México: EZLN-CNI 2018, Consulta para enfrentar la tormenta que ya está

__unamensajera-de-la-vozcolectiva

EZLN, CNI, 2018, CONSULTA E INICIATIVA POLÍTICA PARA ENFRENTAR LA TORMENTA QUE YA ESTÁ…

8 Nov 2016
La Voz del Anáhuac
http://sexta-azcapotzalco.blogspot.com
sextaporlalibre@gmail.com

La iniciativa conjunta del CNI y el EZLN ha desatado una polémica. Esta iniciativa está en consulta, está discutiéndose en los pueblos, que son las bases de apoyo zapatistas y los pueblos organizados en el CNI. Aún antes de que se conozca el resultado de la Consulta, las reacciones de la clase política, de los grupos de la izquierda doctrinaria, de parte de algunos grupos libertarios, incluso de algunos exadherentes de la Sexta han sido críticas condenatorias, dogmáticas, sectarias, burlonas, racistas, misóginas, ignorantes de la cosmovisión indígena,  
Todavía está analizándose, discutiéndose, consensuándose la iniciativa política de CNI-EZLN (cuyos resultados se conocerán en diciembre) y ya hay quienes los acusan de dividir a la izquierda, de pretender restarle votos a Morena, de hacerle el juego a la derecha, de ser un invento del salinismo, de convalidar la democracia burguesa, de estar institucionalizándose, de traidores, vendidos, etc., etc..

Hay incluso quienes afirman que “el EZLN no hace nada”, que “es puro pedo”.

“¿El EZLN no hace nada?”

Nada. Solo sigue resistiendo la guerra contrainsurgente desde hace algo más de 22 años.
Nada: Sólo lleva 22 años construyendo autonomía.
Nada: Solo sigue sin rendirse, sin venderse desde 1983, año en que se fundó.
Nada: Sólo se dedicaron a acumular fuerzas en silencio durante los primeros 10 años (1983-1994). Luego vino el alzamiento armado. Nadie más se levantó en armas. Se levantó la sociedad civil pero para pedirles que dieran oportunidad a la palabra, que dialogaran.

Dialogaron, se firmaron acuerdos, que el gobierno no cumplió. Ellos si cumplieron su palabra, por la vía de los hechos: dieron un paso más en la consolidación de su autonomía formando las Juntas de Buen Gobierno.
Pero eso no es noticia.  No hay  balas ni respuesta violenta de su parte. De parte de los paramilitares, policías, ejército federal sí hay ataques, destrucción, hostigamiento.
Ya no se habla de ellos en los medios masivos de desinformación. No salen en la TV, ni en radio, ni en prensa.

El cerco mediático y la mentira son otra forma de contrainsurgencia.
Ya no existen para muchos porque no salen en los medios. Los dan por muertos.
Pero si deciden llevar a consulta una iniciativa política en los pueblos zapatistas y en los pueblos agrupados en el CNI, entonces sí todo mundo se cuelga de las lámparas, ponen el grito en el cielo, los acusan de todo lo que se les ocurre…

Hacen que retiemble la tierra…. Nada más, nada menos.
Han anunciado que están dispuestos a buscar otros caminos para frenar la ofensiva de exterminio de los pueblos indígenas que se pretende para imponer todo tipo de megaproyectos extractivistas: minas a cielo abierto, fractura hidráulica para explotar gas y petróleo, parques eólicos, carreteras, aeropuertos, presas hidroeléctricas, privatización de playas, bosques, ríos, montañas, selvas, vientos, todo, absolutamente todo lo explotable del territorio mexicano, parte del cual habitan ancestralmente los pueblos indígenas y no indígenas, también las ciudades con proyectos gentrificadores, desplazando forzadamente a los habitantes de barrios pobres para implantar megaproyectos inmobiliarios, comerciales, hoteleros.

Megaproyectos de destrucción, despojo y muerte. Talando bosques milenarios, agotando mantos freáticos, matando flora y fauna, sepultando tierras agrícolas, contaminando tierra, agua y aire, sembrando transgénicos, utilizando pesticidas tóxicos, corrompiendo el medio ambiente, provocando enfermedades mortales, destruyendo tejidos sociales, culturas, historias, dividiendo pueblos, cooptando o eliminando a defensores de la tierra, el agua, el aire, la naturaleza. Todo esto sucede en la mayor parte del territorio nacional. Atenco, Istmo de Tehuantepec, Wirikuta, territorio Yaqui, Xochicuautla, Tlanixco, Amilcingo, Selva Lacandona, Chimalapas, Sierra Taraumara, Meseta Purépecha, Temacapulín, La Parota, Montaña de Guerrero, Mar de Cortés, ríos de Veracruz, etc..

En muchas de estas partes hay resistencia, algunas partes se han organizado con el Congreso Nacional Indígena, otros caminan aparte, unos van solos todavía, muchos buscan apoyo recíproco con otros pueblos en resistencia.
Pero también hay territorios controlados por el crimen organizado en abierta colusión con los gobiernos municipales, estatales y federal. Han implantado una guerra de terror contra la población mediante el secuestro, la extorsión, la desaparición forzada de mujeres, jóvenes, niños. Esto ha obligado a los pueblos a autodefenderse, pues es evidente la simbiosis narco-gobierno, más evidentemente en Michoacán y Guerrero, pero no sólo.

El ejemplo de la lucha de las madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde 26-27 de septiembre de 2014, ha animado a buena parte de los familiares de las decenas de miles de desaparecidos desde que Calderón inició su falsa “guerra contra el crimen organizado” y que continúa Peña Nieto, a buscar la unidad para luchar juntos por la presentación con vida de las víctimas. Y también en esta sintonía se ve necesario articular la unidad de los familiares de los desaparecidos de la guerra de exterminio (la mal llamada “guerra sucia”) de las décadas de los 60’s, 70’s y parte de los 80’s que siguen luchando por verdad y justicia.
Y después de haber hecho un análisis de esta guerra de exterminio en el V Congreso del CNI, con la participación en él del EZLN, surge así la propuesta que plantea una lucha de los pueblos indígenas y no indígenas, del campo y de las ciudades, y se decide así llevar esta propuesta a consulta en los pueblos que conforman el CNI, incluidas las bases de apoyo zapatistas.

Esta es la práctica para la toma de decisiones por parte del EZLN. Así se decidió el inicio del levantamiento armado de 1994. Así se consultó ir o no al diálogo. Así se discutieron en las asambleas comunitarias las propuestas gubernamentales de los diálogos de San Andrés. Así se han decidido cada una de las iniciativas zapatistas, las que exigieron el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés y la que ante el incumplimiento de estos decidió formar las Juntas de Buen Gobierno. Así ahora se discute la incomprendida iniciativa política CNI-EZLN, tan despreciada, rechazada, condenada por quienes de por sí están en el juego electoral del sistema.

Por eso retemblaron ante el anuncio del CNI-EZLN. Les espanta que una mujer indígena, delegada del CNI, sea candidata independiente ante el proceso electoral de 2018. No entienden qué implica formar un Concejo Indígena de Gobierno, leen la consulta indígena a la luz de su experiencia en los cabildeos, alianzas, cochupos y dedazos que se acostumbran en su vida partidista. Por eso temen que una candidatura indígena les reste votos. Se abrogan el derecho de convertirse en el monopolio de la “oposición de izquierda”.

No leyeron, no comprenden lo que significa el “no luchamos por el poder”, ni lo que implica entrar al escenario político nacional con sus prácticas de democracia directa, de mandar obedeciendo, de autonomía, de ir como pueblos sin partidos, es decir, por fuera de las reglas del juego impuestas por el Estado. Construir desde abajo una posible candidatura indígena en base a las prácticas autonómicas y de libre determinación rompe con los esquemas oficiales. Para nada son pasos hacia su institucionalización. Ni es hacerle el juego a la derecha. En el espectro pluripartidista oficial desde el PRI y el PAN, hasta Morena (pasando por todos y cada uno de los partidos políticos registrados y los que surjan), no hay izquierda, ninguno se plantea dar una lucha anticapitalista, antineoliberal, antisistémica. Todos, incluido Morena, están al servicio del capital. Analizar de manera concreta cómo gobierna cada uno de los partidos una vez que asume el poder en cualquiera de sus niveles así lo demuestra, más allá de sus promesas electorales y discursos.

Por una parte habrá que esperar a saber el resultado de la consulta en curso y de lo que el CNI decida en la Asamblea Permanente a llevarse a cabo en diciembre.

Y por otra parte, prepararse cada quien desde su pueblo, ejido, barrio, comunidad, centro de trabajo o de estudio, desde su organización, colectivo o individualidad para, si está de acuerdo, determinar si se suma o no, si acompaña los pasos que se deriven de la consulta a los pueblos indígenas o sigue su propio camino. Porque aunque quienes no somos parte del CNI ni del EZLN no estamos siendo consultados, si estamos incluidos en la convocatoria, pues el llamado es a pueblos indígenas y no indígenas, en el campo y en la ciudad.

El llamado es a caminar juntos para detener la tormenta que a todas y todos nos destruye, nos despoja, nos saquea, nos reprime, nos humilla en todo el territorio nacional, a que todas y todos seamos parte de una lucha de liberación nacional por fuera de los partidos políticos, utilizando el tiempo electoral para poner sobre la mesa la agenda de problemas que nos impactan abajo a quienes somos parte del pueblo trabajador: obreros, campesinos, estudiantes, profesores, comerciantes, artesanos, amas de casa, desempleados; hombres, mujeres, diversidad sexual, de diferentes colores de piel y lenguas, de todos los oficios y creencias. El universo humano que habita estas tierras y el que ha migrado en busca de oportunidades para vivir dignamente en otras tierras.

 

__2016_va-y-va_redlatinasfront_162kb

 

 

fuente: http://sexta-azcapotzalco.blogspot.com/2016/11/ezln-cni-2018-consulta-e-iniciativa.html

 

 

 

 

 

 

 

____mex_lavoz_deanahuac2016


About this entry