  y  la predisposición a  disputar  espacios de poder   exclusivamente desde lo electoral, conjugándose con las intenciones de generar cambios, incluso bruscos,  a consecuencias de la insostenible situación vivida  por el  ajuste implantado, conformando hechos parciales,  no necesariamente repetidos en cada lugar. Dentro de los aciertos y confusiones, lo único indiscutible es la necesidad de estar presentes, participando, compartiendo pareceres, buscando caminos comunes  superadores de las taras unitarias existentes.

Es imperioso comprender las no existencias de recetas para reorganizarse  y avanzar,  quienes insisten en ellas conciente o inconcientemente están superados por la vida, no vibran al compás  de los hechos.  Su no existencia,  abre un mundo de posibilidades  con piso pero sin techo, se trata de ver como cada colectivo y militante logra visualizarlo en función de lograr mas  claridad en las acciones. Las iniciativas en este sentido, desde las más pequeñas en adelante, cumplen la función de ir abriendo caminos, acumulando nuevos aciertos y errores, tendientes a sobrepasar los lineamientos del denominado “normal funcionamiento político  y social.
La propuesta  de no hay recetas, se transforma por las circunstancias, en un grito atragantado y  liberado por la imposibilidad de retenerlo, en un llamado a la creatividad  a dejar de hacer siempre lo mismo.
Se trata en definitiva, entre otras cuestiones,  de resolver creativamente  (como lo he definido  en el trabajo, armonías y desencuentros de febrero de 2016)  la ecuación complejidad potencialidad,  conciliando ambos aspectos de un todo único.

———————————-

* Los Panamá Pampers” expresan  los encontronazos entre diferentes fracciones del régimen,  en esta oportunidad,  permiten   el  conocimiento de datos parciales sobre “los paraísos fiscales”. Según  opiniones de varios exponentes, entre ellos, Thierry Meyssan, contrariamente a lo observado a simple vista, la campaña desarrollada no hará disminuir las malversaciones financieras, ni favorecerá a las libertades.  Como siempre ocurre  en  estas circunstancias,   algunos grupos mafiosos ganaran   y otros perderán.

La historiadora Christina  Romer  elegida por presidente Barac Obama   para presidir un comité de consejeros económicos, sostiene que,  Estados Unidos salio de la resecion, no por los lineamientos del presidente Rooscvelt,  ni por las consecuencias de  segunda guerra mundial, sino por  la afluencia a partir del año 1936  de capitales Europeos escapándose de los peligros. Obama se baso en esta idea (entre otras)  para tratar de anular todos los paraísos fiscales actuando fuera de la orbita de Washington y Londres, luego participo en la organización de la debacle  en  Grecia y Chipre, con  la corrida de los capitales Europeos a los paraísos  fiscales Anglosajones.
En el año 2008 (EE.UU.) participaba en  la huida de los capitales de Grecia. Cada vez que salía una información de la expulsión de Grecia del Euro o sobre una posible  disolución  de la Euro zona, los capitales Europeos corrían hacia los paraísos fiscales, Británicos, Holandeses o Estadounidense – el año 2012 se llevo a cabo una gran operación contra el paraíso fiscal Chipriota. Todas las cuentas  de más de 100.000 euros fueron confiscadas, algo inédito en el capitalismo.

En este contexto, (EE.UU.) entrega al diario Alemán Suddevsche Zeitungs 11.500.000 ficheros informáticos, pirateados por una firma de abogados  clasificada como la cuarta más importante en materia de creación de compañías offshore, previa selección de documentos excluyendo a las empresas y ciudadanos Estadounidenses y de sus mas importantes aliados actuales.
A pesar de la operación en marcha, el sistema seguirá adelante, siendo  cada vez más favorable  al ReinoUnido, Holanda, Estados Unidos e Israel.

Juan Alberto Remedi                
integrante del Movimiento Bolivariano de Entre Ríos
Paraná: abril 2016
Entre Rios – Argentina

www.remedijuanalberto.blogspot.com
juanalbertoremedi@hotmail.com

Anuncios

About this entry