Argentina_Córdoba: El 8 de julio de 1973 nace el Movimiento Sindical de Base

__MSB Argentina1973

Argentina_Córdoba: El 8 de julio de 1973 nace el Movimiento Sindical de Base

enviado por elabajero@yahoo.com

________Tosco en el balcón de la CGT Córdoba
Agustín Tosco, el movimiento obrero y el ideal socialista.
El nacimiento del Movimiento Sindical de Base[1]

[1] Fragmento del Capítulo 1 Clase obrera y movimientos revolucionarios en un época de auge,  del cordobazo a las jornadas de junio-julio de 1975, en el libro LOS CHEGUEVARISTAS,  la Estrella Roja del Cordobazo a la Revolución Sandinista, Abel Bohoslavsky, editorial Imago
Mundi, Buenos Aires, 2016
 

____Tosco__

Tosco, bandera y desafío
 
Córdoba, 8 de julio de 1973, calle Deán Funes al 600, a una cuadra de La Cañada. El moderno edificio del sindicato Luz y Fuerza es un hervidero de gente. Lleno, repleto, en las escalinatas de la entrada, en el inmenso hall, todo el gran salón de actos. Desde Jujuy hasta la Patagonia, desde la Mesopotamia hasta las pampas, de todos lados vienen. Incluso de Buenos Aires, que todavía parece renuente a los vientos rebeldes que desde hace años soplan en las provincias. Hay de todo: electricistas, ferroviarios, automotrices, metalúrgicos, petroquímicos, maestras, azucareros, vitivinícolas, mineros, empleados públicos, enfermeras, albañiles. Todos vienen con mucha expectativa, con mucho entusiasmo. Centenares, quizás miles. El ambiente transpira política, el aire trasunta el espíritu del cordobazo y se quiere más. Se discute en todos los rincones. Se busca una herramienta.

El país estaba caldeado. Hacía pocos días, el 20 de junio, había ocurrido la masacre de Ezeiza. El presidente era un veterano peronista, al que Perón recurrió para sortear la trampa del dictador general Lanusse y volcar el Gran Acuerdo Nacional a su favor: Héctor Cámpora. Y la consigna era «Cámpora al gobierno, Perón al Poder», impulsada por todo el FREJULI y sobre todo por la JP y Montoneros. El vice era un viejo conservador, don Vicente Solano Lima. Parecían montados en una ola casi revolucionaria, casi mimetizados como si ellos mismos fueran montoneros. Que no lo son, ni lo querían ser, pero a muchos conviene que así parezca. El general acababa de volver. Muchos masacrados en Ezeiza entre los millones que se ilusionaban con el retorno. Al día siguiente, admonizó claramente. «No hay nuevos aditamentos a la ideología justicialista».

Días antes, el Gran Acuerdo – con otros protagonistas – tomó forma de ley en el Pacto Social que el Congreso de la Nación aprobó a mano alzada.

Esa mañana del 8 de julio, el oficialista diario Mayoría, advierte en tono amenazante: «En Córdoba se pretende instalar una capital vietconguita». La frase sonaba muy parecida a la que apenas dos años antes, pronunció el «gobernador de la viborita», un tal José Camilo Uriburu, anteúltimo interventor de la dictadura: «En Córdoba anida una serpiente venenosa, cuya cabeza, quizás Dios me depare el destino de cortar de un solo tajo». Lo dijo en Leones, en la fiesta de la oligarquía agraria. Días después, la rebelión obrera lo sacudió ese 15 de marzo de 1971 con una réplica del cordobazo: la jodedera cordobesa lo bautizó el viborazo.
 
En Luz y Fuerza de Córdoba se juntaron los protagonistas de todas las puebladas: los del Chocón, los del cipolettazo, los del mendozazo, los del tucumanazo. En el escenario, abrió el Congreso que va a fundar el Movimiento Sindical de Base, el negro Gregorio Flores (2), el Goyo del SITRAC, ex preso político y también cesanteado de la FIAT-Concord. Allí en la mesa estaba envuelto en poncho rojo, Leandro Fote (3), una leyenda de los azucareros tucumanos, veterano fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores, ex diputado obrero provincial. El mismo que en la por entonces clandestina película La hora de los hornos, había dicho premonitoriamente en el lejano 67 desde los ardientes cañaverales, que la única solución era un gobierno obrero y popular.

El «gringo» Agustín Tosco (4) a sus 42 años ya era un polo convocante de la clase obrera. Activista desde los años cincuenta, había participado en los históricos congresos sindicales de La Falda y Huerta Grande. En el 66, ya siendo secretario general de Luz y Fuerza, encabezó la resistencia obrera contra la dictadura de Onganía y en mayo el 69 fue uno de los principales convocantes a la huelga general que devino en el cordobazo. Condenado por tribunales militares, fue arrancado de prisión en diciembre de ese año. Después del viborazo de marzo de 1971 fue nuevamente encarcelado y fue reelecto secretario general de su gremio estando en prisión. Ahora, julio 73, puso su sindicato como sede de esta nueva convocatoria. Su vozarrón arrancó una emoción que iba mucho más allá de su Luz y Fuerza y su CGT cordobesa: «Traigo un saludo proletario, revolucionario y socialista. . . ». No es del gremio docente, pero se da una verdadera clase. Muy rápidamente, hizo referencia a ese artículo de Mayoría, el diario del nuevo oficialismo surgido de las elecciones del 11 de marzo, las primeras sin proscripciones tras 17 años de ilegalidad del peronismo.

El macartismo ya dominaba el nuevo ambiente en la plenitud contradictoria de esta restauración constitucional. Cinco días después, el gobierno de Cámpora saltaría por el autogolpe de Perón y López Rega.

Ese 8 de julio de 1973, Tosco respondió: «Dicen que se pretende instalar en Córdoba una “capital vietconguita. . . “. ¡Vamos a hacer de Córdoba la capital de la Patria Socialista!».
 
Es algo más que una metáfora. Son los años del Vietnam heroico que resiste bajo el napalm. «Vietcong» en la jerga de la propaganda estadounidense, es el vocablo para nombrar a los irreductibles guerrilleros del Frente Nacional de Liberación (FNL) del entonces Vietnam del Sur. El diario oficialista usaba el mismo lenguaje made in USA que las agencias estadounidenses y el Pentágono.
Todo es algo más que una metáfora. Porque en esa masacre de Ezeiza se ha estrenado la Triple A con mercenarios importados de la guerra de Argelia. Lo que se había visto en la película La batalla de Argel, lo que se leía en los escritos del martinico Franz Fanon, ahora estaba en Argentina, en las letras del nuevo diario oficialista y en las armas de sus militares y paramiltares.
 
Por eso, ese 8 de julio de 1973, Tosco no la dejó pasar y plantó la bandera desafiante, la de la Córdoba insurgente, que con su vozarrón tomaba color y programa: «¡Vamos a hacer de Córdoba la capital de la Patria Socialista!».
 
Ironías de la historia. 8 de julio de 1989. Carlos Saúl Menem asumió la presidencia en el Congreso de la Nación, en el mismo hemiciclo donde 16 años antes suscribieron el Pacto Social que vendrían a imponer con sangre y fuego. Y Menem proclamó: «¡Queremos más propietarios y menos proletarios!». Una réplica renovada de aquel editorial del diario oficialista. El mismo amor a los propietarios. El mismo odio a los proletarios, sobre todo a los que como Tosco y Fote, plantaron desafiantes la bandera de su redención ese día, fundando el Movimiento Sindical de Base.
 
Apenas un año después, en pleno gobierno constitucional, Tosco fue forzado a la clandestinidad, luego de la intervención del SMATA cordobés y de Luz y Fuerza, asaltados por bandas fascistas dirigidas por el comisario García Rey, que pasó de ser el jefe de policía de La Rioja del gobernador Carlos Menem a la ya intervenida Provincia de Córdoba, cuyo gobierno constitucional de Obregón Cano-Atilio López había sido derrocado por otro golpe policial en febrero de 1974. Desde esa clandestinidad, no dejó de participar en las Coordinadoras de Gremios en Lucha, que en junio y julio de 1975 protagonizaron históricas movilizaciones en todo el país contra la hiperinflación confiscatoria de los salarios que dieron inicio al plan ultraliberal del gobierno peronista.
En esa clandestinidad enfermó y murió Agustín Tosco el 5 de noviembre de 1975. Dos días después, decenas de miles de obreros, empleados, profesionales y estudiantes abandonaron sus lugares de trabajo para acompañar el féretro de Tosco desde el estadio Redes Cordobesas hasta el cementerio San Jerónimo donde una balacera se lanzó sobre la multitud. Una digna despedida de la furia capitalista a quien había sido uno de sus principales enemigos. La reconstrucción de un sindicalismo de clase, antiburocrático y antipatronal e inspirado en una ideología socialista tiene en Tosco a un ejemplo y estandarte.

___GOYO FLORES__
 
2. Gregorio Flores, obrero de FIAT-Concord de Córdoba, protagonista principal en 1970 de la recuperación del sindicato de fábrica SITRAC (Sindicato de Trabajadores de Concord) que junto con el de FIAT-Materfer (SITRAM, Sindicato de Trabajadores de Materfer) y el de Obras Sanitarias, conformaron un bloque de sindicatos clasistas en la CGT cordobesa. Promovió activamente lo que fue el viborazo el 15 de marzo de 1971. Detenido tiempo después, estuvo en prisión en Rawson. Cuando fue liberado, la dictadura ya había disuelto SITRAC/SITRAM y cesanteado a unos 500 obreros, Flores entre ellos. Se integra al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), y en 1973 participa en la fundación del Movimiento Sindical de Base (MSB) y del Frente Antimperialista por el Socialismo (FAS), del cual fue uno de sus máximos dirigentes. Vivió en la clandestinidad durante toda la dictadura y en 1983, fue candidato presidencial del Partido Obrero (PO)
en el cual participó hasta su muerte a los 76 años, el 10 de noviembre de 2011. Escribió los libros SITRAC/SITRAM. La lucha del clasismo contra la burocracia sindical, editorial Espartaco, Córdoba, 2004 y Lecciones de batalla (Editorial RyR, Buenos Aires, 2006).

 ____Fote__
3. Leandro Fortunato Fote, el Chinqui, era obrero en la industria del azúcar. En 1961 siendo delegado del ingenio San José, Tucumán, fue cesanteado tras una huelga con toma del ingenio. Recuperó su puesto por la lucha de sus compañeros y fue elegido secretario general del Sindicato en 1964. Militante de Palabra Obrera, promovió en 1964 el frente único con el Frente Revolucionario Indoamericanista Popular (FRIP), fundando el Partido Revolucionario de los Trabajadores el 25 de mayo de 1965. «El Congreso se colocó bajo la presidencia honoraria de Hugo Blanco, Daniel Pereyra, y demás compañeros presos por la patronal peruana, de los revolucionarios dominicanos caídos en la trinchera antiimperialista y del compañero Leandro Fote, diputado obrero revolucionario de nuestra organización, símbolo de la actividad del Partido en los últimos 8 meses». Ese año, cuando desde la FOTIA (Federación Obrera Tucumana de la Industria del Azúcar) se promovieron candidaturas obreras para elecciones legislativas, el Centro Obrero de la Juventud Peronista del ingenio San José, con fuerte influencia de Palabra Obrera, realizó una masiva asamblea que eligió a Fote como candidato a diputado provincial y votó un programa que incluía un seguro al desocupado, control obrero de los ingenios, expropiación de los ingenios o industrias que no garantizasen las fuentes de trabajo, la redistribución de la tierra, y la obligación por parte de las empresas de absorber la mano de obra desocupada. Elegido diputado el 14 de marzo de 1965 junto a otros 8 activistas y dirigentes obreros (dentro de la lista del Partido Acción Provinciana, neoperonista), fue uno de los mejores ejemplos que dio la clase obrera, sobre la forma de utilizar el Parlamento como tribuna para desarrollar su intervención con independencia política.

La ley presentada por la bancada obrera y sancionada favorablemente por la Legislatura durante su breve mandato, conocida como «ley Fote», establecía el control obrero en la administración de los ingenios y la expropiación de las fábricas si no cumplían las leyes vigentes. La experiencia terminó con el golpe militar de Onganía en 1966, que no solo barrió el Parlamento, sino que además, cerró muchos ingenios, entre ellos el San José. Fote es uno de los testimoniantes en el documental La hora de los hornos (Pino Solanas) desde donde convocó a la lucha por un gobierno obrero y popular.
Siguió junto a los azucareros en sus luchas de resistencia. Como parte del Plan de Lucha Azucarero Nacional, la FOTIA convocó a una multitudinaria marcha en Bella Vista, el 12 de enero de 1967. Los obreros, con hondas y molotovs, enfrentaron y pusieron en retirada a las fuerzas policiales desbordadas por la multitud. La policía disparó contra la manifestación y asesinó a Hilda Guerrero de Molina. En julio de 1970, como militante del PRT, participó de la fundación del Ejército Revolucionario del Pueblo y el 8 de julio de 1973, en Córdoba, en la del Movimiento Sindical de Base junto a Gregorio Flores (ex SITRAC) y Agustín Tosco (Luz y Fuerza). Fue capturado por el Ejército en el Gran Buenos Aires donde vivía clandestino, en diciembre de 1976 cuando tenía 38 años y recluido en el campo de concentración Nueva Baviera, Tucumán, antiguo ingenio utilizado como base militar. Testigos sobrevivientes relatan haberlo visto aún entre los meses de enero y febrero de 1977. Leandro Fote es un ejemplo de obrero revolucionario que incursionó en casi todas formas de lucha – sindical, parlamentaria y armada – en el camino de la Revolución Socialista.
 
 ____Tosco_Arg_
4. Tosco fue secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba durante varios períodos de las décadas del sesenta y setenta. En una ocasión fue reelecto mientras se encontraba en la cárcel. En 1969, después del cordobazo, fue condenado por tribunales
militares, pero en diciembre de ese año fue arrancado de la prisión por las luchas populares. Fue nuevamente apresado en abril de 1971 y liberado desde el penal de Rawson por el clamor popular en septiembre de 1972 (semanas después de la masacre de Trelew). Ocupó también el cargo de secretario adjunto de la CGT de Córdoba. Fue forzado a la clandestinidad en 1974 tras el asalto a su sindicato y en esa condición, murió el 5 de noviembre de 1975. (ver más sobre su trayectoria en Anexo II El Turco Habichayn y el Gringo Tosco).

 

[1] Fragmento del Capítulo 1 Clase obrera y movimientos revolucionarios en un época de auge,
del cordobazo a las jornadas de junio-julio de 1975, en el libro LOS CHEGUEVARISTAS,
la Estrella Roja del Cordobazo a la Revolución Sandinista, Abel Bohoslavsky, editorial Imago
Mundi, Buenos Aires, 2016

____Che Guevaristas_

enlaces relacionados:

http://www.andaragencia.org/presentacion-en-la-plata-del-libro-los-cheguevaristas/

 

http://izquierda-revolucionaria.org/articulo/938/los-cheguevaristas-un-libro-imprescindible/

 

https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/05/30/argentina-los-cheguevaristas-la-estrella-roja-del-cordobazo-a-la-revolucion-sandinista/

https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/06/01/argentina_los-cheguevaristas-la-experiencia-revolucionaria-a-las-nuevas-generaciones/

 

https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/06/08/argentina_bsas_lomas-de-zamora-10-de-junio-presentan-los-cheguevaristas/

 

 

Anuncios

About this entry