Italia: Ha fallecido Nanni Balestrini, Ciao Compagno!

El escritor italiano Nanni Balestrini falleció ayer lunes a los 83 años en Roma. El artista radical, poeta y novelista fue reconocido por sus obras revolucionarias.

El Fondo de Cultura Económica (FCE) lamentó la muerte de Balestrini, quienes recordaron que esta tragedia ocurrió cuando están por publicar dos de sus libros: una antología de su poesía, traducida por Juan Carlos Reche Cala y “Los furiosos”, un análisis de la violencia deportiva en Europa, especialmente de los hinchas del AC Milan.

DeriveApprodi, una de las editoriales italianas que recientemente publicó parte de sus obras compartió en su página de Facebook que se trata de una “desaparición insalvable”: “Con tristeza y dolor informamos que la desaparición de Nanni Balestrini es una desaparición, no sólo para nosotros, es insalvable”.

Nanni Balestrini nació el 2 de julio de 1935 en Milán, Italia. Durante gran parte de su carrera escribió en la revista Il Verri, y fue fundador y co-director de la extinta revista “Alfabeta2”; fue uno de los escritores italianos aparecidos en la antología I Novissimi (1961). Durante la década de 1960, el grupo fue creciendo convirtiéndose en Gruppo 63, siendo Balestrini el editor de sus publicaciones.

Balestrini fue una figura clave de la literaria italiana Neoavanguardia y parte del movimiento izquierdista Autonomia Operaia a finales de los años 60 y 70. Impartió la política explosiva de esa era a través de procesos de collage y recorte centrados y hechos con lenguaje colectivo.

Su obra más famosa, “Lo queremos todo”, es una investigación sobre el movimiento sindical que se generó durante la década de los años 70, con múltiples entrevistas a los obreros de Fiat, a partir de un recurso narrativo que se expresa en una voz que representa lo colectivo.

fuente: https://pulsoslp.com.mx/cultura/fallece-el-escritor-italiano-nanni-balestrini/938029

___Ciao Nanni

 

Nanni Balestrini (1935-2019)

«Una actitud fundamental del hacer poesía deviene entonces el “incordiar” las palabras, el tenderles una emboscada mientras se enlazan en periodos, el imponer violencia a las estructuras del lenguaje, el empujar hasta los límites de la ruptura todas sus propiedades. Se trata de una actitud dirigida a solicitar estas propiedades, las cargas intrínsecas y extrínsecas del lenguaje, y a provocar esos nudos y esos encuentros inéditos y desconcertantes que pueden hacer de la poesía una verdadera fusta para el cerebro del lector, que cotidianamente se mueve a tientas inmerso hasta la frente en el lugar común y en la repetición.

Así pues, una poesía como oposición. Oposición al dogma y al conformismo que amenaza nuestro camino, que solidifica las huellas dejadas a la espalda, que nos aprieta los pies, intentando inmovilizar los pasos. Hoy más que nunca esta es la razón del escribir poesía. Hoy, de hecho, el muro contra el que arrojamos nuestras obras rechaza el choque, blando y maleable se entreabre sin resistir a los golpes ―sino para engatusarlos y absorberlos, y a menudo consigue retenerlos e incorporarlos. Es necesario por ello ser mucho más astutos, más dúctiles y más hábiles, en ciertos casos más despiadados, y tener presente que una violencia directa es del todo ineficaz en una edad tapizada con viscosas arenas movedizas.

Es en una época tan inédita, imprevisible y contradictoria, cuando la poesía deberá ser más que nunca vigilante y profunda, sumisa y en movimiento. No deberá tratar de encarcelar, sino de seguir las cosas, deberá evitar fosilizarse en los dogmas y ser en cambio ambigua y absurda, abierta a una pluralidad de significados y ajena a las conclusiones para revelar mediante una extrema adherencia lo esquivo y lo mutable de la vida.»

(1960, traducción de Nacho Duque García).

https://alexandroroque.blogspot.com/2019/05/nanni-balestrini-1935-2019.html

 

Carbonia

Carbonia es una historia de lucha a la luz de las lámparas y a la sombra del carbón, es la historia de un minero y de la rabia que le une a sus compañeros. Un cuento que comienza en los barcos atacados por los bombarderos estadounidenses durante la segunda guerra mundial y continúa en los campos de trabajo de la Alemania nazi donde marcan los días y las horas las ganas de sobrevivir, la vergüenza del mal, la decisión de resistir.

Los años del retorno son la época de la reconstrucción, de los viajes que se hacen o sueñan persiguiendo el espejismo de condiciones de trabajo mejores, de Australia y Cerdeña, islas de la injusticia. En las minas de Carbonia la guerra se combate en galerías, pozos, cintas que transportan carbón y vidas humanas, y los obreros en las trincheras defienden el trabajo, la casa, se defienden ellos mismos.

«cuando la policía llega para los deshaucios la cuestión es ir todos a una y organizarse bien que cuando lleguen los policías para echarnos no puedan ni siquiera subir por la escalera esto es lo primordial cueste lo que cueste porque si no el resto no sirve para nada porque es inútil que uno se meta en la lucha como si fuera un juego porque la lucha es algo serio la lucha es algo violento lo digo y lo repito una vez más lucha quiere decir guerra hasta la última gota de sangre quiere decir provocar la pelea no tener miedo porque si no todo es inútil está claro y esto es lo que todo el mundo debe tener siempre bien claro porque por ejemplo aquí ahora en esta lucha por la vivienda nosotros sabemos que estamos cometiendo un acto contra las instituciones del estado las instituciones que ellos se ha montado para ir en contra de los trabajadores estamos cometiendo un acto contra las leyes que esos cerdos han ideado para explotarnos cada vez más y nosotros nos hemos unido contra ellos para acabar de una vez con estos abusos porque ya estamos hartos de trabajar como bestias por cuatro duros para enriquecer cada vez más a unos cuantos miles de personas estamos hartos de que nos manden a morir en sus obras en su fábricas y en sus guerras estamos hartos de que nos hagan correr toda la vida de aquí para allá prisioneros en todos estos guetos estos campo de exterminio siempre prisioneros de sus trabajos de mierda […]

porque no hay nada que hacer este es el único sistema siempre ha sido así esta es la experiencia que me han enseñado todas las luchas durante toda mi vida en todos estos años porque ellos no están para nada dispuestos a devolvernos así tranquilamente todo lo que nos roban día a día desde siempre no están para nada dispuestos a devolvérnoslo por nuestra cara bonita y tampoco se puede pensar en ponerse de acuerdo aquí se trata de nosotros o de ellos es decir se trata de quién gana y quién pierde es como siempre cuando hay una guerra vence el que la lucha más duramente el que la lucha hasta el final el que la lucha con todos los medios nosotros luchas hemos perdido muchas y aún perderemos otras pero también hemos ganado algunas y continuaremos siempre luchando porque somos nosotros quienes al final tenemos que ganar»

Carbonia, de Nanni Balestrini (Dirección única)
https://www.traficantes.net/libros/carbonia
https://www.traficantes.net/boletin/n%C2%BA-35-noviembre-2018

 

_______Los Invisibles_poster_88

Los invisibles

[…] Y en aquel contexto comenzó a circular la referencia misteriosa de aquella novela de unos jóvenes que ocupaban casas, que constituían, sin la ayuda de nadie, colectivos autónomos, que se reapropiaban colectivamente de la riqueza colándose en los cines, reduciéndose las facturas de la luz y el agua e imponiendo a los caseros un «alquiler justo». Que combatían la extensión del trabajo ilegal y precario mediante las rondas proletarias, ejerciendo un contrapoder directo allí donde ninguna legalidad, tampoco la de los sindicatos, tenía la menor intención de imponerse. Que vivían la liberación aquí y ahora, expresando los grados de libertad y goce colectivos de los que eran capaces en cada momento, comunicándolos al resto de la ciudad. Luego aquellos jóvenes se veían arrastrados por la espiral de la represión y el asesinato de Estado, de la respuesta armada y el terrorismo. La novela terminaba con el naufragio completo de aquella breve e intensísima experiencia, con buena parte de sus protagonistas muertos, encarcelados o presa de la heroína y de la locura, pero también del arrepentimiento y de la catástrofe ética, que ha sido uno de los rasgos más inquietantes de la vicisitud de la llamada «generación del `77». […] De la introducción a «Los Invisibles», por Raúl Sánchez Cedillo

https://www.traficantes.net/libros/los-invisibles

Los Invisibles. Nanni Balestrini

libro completo:
https://docplayer.es/378817-Los-invisibles-nanni-balestrini.html

 

Imagen de cubierta: LO QUEREMOS TODO

¡Lo queremos todo!. porque no queremos pasar la mitad de nuestra vida en la fábrica. Porque el trabajo es nocivo. Porque queremos tener más tiempo para organizarnos politicamente. Porque queremos llevar la lucha contra el patrón. Porque queremos quedarnos en casa sin perder el salario cuando no podemos trabajar. […] porque somos nosotros los proletarios del sur nosotros los obreros masa esta enorme masa de obreros los ciento cincuenta mil trabajadores de la Fiat los que hemos construido el desarrollo del capital y de su Estado. Porque somos nosotros los que hemos creado toda esta riqueza y de la que no nos dejan más que la migajas. Porque hemos creado toda esta riqueza dejándonos la vida en el trabajo o muriéndonos de hambre en el sur. Pero ahora que somos la gran mayoría del proletariado ya no tenemos ganas de trabajar y de dejarnos la vida en el progreso del capital y de su Estado. Estamos hartos de mantener a todos estos cerdos.

LO QUEREMOS TODO

BALESTRINI, NANNI

https://www.traficantes.net/libros/lo-queremos-todo

Imagen de cubierta: EL MOVIMIENTO DEL 77

El movimiento del `77 italiano fue el episodio más intenso de la larga década de creación política y existencial que barrió Europa desde el año 1968. Extrañamente ocultado, prácticamente desconocido más allá de los círculos de iniciados, fue sin embargo la primera estación de la secuencia de experimentación social y política que llega a nuestros días. El `77 fue, en efecto, el movimiento de los centros sociales okupados, las radios libres, los fanzines, el rechazo al trabajo…

 

 

enlaces relacionados:

https://www.traficantes.net/autorxs/balestrini-nanni

http://es.wikipedia.nym.by/wiki/Nanni_Balestrini

https://www.jornada.com.mx/ultimas/2019/05/21/murio-nanni-balestrini-20182018agitador-cultural20192019-del-siglo-xx-italiano-3693.html

2016
https://www.eldiario.es/catalunya/barcelona/Ballestrinni_0_515848571.html

https://www.elsaltodiario.com/obituario/nanni-ballestrini-ha-fallecido-se-ha-ido-se-ne-andatto

https://www.elimparcial.com/estilos/Fallece-el-escritor-italiano-Nanni-Balestrini-20190521-0032.html

http://www.losoficiosterrestres.com/libro/la-violencia-ilustrada_11914

https://www.ibs.it/libri/editori/DeriveApprodi

https://globorapido.blogspot.com/2019/05/en-el-panfleto-al-dia-siguiente-frente.html

Mèxico: -Video entrevista- “Queremos todo” 

 

Nanni Balestrini, trovador de la historia obrera de los ’70

“En mis novelas el personaje es una voz que cuenta una historia colectiva”

Giuseppe Maio y Fernán Chalmeta

Diagonal, nº 47, 1 de febrero de 2007
Traducción: Maria Grazia Macchia

De los ‘años de plomo’ italianos sólo se recuerda la tragedia y el dolor. Pocas voces han sido capaces de rasgar ese velo para recordar dos décadas de conflicto social, creatividad, alegría y libertad. Una de ellas es la de Nanni Balestrini (Milán, 1935), perteneciente a la generación de militantes que fue protagonista de esa época. Poeta, novelista, guionista, dramaturgo, ensayista, agitador y artista plástico, dos de sus relatos y un recopilatorio de poesía acaban de ser publicados en castellano.

Diagonal: Has formado parte de grupos de vanguardias poéticas y políticas. ¿Qué te aportaron ambas experiencias?

Nanni Balestrini: El Grupo ‘63 reunió a jóvenes escritores pertenecientes a una generación que tenía la necesidad de dar un nuevo rumbo a la literatura italiana, que se había vuelto asfixiante tras el fascismo y la postguerra. Poder Obrero y, más en general, el movimiento que empezó en el ‘68, fue el intento de transformar una sociedad bloqueada por viejos esquemas. Dos experiencias que han dejado una huella duradera en nuestro país, y que, habiéndolas vivido, forman parte de mi biografía intelectual, y han influido notablemente en mi trabajo literario y artístico, tanto en el plano teórico como en el formal.

Sin embargo, entre vanguardia política y cultural, no creo que existan relaciones determinadas y directas, sino que se filtran a través de las personalidades individuales y pueden configurarse de formas muy distintas. Una de las razones centrales del Grupo ‘63 ha sido el rechazo de la implicación del intelectual, sometida directamente a una ideología política, que producía resultados desastrosos. Pienso que cada artista se implica en lo que crea, las modalidades son diferentes, pero lo que importa es la calidad del resultado artístico mediante el que una obra llega a ofrecer una nueva óptica sobre la realidad, una nueva visión del mundo, y en ese sentido es revolucionaria.

D.: Vanguardia y experimentación son las dos características del Grupo ‘63. Ambas son provocaciones.

N.B.: Desde siempre las artes y la literatura dan una imagen de su propio tiempo que resulta provocadora para la sociedad, porque anticipa y pone en crisis la imagen común. El trabajo del artista es dar forma a una nueva óptica sobre la realidad en transformación.

No obstante, la utilidad social y política de una obra puede ser importante para un artista o un escritor, pero no es lo que determina su calidad, que reside únicamente en la realización formal. La obra de arte ofrece emociones estéticas, no propaganda ideológica, que tiene a su disposición otros instrumentos.

D.: Eres un gran innovador, por ejemplo, en las formas. Tus novelas desconciertan, entre otras cosas, por los juegos con la puntuación.

N.B.: En mis novelas el personaje colectivo es una voz que cuenta una historia colectiva, por lo que la elección del lenguaje oral ha sido una necesidad. Para reproducir en la página -en la escritura- el sentido de la oralidad he utilizado un procedimiento que confía en la respiración en vez de en la puntuación, que normalmente organiza la sintaxis de la escritura, el flujo del lenguaje.

La oralidad no sigue la sintaxis de la escritura, tiende a rebelarse contra ella cuando quiere expresarse en su más alto grado a través de la fisicidad de las palabras. Y rebelarse frente a las reglas tradicionales que aprisionan las palabras podría remitir a rebelarse contra las reglas que aprisionan a los individuos, contra las que rebelarse es justo.

Contrariamente a lo que se podría pensar, mis textos en general no han tenido dificultades para ser aceptados por el así llamado gran público. He tenido más ‘desconciertos’ con algunos académicos reaccionarios que han protestado por la violación de las reglas del ‘buen’ escribir. Las rupturas formales son etapas siempre necesarias para la evolución de la literatura, y surgen de las situaciones reales que tienen que interpretar.

Son las transformaciones sociales las que tienen un papel determinante en la evolución del lenguaje. Sin embargo, no consideraría los dos hechos como separados, uno incluye, es inseparable del otro, porque las palabras son cosas y acciones, y viceversa.

D.: Una de las características de tu narrativa es un personaje central como representante de toda una generación.

N.B.: A diferencia de la novela tradicional, decimonónica, que contaba la historia de un individuo definido psicológicamente, que para defenderse o afirmarse se enfrenta individualmente con la sociedad, mis protagonistas son personajes colectivos que representan un estrato (clase) social, con comportamientos, ideas y recorridos parecidos. Y que participan en un enfrentamiento social para transformar la realidad en la que viven.

D.: Dotas de una épica a una clase obrera en radical transformación, entre otras cosas, por el rechazo del trabajo asalariado, por sus ansias de libertad. ¿Qué queda hoy de ello?

N.B.: La épica antigua era la expresión de una colectividad étnica mediante la voz de un cantor oral. Ya Brecht retomaba para su teatro esta noción. De igual manera, yo creo en posicionarme frente a la novela burguesa, a través de narraciones orales de situaciones sociales conflictivas.

En el poema épico clásico el héroe muere porque con su sacrificio consigue la victoria de su pueblo (Cantar de Roncesvalles, etc.). El héroe moderno no tiene un destino histórico marcado porque sus luchas forman parte de un largo proceso de transformación global del que no logramos ver sino algunos fragmentos.

La liberación de la esclavitud del trabajo asalariado que se ha impuesto desde los ‘70, ha sido convertida de flexibilidad en precariedad por el capital, aprovechando las crisis económicas y el desempleo masivo consiguiente. La fragmentación y la dispersión de esta nueva fuerza de trabajo permite hoy su control mediante retribuciones bajas, un problema que se podrá solucionar creando nuevas formas de lucha unitaria, para imponer una nueva regulación y nuevas leyes.

Creo que hoy el 90% y tal vez más de la población mundial puede definirse como proletaria, término que incluye también lo que queda de la clase obrera tradicional sindicalizada, junto con todos los que están excluidos de la riqueza.

D.: En tus novelas la violencia es habitual: huelgas salvajes, lucha armada, tifosi, mafiosos. ¿una violencia exagerada?

N.B.: Los ‘70 con sus luchas, que eran mayormente luchas pacíficas, han sido años extremadamente violentos sólo en las deformaciones de una prensa hostil. Y en el plano global, nada parangonable con la violencia desencadenada por la política estadounidense actual. Violencia y uso de las armas son modalidades que en algunos conflictos pueden ser necesarias, en situaciones extremas, cuando no existen ya márgenes de lucha democrática, pacífica.

ARTE E HIPERTEXTO

D: Tus creaciones literarias -por ejemplo, Black Out, compuesta, entre otros materiales, de extractos de panfletos- y artísticas son, en gran medida, recuperaciones y recombinaciones de materiales ya existentes. ¿Dónde queda el artista como ‘creador’?

N.B.: Desde hace más de un siglo el arte se basa en los procesos de captura, recombinación y montaje de materiales ya producidos. Estos procesos los ha ejemplificado Duchamp definitivamente firmando un orinal. La creación no es fabricación de nuevos materiales, todo existe ya, se crea confiriendo formas nuevas a lo que existe. Sin embargo, no creo en la creación colectiva, los materiales pueden proceder de un origen colectivo, pero luego es siempre una mente única la que los convierte en una obra de arte. Fragmentación y ensamblaje son las características de las artes desde hace más de un siglo hasta ahora. Una parte de mi trabajo consiste en aplicar estas operaciones a la palabra, tanto en el plano visual como en el sonoro. Naturalmente, en primer lugar siempre se plasman los materiales utilizados a través del ritmo. En el Grupo ‘63 experimentamos con el hipertexto, un proceso que reproduce mecánicamente lo que cada texto literario ofrece como posibilidad de una lectura no superficial. Por lo que respecta a mis experimentos, he utilizado simplemente la velocidad combinatoria del ordenador para conseguir grandes cantidades de resultados casuales, imprevisibles, algunas veces interesantes. El ordenador es un instrumento útil únicamente para ilustrar las posibilidades del arte combinatorio, para ejecutar algunas operaciones que, realizadas manualmente, llevarían demasiado tiempo. Es un siervo bastante estúpido y banal, pero muy eficaz.

http://www.rebeldemule.org/foro/biblioteca/tema7479.html


About this entry