Argentina: Absolvieron un genocida, 30.000 razones para seguir luchando

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

¡Absolvieron a César Milani por los secuestros y torturas de Pedro y Ramón Olivera!

Veda mediante, un nuevo guiño del Estado hacia los milicos genocidas y los negacionistas. La lucha no termina. Seguiremos a pie firme hasta que todos los genocidas paguen por sus crímenes.

Las denuncias contra Milani son de vieja data. Ya en el informe de la Comisión Provincial de Derechos Humanos de La Rioja, publicado en 1987, se dejaba constancia de su participación en el accionar represivo, pero a pesar de ello, pasaron más de 30 años para que se lo siente en el banquillo de los acusados.

Como todos los juicios de lesa humanidad llegan a cuentagotas a más de 40 años del golpe y sin que el Estado haya aportado pruebas para lograr saber qué pasó con cada uno de los compañeros y compañeras desaparecidos, los niños apropiados, ni los nombres de los genocidas tanto los integrantes de las FFAA, como sus cómplices de la curia y la sociedad civil. Durante todos los gobiernos desde el retorno de la democracia, los archivos de la dictadura se mantienen bajo siete llaves negando su contenido a las víctimas y todos aquellos que enfrentaron y enfrentamos este régimen de opresión. 

La resolución del Tribunal confronta fuertemente con lo demostrado por las victimas en todo el desarrollo del juicio oral. En las sucesivas audiencias quedó demostrado el accionar del Estado en perjuicio de las catorce víctimas que fueron secuestradas, torturadas y llevadas al IRS (Instituto de Rehabilitación Social), uno de los centros clandestinos de detención que funcionó en la ciudad de la Rioja durante la última dictadura cívica militar.

Los imputados fueron parte integrante del aparato represivo desarrollado en la provincia para llevar adelante el terrorismo de Estado e implicó el accionar conjunto de la Policía provincial, de Policía Federal Argentina y la Gendarmería Nacional bajo control operacional del Ejército a través de la jefatura del Batallón de Ingenieros Constructores 141, batallón al que pertenecía Cesar Milani. 

Durante el juicio quedó demostrada la responsabilidad de Milani quien comandaba el operativo que secuestró a Pedro y Ramón Olivera. 

El Tribunal, ya había adelantado su posición cuando echó de la sala de audiencias a la Madre de Plaza de Mayo Marcela Ledo y a su hija Graciela, madre y hermana respectivamente del soldado Alberto Ledo, hecho por el que también está procesado.
Las palabras de Milani antes de escuchar la sentencia pidiendo su absolución aduciendo que la causa no era solo contra el sino contra todo el Ejército, fueron una expresión de la posterior absolución y su significado político.

La Absolución de Milani y la negación de su carácter de genocida, revindica su experiencia democrática como jefe del ejército, y la intención compartida tanto del gobierno de Cristina Fernández como del actual gobierno de limpiar la historia del ejército y las fuerzas armadas y liberar su injerencia en la política interior y el control social de la población.

Esta sentencia es concordante con el negacionismo del Gobierno de Macri y la reconciliación con las Fuerzas Armadas, camino iniciado por el gobierno de Cristina Fernández que puso a Milani al frente del Ejército y va de la mano con la doctrina Chocobar. Están buscando que los miembros en actividad de las FFAA sean intangibles, para que sean garantes de la represión necesaria para hacer pasar el ajuste. 
Los organismos de Derechos Humanos nucleados en el ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA fuimos los primeros en denunciar y promover la destitución y cárcel a Milani.

Hoy, como ayer, exigimos:
Justicia y Basta de Impunidad.
Repudiamos este fallo que sella un nuevo pacto de impunidad
No olvidamos- No perdonamos- No nos reconciliamos
Fue Genocidio.
30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos ¡Presentes!

ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA 
9/8/2019


About this entry