México_Zapatistas: Del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro, sección “ni historias, ni leyendas”

____apuntesgatoperro__zap

Del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro, sección “ni historias, ni leyendas”:

Lo que no contará el Doctor John H. Watson.

__ladefensazap_yelgatoperro

  Montañas del sureste mexicano.  Mucho llueve.  Apenas si se alcanzan a escuchar los gritos que, para darse indicaciones, se dan quienes siguen horadando el muro.  Hay quien se mal protege del aguacero con un nailon, pero la mayoría está con las camisas, blusas, faldas y pantalones empapados, lloviendo de nuevo sobre la tierra.

  El muro se extiende hasta donde alcanza la mirada.  A pesar de su aparente fortaleza, cada tanto se cimbra en alguna parte de su larga cortina.  Según se dice, quienes en estas tierras habitan sostienen que el muro es capaz de regenerarse a sí mismo, y que por eso no deben detenerse en su empeño de mantener abierta una grieta.  Consultando historias y leyendas que circulan entre los pobladores, se concluye que el propósito del muro no es sólo evitar que se conozca o se cruce al otro lado; también convence, a quienes le miran, de que no hay otra cosa más allá, que el mundo acaba ahí, a los pies de su sólida base y frente a la infinita extensión, en longitud y altitud, de su superficie.

  Afuera de una de las champas cercanas al muro, sentada y con la barbilla reposando en una de sus manitas, una niña mira.  Pero sus ojos no se dirigen a la soberbia muralla, sino a los pies de quienes golpean y arañan la pared.  O más bien al suelo sembrado de lodo y charcos.

  Un poco atrás de ella, un ser extraño, parecido a un perro, o a un gato, se protege en el dintel de la puerta.  La niña voltea a verlo y le dice: “Oí tú, gato-perro, ¿acaso le tienes miedo a la lluvia?  Yo no.  Viera que le tengo miedo, de balde me llamo “Defensa Zapatista”.  ¿Tú lo crees que si estamos en el partido y se llueve vamos a decir “ay no, mejor me salgo porque me mojo”?  Nada de que nada.  Ahí nomás con la pura mano te compones el pelo, y como está mojado pues lisito que queda y a volar cuervos que te sacarán los ojos.  Pero no es que me hago así para andar coqueteando con los pinches hombres.  No, es para que la puedo mirar la pelota cuando viene o cuando va.  Si no, pues no.  Y de balde te estás en la champa, manque seas gato o perro, igual te vas a mojar.  Mira, ya me llegó una idea en la cabeza”.

  La niña entra en la casa y al tiempo sale con unas ollas, cubetas y botes de hojalata vacíos.  Los va colocando en las hilachas de agua que cuelgan del borde del techo de lámina.  Pareciera que es al azar que los coloca, pero no.  Cada tanto los cambia de lugar.  El ser a quien la niña llama “gato-perro”, ladra y maúlla.  La niña lo mira y le dice: “Espera, ahí lo vas a ver qué estoy haciendo”.

  La niña sigue cambiando de lugar las ollas y botes y, con cada cambio, muta el sonido de las gotas golpeando su superficie.  La niña escucha un momento y vuelve a cambiar de lugar y de sonido la extraña sinfonía.

  En eso está cuando llega una pareja de hombres.  Uno es alto y desgarbado, el otro más bajo de estatura y de complexión mediana.  Ambos traen finos paraguas y el más alto porta un elegante abrigo, una especie de gorra y trae una pipa curvada en los labios.  Nada dicen, sólo miran a la niña ir y venir.  En determinado momento, el desgarbado del gabán elegante carraspea y dice: “Disculpe señorita, ¿me permite que la cubra con mi sombrilla?  Así no se mojará usted mientras hace… mientras hace lo que sea que esté haciendo”.  La niña lo queda viendo con hostilidad y responde “Acaso me llamo “señorita”, yo me llamo “Defensa Zapatista” (la niña pone su mejor cara de “aléjate de mis ollas y botes o mueres”).  Y lo que estoy haciendo es una canción.”  El hombre comenta como para sí: “mmh, una canción, qué interesante mi querido Watson, qué interesante”.  El interpelado sólo afirma con la cabeza mientras se arropa en el dintel mirando con desconfianza al perrito… bueno, al gatito… bueno, a lo que sea eso que está junto a él en el quicio de la puerta.

  El hombre de la gorra extraña observa con atención el ir y venir de la niña.  De pronto su rostro se ilumina y exclama “¡Claro!  Elemental.  Una canción.  No podría ser de otra forma”.

  Y dirigiéndose a quien ahora comparte con el gato-perro el pequeño espacio donde la lluvia no moja, dice “Atención Watson, aquí tiene algo que no podrá referir nunca en una de esas novelescas vulgarizaciones de la ciencia detectivesca con las que atormenta a sus escasos lectores, si es que los tiene.  Observe usted con atención.  Lo que hace la señorita…cof…cof… quise decir, lo que hace “Defensa Zapatista” es combinar principios de matemáticas, física, biología, anatomía y neurología.  Al cambiar de lugar esos extraños recipientes de metal y colocarlos bajo los diferentes hilos de agua, obtiene diferentes sonidos individuales, los cuales, en conjunto, producen distintas combinaciones de notas que, infiero, llegarán a ser una melodía.  Luego, cambiando los ritmos, tendrá música y de ahí, elemental mi querido Watson, una canción.  ¡Bravo!”  El hombre le ha pasado su sombrilla al que está en el dintel y aplaude con entusiasmo.

  La niña ha dejado por un momento su tarea y se ha detenido a escuchar al hombre.  Después de los aplausos, la niña pregunta “tú dices una tonelada ¿no?”

  “¿Tonelada?”, se repite el hombre y, después de pensarlo un poco exclama: “¡Claro! Tonelada, tonada.  Sí señorita, una tonada y no una tonelada, aunque en verdad que hay tonadas que son muy pesadas”.

  La niña frunce el ceño y aclara “Ya te dije que no me llamo “señorita”, me llamo “Defensa Zapatista”, ¿tú cómo te llamas?”

  El hombre responde “Tiene usted razón, ha sido una falta de educación el que no me haya presentado” y, haciendo una breve reverencia, se presenta “Mi nombre es Sherlock Holmes, detective consultor.  Y mi acompañante, quien ahora tirita por la lluvia y el frío, es el doctor John H. Watson, vulgarizador de la ciencia”, y, tendiendo la mano hacia la niña, agrega “Y usted es… ya, claro, me lo ha dicho antes, “Defensa Zapatista”.  Extraño nombre para una niña.  Bueno, al parecer todo es extraño en estos rumbos”.

  La niña ignora la mano tendida, pero se muestra interesada.  “Detective consultor… ¿y eso qué es?”, pregunta.  “Combato al crimen, señorita, investigo observando, analizando y aplicando las ciencias”, responde el hombre con modestia mal fingida.

  “Ah, como el Elías Contreras que es comisión de investigación zapatista”, interrumpe la niña.

  El hombre trata de aclarar, pero la niña sigue:

  “Bueno, mira, yo ya lo hablé al Elías para que se entra al equipo, pero resulta que ya está finado y anda en eso del mal y el malo, o sea que está investigando al pinche sistema capitalista.  Le dije que sí puede entrar al equipo, aunque esté difunto, pero dice que el supmarcos lo manda luego a la investigación y no se llega en los entrenamientos.  Lo raro es que el supmarcos ya está finado también.  Creo que es que se entienden como finados que son ambos dos.  Claro, ahorita no muy se puede entrenar porque el potrero está todo enlodado y la pelota no camina, ahí nomás se queda aplastada y por muchas patadas, nada que se mueve, apenas un poquito y ya otra vez se echa de haragana.  Entonces de balde te llenas de lodo, y luego las mamaces con su “te tienes que bañar” y pos al río.  ¿Tú te gusta bañarte?  A mí no me gusta. Sólo si es que hay baile, ahí sí, porque ni modo de estar toda enlodada cuando tocan “la del moño colorado”.  ¿Tú la conoces “la del moño colorado”?  Ésa es buena la canción porque se baila así nomás (la niña se balancea apenas, de un pie a otro mientas tararea), no que pura brincadera como los jóvenes de ahora que les gusta esa música y acaban peor de enlodados que si no se hubieran bañado.  Pero las mamaces, ¿acaso les importa si no hay baile?  Nada, a bañarse o si no, a volar cuervos que te sacarán los ojos.  ¿Tú lo tienes mamaces?  Bueno, mira, tú lo piensas si será que las mamaces saben.  Saben, de por sí.  No sé todavía por qué es que saben, pero saben.  Tú lo deberías investigar cómo es que saben.  Yo le dije al Elías que lo investiga, pero sólo se ríe el muy maldito.  Y peor el SupMoy, ¿acaso apoya?  Si anda por ahí y las mamaces dan orden de bañar, ¿tú lo crees que te va a defender?  Nada, que hay que obedecer a las mamaces, dice.  Yo le reclamé un día que por qué hace así, si la lucha dice que mandar obedeciendo, que sea que las niñas mandan y las mamaces obedecen.  Pero nada, nomás se ríe el muy maldito.  Bueno, mira, pon atención porque te voy a explicar: resulta que no hemos completado el equipo.  ¿Por qué?  Bueno, pues porque no hay disciplina, que sea no entienden la organización de la lucha.  Un rato te dicen que sí entran y otro rato, anda vete, ya agarraron camino por otro lado.  Que por esto, que por lo otro.  Puros pretextos que ponen.  O si no, que por los trabajos de la lucha, dicen.  ¿Qué acaso jugar no es un trabajo de la lucha?  El finado supmarcos decía que el trabajo de los niños es jugar.  Bueno, también decía que estudiar, pero no lo vayas a publicar, ¿eh?  Total, que así no se puede completar el equipo, no hay seriedad, como quien dice.  Pero tú no preocupas, no vas a desesperar que no rápido se completó el equipo, de por sí lo sabemos bien que dilata, pero ya vamos a ser más.  Yo, como ahorita no se puede entrenar y no me dejan que vaya a hollar el muro, que porque está lloviendo y me mojo…  ¿Vas a creer que así dicen?  Si de por sí cuando me baño me mojo.  Yo el otro día le quise echar la plática política a mis mamaces y les dije que no es bueno que me baño porque me mojo, y dicen en la escuela autónoma que no es bueno que las niñas se mojen porque qué tal que se enferman de la tos, ¿ah verdad?

  Entonces mis mamaces nomás se rieron, creo no entendieron la plática política porque ahí nomás, anda vete, al río y que lávate detrás de las orejas, que esto y que lo otro.  Bueno, no te distraigas tú, como te llames, resulta que, como no puedo entrenar ni puedo hollar el muro, entonces me puse a pensar y a pensar.  Y ahí estoy piense y piense.  Pero no tarugadas, sino que de la lucha.  Entonces lo pensé que necesitamos una música para cuando gánemos el partido.  Porque si no hay música, pues no vamos a estar con contento que ganamos, ¿me entiendes?  Qué vas a entender, si nomás estás mirando.  Bueno, te explico.  Mira, las mamaces saben, no sabemos cómo es que hacen, pero saben.  Si tú lo tienes una pregunta difícil, vas con tus mamaces y zás, tras que lo saben la respuesta.  Bueno, pues resulta que mis mamaces me contaron el otro día una como historia.  Que dijo el finado que la lucha necesita de las ciencias y las artes.  Yo no sé qué es ciencias y artes, y entonces ya mis mamaces me explicaron.  Creo que te explico porque seguro tú no lo sabes.  Mira, ciencias y artes no es que haces las cosas como quiera, al aventón, sino que primero lo imaginas cómo va a quedar lo que quieres hacer, ya luego lo estudias cómo vas a hacer y pues ya luego lo haces, pero no nomás así, sino que alegre, con muchos colores y muchas músicas ¿entiendes?  Bueno, entonces lo pensé que imaginé cómo es nuestra música que ganamos el partido.  Pues sí, bien alegre pero no de bailadera, porque es serio ganar un partido, cuantimás si puro bulto tengo de equipo, como el gato-perro aquí presente, que acaso obedece, nomás corre y corre, y como tiene las patas torcidas pues ahora sí que se va de lado.  Entonces la canción pues, tiene que ser alegre, pero seria.  O sea que da gusto, que se pone contento tu corazón.  Entonces pues estoy aquí sentada pensando la música, o sea la tonelada de la canción y ahí nomás llegó mi idea.  Porque estoy escuchando el sonido que hace la lluvia cuando cae, y lo miro que suena diferente según cada charquito.  Entonces lo saqué las ollas de mi mamá y unos botes y cubetas del colectivo de como mujeres que somos, y estoy aquí escuchando cómo se oye cada uno y cómo se oye en colectivo.  Porque no es el mismo como quien dice individual que en colectivo, vieras.  En colectivo es más alegre, se oye bien.  En cambio, en individual, puro lo mismo, aunque lo cambies la cubeta.  Pero si los juntas, ya es otra cosa.  Claro, el asunto es cómo le haces para que juntas y se oye bien alegre.  ¿Entiendes?  O sea que ahí es donde lo metes las ciencias y las artes y sale cabal.  No como el Pedrito que se presume que sabe cantar, pero puras del Pedro Infante sabe.  ¿Acaso sabe de amores?  No, puras de caballos y de borrachos.  Y de balde, porque el Pedrito no toma trago dos veces, o sea que no toma porque es niño y no toma porque es zapatista.  ¿Tú lo crees que vas a conseguir tu marida si le cantas de caballos?  No, nada, nunca jamás.  Y peor si es de borrachos la cantadera.  A mí, viera que me cantan de caballos, de balde, porque yo tengo uno, nomás que está choco, que sea que un ojo mira y el otro no mira.  Bueno, la mera verdad no es mío el caballo, porque acaso tiene dueño.  Nadie sabe de dónde vino, sólo apareció ahí de pronto en el potrero.  Yo rápido como quien dice que lo recluté para el equipo y lo puse de portero, pero como no mira bien pues me tuve que poner yo de defensa.  Bueno, pero si me cantan una de borrachos, pues ahí sí, unos zapes y a volar cuervos que te sacarán los ojos.  Dicen las mamaces que el trago no sirve, que los pone como mensos a los hombres.  Bueno, más mensos pues.  Y luego lo pegan a las mujeres.  Claro, ahora es diferente porque nos defendemos como mujeres que somos.  Yo, como soy defensa zapatista, también me entreno para que los hombres no me molestan cuando ya críe, o sea cuando crezca y ya sea una soltera.  Pero no te distraes, apúntalo en tu cuaderno lo que te expliqué, apúntalo que las ciencias y las artes son muy importantes…”

  En eso, el gato-perro empieza a ladrar y a maullar.  La niña voltea a verlo y le pregunta “¿Ya?”  El gato-perro ronronea y gruñe.  La niña entra apresurada a la champa, justo cuando la lluvia corta su húmeda falda y el cielo se aclara.

  Ya no llueve cuando la niña sale corriendo de la champa con un balón en las manitas.  El gato-perro sale corriendo detrás de ella.

  Mientras se aleja, la niña alcanza a gritar: “Ahí cuando acabes el apunte vienes.  No preocupas si no está cabal el equipo todavía. De repente dilata, pero ya vamos a ser más”.

  El hombre a quien llaman “Doctor Watson”, cierra su sombrilla y extiende la mano para asegurarse de que, en efecto, ha dejado de llover.

  El hombre de la gorra absurda sigue mirando a la niña alejarse.  Luego extrae una lupa de su gabardina y se detiene a analizar cada uno de los trastos ahora mudos, sin lluvia que les saque una canción.

  “Interesante, mi querido Watson, muy interesante.  Creo que valdrá la pena estar una temporada en estos parajes.  La atmósfera es limpia y la niebla no deja de recordarme al Londres de la calle del panadero”, dice el hombre alto y delgado mientras extiende los brazos para mejor aspirar el aire de las montañas del sureste mexicano.

  “¿Estar una temporada, Holmes? ¿Para qué?”, pregunta el otro hombre mientras se sacude unas gotas de lluvia rezagadas, “no creo que seamos de mucha ayuda, aunque esa niña parece que sufre de diarrea verbal, un tranquilizante le haría mucho bien… a quien tenga que escucharla”.

  “No, Watson, no vamos a ayudar a nadie.  Sólo vine para encontrarme con un viejo conocido.  Pero creo que será difícil encontrarlo… al menos con vida”, dice el hombre mientras guarda la lupa, y se echa a andar.

  El otro hombre se apresura a alcanzarlo mientras pregunta “¿Y entonces qué vamos a hacer aquí?, Holmes”

  “Aprender, mi querido Watson, aprender”, dice el hombre mientras saca de nuevo la lupa y se detiene a mirar un insecto.

  Mientras las dos figuras se desdibujan en la niebla, se escuchan a lo lejos ladridos, maullidos, y una risa infantil, una risa como si una canción fuera.

 Entonces, aunque de forma casi imperceptible, el muro se estremece…

Doy fe.

Guau-Miau.

____gatoperro

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

___ladefensazap_endelante

De la Baker Street a las montañas del Sureste Mexicano.

Música “Baker Street”, Gerry Rafferty, con Raphael Ravenscroft en el saxofón. 1978.  Fotografías de Sherlock Holmes y el doctor Watson de la serie “Sherlock”,  serie de televisión británica realizada por la BBC, protagonizada por Benedict Cumberbatch (como Sherlock Holmes), y Martin Freeman (como el Doctor Watson). Coproducida por Hartswood Films y WGBH, la serie fue creada por Steven Moffat y Mark Gatiss. Acompañados por un bordado (primero delineado y luego ya terminado) de l@s insurgent@s zapatistas para el Festival CompArte, 2016, con el Tema “Defensa Zapatista y la Hidra”.  La imagen de la muñequita en el futbolito fue tomada en 2013 por un niño de 9 años que asistió a la escuelita zapatista, vio el futbolito y colocó el muñequito tal como aparece.  Las ilustraciones que aparecen al final del video son del equipo de apoyo CVI, sección “Tercios Compas”.

https://youtu.be/GnaorWzg7aQ

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Bordados y dibujos de insurgent@s del EZLN para el compArte

https://youtu.be/koo0Tw5MHMQ

___bordados-zap
Bordados y dibujos hechos por insurgent@s zapatistas para el Festival compArte.
Música: “Resistencia”, en el álbum LDA V The Lunatics, Los de Abajo.

 

z1b__paliacate-bachajon-2016

fuente: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2016/10/27/calendario-de-continuacion-del-5o-congreso-del-cni-y-del-encuentro-ls-zapatistas-y-las-conciencias-por-la-humanidad/

 

____ladefensazapcreceycrece


About this entry