Argentina: Estos escritos son López. Su letra, su cotidianidad, sus herramientas de albañil, sus ropas…

En el doble fondo de una caja de herramientas, la familia de Jorge Julio López encontró unos treinta escritos de su puño en los que relató y denunció las torturas que sufrió en el Pozo de Arana, su paso por la comisaría 5ta. de La Plata, sus impresiones como testigo en el juicio contra Miguel Etchecolatz y hasta algunas reflexiones sobre la militancia por los derechos humanos. Ahora forman parte de una muestra que se exhibe en La Plata en el marco del décimo aniversario de su segunda desaparición.

>>> Testimonio de Jorge Julio López antes de desaparecer

Jorge Julio López (General Villegas, Buenos Aires, Argentina, 1929 — Desaparecido en 2006), albañil argentino y ex militante de base de una unidad básica peronista barrial, y desde 1985 afiliado al Partido Socialista de La Plata; desaparecido desde octubre de 1976 hasta junio de 1979 durante la última dictadura argentina (llamada por los militares Proceso de Reorganización Nacional) y por segunda vez en septiembre de 2006 durante la presidencia de Néstor Kirchner. Transcurridos varios años de su última desaparición, no existen hipótesis sobre su paradero.

Esos manuscritos ahora son partes de una muestra bautizada “Los demonios sin cuernos” del artista conceptual Jorge Caterbetti que se exhibe en tres partes, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, el hall central del Museo de Arte Contemporáneo (MACLA) y el Museo de Arte y Memoria (MAM) de la CPM por el décimo aniversario de la segunda desaparición de López que se cumplirá este 18 de septiembre.

“López empieza a escribir en el 98 y hasta su desaparición no para nunca. Escribe sobre cualquier papel. Relata su detención en 1976, su paso por la comisaría 5ta, las torturas que sufre en el Pozo de Arana. Estos escritos son el Diario de Ana Frank del genocidio argentino”, aseguró Caterbetti y agregó: “Estos escritos son López. Su letra, su cotidianidad, sus herramientas de albañil, sus ropas”.

Los textos comprenden una segunda parte, aunque más profunda y extensa, de los ya revelados en 2012 en el libro “Jorge Julio López. Memoria escrita”, donde se publicaron seis páginas que el albañil le había entregado a su amigo Jorge Pastor Asuaje para que los custodiara. Se espera que sean publicados en un libro para mediados del 2017.

En una de esas páginas que guardaba en su caja de herramientas, López se refiere el juicio contra Etchecolatz, director de Investigaciones de la Policía Bonaerense en la dictadura que quedó preso gracias al testimonio del albañil.

También reflexiona sobre la militancia por los derechos humanos. “Les levanta el ánimo y dice tener fe en que los culpables van a ser juzgados”, contó Caterbetti.

“Mujer hembaraza (sic.) picaneada en la 5cia [refiere a la comisaría] Mirta Manchiola [de Otaño], fue torturada en investigaciones el 8-11-76. Después la torturaron en la 5° y ahí perdimos el rastro. De los calabozos chicos la sintieron nombrar”, expresa uno de los manuscritos.

Caterbetti apuntó que los textos “tienen un grado de precisión y obstinación increíbles”. López, que no terminó la escuela primaria, escribió sus memorias en soledad, en su casa y cuando viajaba al interior en las épocas en las que dejaba la albañilería y recolectaba frutas. Usó todo tipo de formatos: volantes de supermercados, el reverso de etiquetas de las gaseosas y facturas de servicios públicos.

enviado por  muerto.el@gmail.com

fuente: http://elmuertoquehabla.blogspot.se/2016/09/encontraron-manuscritos-escondidos-de.html

Anuncios

About this entry