CErdoğan: engordado con las inmundicias europeas

CErdoğan: porque se lo permitimos

Estos días ha sido noticia el gobierno de CErdoğan (¿o debiera decir régimen? Que es el truco periodístico para desprestigiar a un gobierno cuando les interesa, las palabras no son neutras) por el pulso mantenido con Holanda y Alemania, que temen el contagio del renacido nacionalismo neo-otomano inestabilice a sus comunidades de origen turco y kurdo. El uso que el gobierno turco hace de los refugiados como arma de presión, ahora contengo, ahora abro la espita, es absolutamente indigno. Las noticias del trato dispensado en los campamentos de refugiados, e incluso de las acusaciones de que los hospitales turcos son la primera pieza en la red de tráfico de órganos que extrae su materia prima precisamente de la confusión en su frontera sur (recogido incluso por la enviada especial de El País).

Cada vez son más evidentes las formas autoritarias de un gobierno que, cada vez es más evidente, confunde los intereses partidistas con los intereses del Estado (leanse las airadas respuestas al veto holandés a la campaña electoral de sus ministros). El AKP de CErdoğan le ha declarado la guerra a toda la Turquía que no se somete. No ya al PKK kurdo, socialista e independentista, sino a los socialdemócratas del HDP o a los islamistas conservadores de Gülen: todo lo que no esté en la órbita de CErdoğan es susceptible de ser acusado de terrorismo por un sistema judicial tan independiente como una mascota frente una escudilla llena de pienso para perros (y debería sonarnos familiar la melodía, y avergonzarnos).

Lo divertido es que ha habido periodistas que han sido acusados de pertenecer, a la vez, al PKK y al movimiento Gülenista, que viene a ser como si la Audiencia Nazional acusase a alguien de pertenecer simultáneamente a ETA y a los GAL. Donde entra el fanatismo nacionalista o religioso, y en Turquía se están expandiendo ambos de la mano, queda en suspenso la razón, la verdad y la justicia.

Las purgas han afectado a decenas de miles de profesores, militares, jueces, que han perdido su trabajo o han sido encarcelados por razón de su afinidad política. En las cárceles turcas hay miles de presos políticos, y aún Rivera no ha ido a besuquear niños, a pesar de que le queda mucho más cerca Istambul que Caracas.

En el Kurdistán dentro de las fronteras turcas, entraron a sangre y fuego, tanto con el ejército regular como con grupos paramilitares islamistas, creando el terror en la población (práctica de la violencia con fines políticos, la definición de terrorismo, en este caso terrorismo de Estado para desarbolar el movimiento independentista kurdo). Esta política de limpieza étnica en el sudeste del Estado, asesinato de la resistencia y turquificación del resto, ha sido contrastada hasta por un informe de la ONU (tan cauta siempre con los poderosos, llamativa siendo un miembro de la OTAN), que documenta los crímenes.

Lo que está pasando en Turquía, la deriva autoritaria y teocrática del otrora país más avanzado, civilizado y democrático del mundo islámico, ocurre porque se lo permitimos. Estamos permitiendo que una nueva dictadura se forje a las puertas de Europa, teniendo un arma incruenta para detener la deriva autoritaria del gobierno de Ankara. Todo eso podría acabar con la sola amenaza de retirarles el estatus de socio preferencial, lo cual implicaría volver a las barreras arancelarias de cualquier otro Estado. Esto significaría que las inversiones extranjeras (automóviles, electrodomésticos…) se trasladarían de nuevo dentro de las fronteras de la UE (probablemente acabarían recalando en los socios de la Europa del Este, y quizá algo nos tocase de rebote).

De hecho, los aranceles a las importaciones podrían incluir inclusive el gas, dando al traste la pretensión del gobierno turco de convertirse en el gran nodo (hub) que recibe el gas ruso, persa y árabe para dirigirlo a Europa. Realmente, el valor geoestratégico de Turquía, con el que está jugando CErdoğan, proviene de su condición de bisagra entre Rusia y el bloque OTAN. CErdoğan está flirteando entre uno y otro, para concitar la atención; es despreciado por ambos bandos, pero ninguno quiere que esa pieza se la lleve el otro. Una normalización de relaciones entre el bloque ruso y el bloque OTAN terminaría con ese juego, convirtiendo a Turquía en prácticamente irrelevante. ¿Os acordáis del tema del sistema de gasoductos ruso? Turquía se convierte en relevante por el obstáculo que supone Ucrania al paso del gas ruso a Europa. Un conflicto generado clarísimamente por occidente (especialmente, por USA que sería la primera beneficiada, al convertirse Europa en su principal cliente de LNG), que dio alas al Maidan y al Pravy Sektor. E igualmente, vetó el South Stream para que no pudiera emerger en Bulgaria, lo cual el gobierno búlgaro aceptó a regañadientes (ya que Alemania sí que recibe una conexión directa vía el Mar del Norte, que aún por encima se está ampliando, el Nord Stream I y II). Si todos estos intentos por boikotear la conexión del Sudeste europeo con el productor ruso cesan, Turquía se convierte en irrelevante. Incluso el gas iraní podría llegar a Europa por el South Stream, en vez de por el Bósforo (sería del todo lógico, ya que el campeón chií mantiene muchas mejores relaciones con Moskvá que con Ankara).

CErdoğan satisface sus ambiciones autoritarias islamistas porque la UE se lo permite. Basta con la amenaza de retirarle la condición de “relación reforzada” y las ventajas aduaneras que esto supone, ligando la devolución de esta prerrogativa al retorno al camino de democratización y respeto de los Derechos Humanos y un sistema de derecho que se ha demostrado como una ficción burlesca, que fue precisamente por el que se le concedieron. Toda vez que han desaparecido las razones por las que se firmó esa cooperación reforzada, deben desaparecer también los beneficios. Para que sea creíble, la zanahoria debe estar ligada al camino de la democratización. Si hay recompensa incondicional, no se consigue nada.

Sólo con este arma, podríamos detener esta deriva autoritaria. Las pulsiones autoritarias e imperialistas del gobierno han metido a la economía turca en un atolladero (aunque el gobierno siempre encuentra explicación en las conjuras de los enemigos de Turquía para explicar sus errores). El PIB, tras décadas subiendo a buen ritmo, ha caído un 2,7%. El desempleo crece y una inflación bastante más alta de lo debido (10%), debida a una continua depreciación de la lira, empobrece a los asalariados (los que no pueden trasladar el incremento a sus ingresos). La economía turca presenta, desde hace muchos años, un abultado déficit por cuenta corriente (4,5% del PIB el año pasado) que, evidentemente, necesita financiar con el exterior. Sin embargo, la inversión extranjera ha huido en estampida, y los costes de refinanciarla se han disparado con su belicismo y quiebra del Estado de Derecho (la deuda pública a 10 años está al 10,81%, que realmente no es tanto pensando en términos reales, descontada la inflación, pero es un claro indicador de un Estado fallido).

Sencillamente, en este momento el gobierno turco no se puede permitir el mazazo para su economía que supondría el restablecimiento de aranceles con la UE. Toda esa fanfarronería machista no es más que un farol, tenemos la mano ganadora para frenar en seco sus aspiraciones autoritarias. Increíblemente, la UE es incapaz de jugar la partida (ni ésta, ni ninguna otra en el tablero geopolítico) y sigue tolerando los exabruptos y gruñidos de semejante animal de bellota.

La Unión Europea debería luchar por la democracia en Turquía, se lo debemos a esa otra mitad de Turquía que sí que desea seguir avanzando en el camino de la civilización, quitándose de encima la losa de despotismo y superstición. Tan arraigada, por otra parte, en la historia turca como en la española, insisto en no caer en la complacencia pues las mismas tendencias reaccionarias del AKP, son las del PP sólo que expresadas en menor grado, represión policial de la disidencia, manipulación de la justicia, identificación del Estado con el partido, traslación de las normas de la religión semita al ordenamiento jurídico, criminalización de los movimientos independentistas…

Pero aunque sólo sea por conveniencia, es un peligro que un Estado tan potente como Turquía, con medio pie al otro lado de los Dardanelos, caiga en manos del islamismo (que será una religión de paz y amor, pero su expresión política es invariablemente involucionista y ultrarreaccionaria en todos los Estados donde se desarrolla, teniendo como primer punto de gobierno el de liquidar las fuerzas políticas y sociales de signo progresista). Si hubiese vida inteligente en Europa, especialmente en una izquierda completamente desnortada, deberíamos mostrar más solidaridad con los compañeros de la izquierda turca, que está siendo laminada por el “islamismo moderado” del AKP (y sus aliados ultranacionalistas del AHP y sus paramilitares, los Lobos Grises).

fuente:  https://esmola.wordpress.com/2017/03/18/cerdogan-porque-se-lo-permitimos/

Anuncios

About this entry