Jazz Palestino

 

Jazz palestino

Al Fanar*. LQSomos

El arte no es absoluto, no es una fuerza que trasciende la existencia. Cuando hay una represión hay que escuchar a la gente oprimida. La gente oprimida tiene derecho a decir al mundo qué tiene que hacer para que logre su libertad. El arte es moral, y es un deber moral responder al llamamiento de la gente reprimida y vulnerable. En Palestina la gente vulnerable hizo su llamamiento. Ahora le toca a cada artista: ¿estás con la gente reprimida? Hay que respetar las opciones y los llamamientos de la gente reprimida. Si un artista ignora dichos llamamientos, será egoísta, soberbio, y estará obsesionado por su arte sin respetar a las personas. La gente reprimida es más importante que una función…

El álbum de jazz palestino que te debe acompañar este verano: Better than Berlin (Más bonita que Berlín)

“Más bonita que Berlín” es el nuevo álbum de dos artistas palestinos del 48 (los llamados árabes israelíes) que viven entre Haifa y Europa; el cantante Faraj Suleiman y el novelista y compositor Majd Kayal. El álbum se transmitió inicialmente en vivo en Facebook y luego se lanzó en varias plataformas, incluidas Soundcloud y Spotify.

 

A la pregunta de ¿por qué el nombre “Más bonita que Berlín” como título del álbum? los artistas responden: “Es una metáfora: se puede reemplazar con Londres, París o cualquier otra ciudad. Pero elegimos Berlín porque es una ciudad joven que a menudo atrae a jóvenes palestinos de Haifa. Es moderna, clamorosa, juvenil, vibrante con miles de actividades culturales y artísticas.. Pero lo que queremos decir con él en el álbum es que nuestra ciudad palestina, Haifa, es un lugar más bonito que cualquier sitio en el mundo. Elegimos Berlín al azar. Para nosotros Haifa es más bonita que cualquier ciudad de este planeta.”

 

A veces, el álbum suena como el recuerdo de un personaje que se ha mudado recientemente a Berlín, en otros, examina a Haifa a través de una lente crítica e incluso cínica. Intenta abordar las realidades contradictorias de los palestinos que viven en Haifa, una ciudad que ha surgido en las últimas dos décadas como un centro cultural urbano de facto para los palestinos que viven dentro de la llamada ‘Línea Verde’ (la línea acordada en 1949 Acuerdo de Armisticio).

 

Las letras implican denuncia y crítica e intentan abordar el pasado como aquello que todavía informa y estructura el presente. En la mayoría de las canciones, la música retrata la triste y contradictoria realidad de Haifa y trabaja para enunciar y remodelar el significado de la letra. Sus canciones lidian con los enigmas que sustentan las realidades palestinas en la Haifa contemporánea. Cubre una amplia gama de temas, desde el amor, la migración, la ciudad, la gentrificación, el matrimonio, y por supuesto el colonialismo israelí.

 

Este álbum desafía la perspectiva que a menudo separa la producción cultural palestina de las categorías de propiedad, mercancía y capital que la limitan y delimitan. “Lírica y musicalmente, el álbum empuja los límites de lo que vemos en nuestras ciudades palestinas, lo que contamos sobre nuestras ciudades a diferentes audiencias y las contradicciones que estamos dispuestos a admitir y superar” apunta Majd en una entrevista para Jadaliyya. El diario AraInfo les realizó una entrevista en diciembre de 2020, cuyo artículo original puede visitarse aquí: Más bonita que Berlín, a pesar del régimen racista de Israel.

Al Fanar

Jazz palestino: “Más bonita que Berlín”


About this entry