México: El día que el zapatismo volvió a proponer cambiar el mundo

_______zap-caracol

El día que el zapatismo volvió a proponer cambiar el mundo

A propuesta del EZLN se aprobó durante el quinto Congreso Nacional Indígena (CNI) una consulta a los pueblos originarios para la creación de un Consejo Indígena de Gobierno y una candidata indígena independiente a las elecciones presidenciales mexicanas de 2018.

Por Marta Z., San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México) para Periódico Diagonal

__2016_va-y-va_redlatinasfront_162kb

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional lo ha vuelto a hacer. Decidió que es hora de que el Congreso Nacional Indígena (CNI) vaya delante y las zapatistas detrás. Durante el quinto CNI lanzó una propuesta “absurda” (en palabras del Subcomandante Galeano), de tan extraña que empieza a parecer posible: la creación de un Consejo Indígena de Gobierno que desde lo colectivo apoye a una mujer “que hable y haya nacido indígena” como candidata independiente a las elecciones nacionales de 2018. Como ya pasó en enero de 1994 con el levantameinto armado, el EZLN volvió a sacudir el país y el mundo de su adormilamiento desde las raíces de la tierra que son los pueblos indígenas.

Reunidos en el veinte aniversario del CNI en el Cideci-Unitierra de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), se acordó mantener en asamblea permanente el congreso debido a la importancia del tema a tratar. El primer día del congreso, el pasado lunes 11 de octubre, en sesión plenaria cerrada, se consensuaron las líneas principales de la propuesta traída por la delegación zapatista a este quinto CNI. La idea es fortalecer el proceso organizativo, potenciar la fuerza política del Congreso, articular con otros sectores del pueblo pobre, volver a retomar las luchas de los pueblos como sector central de la política nacional.

Una propuesta que aún ha de bajarse a consulta en los pueblos, que habrá que discutir, pero que tiene como objetivo dejar de pensar en los dolores que tiene la resistencia y pasar a pensar “en la posibilidad de la ofensiva”. Parte de la realidad que se lleva analizando desde el encuentro del Pensamiento Crítico frente a la hidra capitalista (2015) es que “nos están matando”, “si no ganamos vamos a morir”… eran algunas de las voces que iban resonando en el auditorio recogiendo las experiencias del ataque frontal y descarnado del Estado y las transnacionales. Así lo decía también el portavoz del EZLN, el Sub.Moisés, en las palabras de inauguración del congreso: “HOY NO NOS QUEDA DE OTRA, más que fajarnos en organizarnos nosotros mismos los pueblos originarios del campo y de la ciudad… ya no tenemos dónde refugiarnos”.

 ___0_o-4-copia

Así se sentía en las cuatro mesas donde se debatió sobre despojo, represión, rebeldías, resistencias, balance y propuestas para fortalecer la estructura autónoma de coordinación de pueblos originarios mexicanos que cumplía en esta ocasión veinte años. Congreso Nacional Indígena que el mismo EZLN impulsará tras la traición del gobierno mexicano a las negociaciones en 1995-1996. “Llegó el momento de atacar y darle al sistema donde más le duele: en la clase política” de un país profundamente clasista y racista a la que sólo le queda la dominación neoliberal frente a los principios del zapatismo y el CNI: convencer y no vencer, proponer y no imponer, bajar y no subir, representar y no suplantar, obedecer y no mandar, construir y no destruir, servir y no servirse, enlazar y no aislar.

Convencer y no vencer

Una parte importante de la propuesta está en saber transmitirla. Para ello se acordaron diversas formas de apoyo en para poner bien las palabras, para que no sea una “propuesta para tumbar un gobierno, sino para que se vayan todos”. Se insistía desde la coordinación provisional del CNI en que “no es planteamiento electoral, ni electorero”. Y cabe recordar que los pueblos indígenas organizados tienen en su práctica cotidiana la asamblea, la gestión comunitaria de los recursos, y la asunción de voces colectivas y conectadas con el entorno y sus antepasados. Un sujeto político muy distinto al de la sociedad civil.

También desde esa realidad no se plantea interés en candidatos regionales o municipales, sino más bien iniciar un proceso de consulta en las bases que pueda disparar la imaginación, los vínculos y los caminos posibles al interior de las organizaciones de pueblos originarios: “que agriete y no apuntale el sistema”. “Tal vez se acuerde que sí y empieza la recogida de firmas. Una vez con las firmas van a ver que la fuerza la tienen en el corazón y ya no le va a importar si el/la candidato o no, sino van a ver lo que creció en ese proceso”, comentaba el Sub.Galeano en un emotivo discurso que sirvió para aclarar rumores y disipar malentendidos en esta propuesta que no obvia los procesos de autonomía que se vienen construyendo, sino que les da otra herramienta de lucha.

No electoral, no electorero

La intención, se explicitó, no es el poder; lo que se busca es precisamente destruir el poder. En palabras de un compañero delegado del Estado costero de Veracruz: “Ya no queremos decidir por los otros, y tampoco que decidan por nosotros. No queremos el poder, sino poder hacer, que sean nuestras asambleas las que gobiernen”. Así se explicita en el documento resolutivo del quinto congreso que recupera como título uno de los versos del himno nacional mexicano, reafirmando que la propuesta no es sólo para los pueblos indígenas, sino para todas: “Ratificamos que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir, en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos”.

La propuesta a formar un consejo indígena de gobierno sería algo que no se capitalice en un individuo, sino en una estructura organizativa, una fuerza política anticapitalista, abajo y a la izquierda. Otra política, no una fuerza política más, no un partido: una idea de subversión capaz de “voltear todo de cabeza”. Otra vez.

____2016_va-y-va-y-vuelve_redlatinasfrontLa hora de los pueblos

“Cuesta creer que llegó nuestra hora, creíamos que iba a ser en otra vida, pues nos tocó ahora. Los zapatistas fueron tan generosos que nos mostraron un símbolo, una mujer de nosotros, una mujer del CNI en medio de los milicianos (en Oventik, durante la celebración del 12 de octubre), viéndonos ahí de frente.. si había alguna duda pues se disipó. Pues ya estamos”. Fue el sentir expresado por un delegado de la mixteca poblana en un clima de confusión que fue creciendo hacia el optimismo de quienes sienten la posibilidad de cambiar el sistema.

Los pueblos pobres e índigenas –en la idea de la (teología de la) liberación tan importante en estas latitudes– son los portadores de un mundo nuevo que pone a las víctimas en el centro. De ahí nace en parte esta propuesta, “nada habrá para nosotros de lo que queremos y lo que necesitamos, en los partidos que ya hay, ni en los dizque nuevos que vendrán, porque son los mismos”, comentaba el subcomandante Moisés en un auditorio abarrotado en el que se contaron más de mil asistentes durante los cinco días de congreso. Y afirmó ante el silencio y la emoción de quien siente nacer –otra vez– algo que puede remover el cielo sin tener que tomarlo por asalto.

Ahora es la hora del Congreso Nacional Indígena.
Que a su paso retiemble en su centro la tierra.
Que en su sueño se derrote el cinismo y la apatía.
Que en su palabra se levante la de quien no tiene voz.
Que en su mirada se ilumine la oscuridad.
Que en su oído encuentre casa el dolor de quien se piensa solo.
Que en su corazón encuentre consuelo y esperanza la desesperación.
Que con su desafío se asombre de nuevo el mundo…

Subcomandante Moisés, Palabras de la CGRI- EZLN en la apertura del quinto Congreso Nacional Indígena.

fuente:  http://www.lavaca.org/notas/el-dia-que-el-zapatismo-volvio-a-proponer-cambiar-el-mundo/

________2016laconsultava_


About this entry