Unión de Comunidades de Kurdistán: Memoria del genocidio contra el pueblo yezidí

“La autoadministración y las autodefensas yezidíes deben ser reconocidas”

agosto 3, 2021

La copresidencia del Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK) emitió una declaración en el marco de un nuevo aniversario del genocidio contra el pueblo yezidí, cometido por ISIS en Shengal (norte de Irak), en 2014.

A continuación publicamos la declaración completa:

Hace siete años, el 3 de agosto de 2014, el Estado Islámico (ISIS) cometió un genocidio en Sinjar (Shengal), el centro de vida de los yezidíes. Miles de kurdos yezidíes fueron asesinados y miles de mujeres y niñas yezidíes secuestradas. Aún se desconoce el destino de miles de niñas y mujeres jóvenes. Conmemoramos a los miles de yezidíes que fueron asesinados durante el genocidio que la comunidad llama “ferman” (decreto). Al mismo tiempo, enfatizamos nuestra promesa de liberar a las miles de mujeres y niñas yezidíes secuestradas.

El genocidio yezidí del 3 de agosto de 2014 fue perpetrado por el ISIS. Pero las fuerzas responsables de proteger a los yezidíes descuidaron su tarea. Abandonaron a los yezidíes ante genocidio. Rêber Apo (Abdullah Öcalan) advirtió, poco antes del ataque de ISIS, que podría haber ataques contra los yezidíes y pidió que estuvieran protegidos. Como resultado, un grupo de doce guerrilleros se dirigió a Sinjar. Algunos de ellos fueron detenidos por el PDK en Sinjar poco tiempo después. Los guerrilleros restantes ocuparon lugares estratégicos poco después de que comenzara el ataque de ISIS y así evitaron un genocidio completo de los yezidíes. No solo eso; simultáneamente salvaron el honor de Irak y del PDK, que estaban presentes en Sinjar en ese momento, y les impidieron tener que vivir con una culpa abrumadora en el futuro. Si doce guerrilleros hubieran podido evitar este ataque genocida, miles de jóvenes yezidíes, llenos del espíritu de Derweşe Avdis, podrían haber repelido el ataque y salvar a los yezidíes del genocidio. Esto lleva a la conclusión de que este genocidio solo pudo ocurrir porque los yezzidíes no tenían sus propias fuerzas de autoadministración y autodefensa en ese momento. Por lo tanto, el 74° “ferman” ha dejado más que claro que el derecho más fundamental de los yezidíes es tener sus propias fuerzas de autoadministración y autodefensa. Hablar en contra de este derecho de los yezidíes es injusto y sobre todo inmoral. Este ataque genocida y el hecho de que miles de mujeres yezidíes fueran vendidas en los mercados de esclavos, ha endeudado a toda la humanidad con ellos.

Los parlamentos de Bélgica, los Países Bajos, Portugal e Irak han reconocido el ataque del 3 de agosto y la masacre relacionada como un genocidio. Estas decisiones son importantes. Pero al mismo tiempo, debemos enfatizar que esto no es suficiente. ¿Qué se debe hacer para prevenir otro genocidio? Ésa es la pregunta crucial que debe responderse. Por lo tanto, quienes han reconocido el genocidio deben trabajar ahora por el reconocimiento de la autonomía yezidí. Esta autonomía debe significar la autoadministración de todos los yezidíes, sin hacer distinciones entre creencias políticas o asociaciones tribales. Los representantes de otros grupos religiosos y pueblos también pueden participar en la autoadministración. Es crucial que sea un sistema democrático que garantice la libertad de creencia de los yezidíes y su autoadministración. Todavía existe la actitud de no reconocer la voluntad de los yezidíes y de querer dominarlos. Esto es inmoral e injusto. No debe haber luchas de poder político sobre el destino de los yezidíes, ni intentos de imponerles la autoridad. Los yezidíes no quieren un Estado. No quieren poder. Quieren un sistema de autoadministración con un liderazgo democrático. Tal Êzidîxan (Tierra de Yezidíes) también aumentará el respeto por Irak y Kurdistán del Sur.

Nadie tiene derecho a criticar que los yezidíes sientan amor por Rêber Apo y simpatía por la guerrilla. Desde el comienzo de su lucha política, Rêber Apo siempre ha exigido libertad para la fe y la identidad de los yezidíes. De ese modo, les ha prestado un gran servicio. Rêber Apo ha hecho grandes esfuerzos para romper los prejuicios contra los yezidíes. Antes del 73 y 74 “ferman”, advirtió al PKK y les pidió que protegieran a los yezidíes. Por lo tanto, tanto la guerrilla HPG como las YJA-Star de las Áreas de Defensa de Medya, y las YPG y YPJ de Rojava se apresuraron a Sinjar para enfrentarse a ISIS. Por supuesto, los yezidíes amarán y se sentirán conectados a Rêber Apo debido a su mentalidad y actitud. La conciencia humana y el sentido de la justicia lo requieren. Los yezidíes de hoy están a la altura de Rêber Apo porque son una comunidad moral.

Numerosos miembros de la guerrilla se han convertido en mártires durante la lucha contra ISIS. Así, la guerrilla ha protegido a los yezidíes y cientos de miles fueron salvados por ellos del genocidio de ISIS. Sentir simpatía por la guerrilla es consecuencia del sentido humano de la justicia. Así que nadie puede criticar a los yezidíes por sentir simpatía por la guerrilla. Al contrario, estaría mal si no sintieran simpatía.

Después de salvar a Sinjar y proporcionar entrenamiento militar a la juventud yezidí, la guerrilla se retiró de Sinjar. Hoy, la juventud yezidí defiende Sinjar, y con la ayuda de los consejos populares, la población se gobierna a sí misma. Todo el mundo debería estar feliz por esto. Por lo tanto, no aceptar la autoadministración yezidí debido a la presión del Estado turco constituye una injusticia histórica y una falta de conciencia.

En el aniversario del “ferman” del 3 de agosto, prometemos que siempre defenderemos a los yezidíes. Creemos firmemente que la venganza por las mujeres yezidíes se hará logrando la Autonomía Democrática de Sinjar según la línea de la libertad de la mujer. Hacemos un llamado a toda la humanidad para que defienda al pueblo yezidí y reconozca sus fuerzas de autoadministración y autodefensa.

Fuente: ANF / Edición: Kurdistán América Latina
https://www.kurdistanamericalatina.org/la-autoadministracion-y-las-autodefensas-yezidies-deben-ser-reconocidas/


La comunidad yezidí de Shengal se enfrentó al genocidio en 2014

agosto 3, 2021

Los kurdos yezidíes que viven en la región de Mesopotamia desde hace miles de años, siempre han sido objeto, a lo largo de la historia, de genocidios y crueles traiciones y masacres: el 3 de agosto de 2014 sufrieron el 74º genocidio en su contra.

Los kurdos yezidíes, que llaman a los genocidios perpetrados contra ellos “ferman”, el término kurdo para referirse a un decreto, cayeron esta vez en las garras de la aniquilación, el cautiverio y la esclavitud de los feroces grupos de ISIS. Pero lo que fue más asfixiante para ellos fue la traición, que se vistió de negro.

Un genocidio bien preparado

Cuando los grupos de ISIS se plantaron a las puertas de Shengal, miles de Peshmerga y Asayish (militares y fuerzas públicas) del Partido Democrático de Kurdistán (PDK), presidido por Masoud Barzani, que hasta ese mismo momento controlaba la ciudad de Shengal, emprendieron una rápida huida sin disparar una sola bala. Como resultado de la huida de los Peshmerga, miles de yezidíes fueron masacrados por los grupos de ISIS, y otros miles secuestrados, predominantemente mujeres y niños, y vendidos en los mercados como esclavos. Curiosamente, poco antes de que se produjera el genocidio, las fuerzas del PDK incautaron todas las armas que los yezidíes tenían en ese momento, y se llevaron detenidos a tres de los doce guerrilleros de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) y de las Unidades de Mujeres Libres (YJA-Star) que acudieron al rescate del pueblo yezidí que huía de ISIS. Todo esto dejó claro lo preparado y organizado que estaba este extenso genocidio.

Informe de la ONU sobre el genocidio

Según las investigaciones del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que se hicieron públicas en octubre de 2014, los resultados de los ataques lanzados el 3 de agosto de 2014 fueron los siguientes:

-Alrededor de 5.000 hombres yezidíes fueron masacrados.

-Alrededor de 100 hombres yezidíes fueron decapitados.

-7.000 niñas y mujeres yezidíes fueron secuestradas y vendidas en mercados de esclavos.

-Varias niñas y mujeres yezidíes fueron violadas.

-Varias mujeres yezidíes fueron obligadas a casarse con comandantes de ISIS.

El número estimado de casos desconocidos es mucho mayor que el que figura en el informe de las Naciones Unidas.

Genocidios a lo largo de la historia

Los yezidíes, que forman una de las confesiones más antiguas de Mesopotamia, han sufrido a lo largo de la historia 74 genocidios. La mayoría de estos asesinatos en masa fueron perpetrados por el Imperio Otomano. Debido a que la mayoría de estos genocidios fueron ordenados por los principales Shas otomanos a través de decretos, los kurdos yezidíes denominaron a los genocidios con el término “decreto” (ferman). En todos y cada uno de los genocidios se utilizó el nombre del Islam.

Aquí se enumeran algunos de los genocidios perpetrados a lo largo de la historia contra la comunidad yezidí, ordenados en su mayoría por los Shahs otomanos:

-En 1246 fue la masacre de Lalesh, dirigida por el señor de Zengi, de Mosul, Bedreddin Lulu.

-En el siglo XVI fue el asesinato en masa de los yezidíes en Shêxan, ordenado por una fatwa de Shekhulislami Osmani Ebu Siud Efendi y por decreto del sultán Suleyman.

-En 1638, el gobernador de Amed, Melek Ahmed Pasha, ordenó la masacre que luego fue ejecutada en Shengal.

-En 1650, Murad IV decretó la matanza masiva de los yezidíes, perpetrada por el gobernador de Van, Shemsi Pasha, en Mosul.

-En 1715, el gobernador de Bagdad, Hasan Pasha, llevó a cabo otra masacre en Shengal.

-En 1733, el gobernador de Bagdad, Ahmed Pasha, asesinó en masa a los yezidíes en Shexan.

-En 1752, el gobernador de Bagdad, Suleyman Pasha, hizo lo propio nuevamente en Shengal.

-Entre 1732 y 1733, Nadir Shah ordenó la masacre de los yezidíes entre Surdash y Kirkuk.

-En 1733, tuvo lugar el asesinato masivo de yezidíes en la orilla del lago Zap, ordenado por Celiliyan.

-En 1735, Nadir Shah comandó la matanza masiva de los yezidíes en Mahabad, Saldûz y Meraxi.

-En 1742, Alî Takî Han, uno de los partidarios de Nadir Shah, cometió una masacre del pueblo yezidí en Saldûz.

-En 1743, Nadir Shah perpetró un asesinato masivo de los kurdos yezidíes en Kirkuk, Hewler y Altunköprü.

-En 1773, Nadir Shah ordenó otra masacre de yezidíes en la orilla del lago Zap.

-En 1787, Celiliyan cometió un asesinato en masa contra los yezidíes en Shexan.

-En 1798, el vicegobernador de Bagdad, Abdulazaz Bin Abdullah Beg, llevó a cabo una masacre contra los yezidíes de Shexan.

-Entre 1753 y 1800, los Shas otomanos ordenaron el saqueo, la imposición de impuestos, la esclavitud y el genocidio de los kurdos yezidíes (en seis grandes ataques) en Shengal, Shexan y Mosul.

-En 1809, el gobernador de Bagdad, Suleyman Pasha, ordenó el asesinato masivo de los yezidíes en Shengal.

-En 1824 tuvo lugar otra masacre contra los yezidíes de Shengal, ordenada por el gobernador de Bagdad, Ali Pasha.

-Entre 1832 y1834, estos asesinatos en masa fueron comandados por Soran Muhammed Pasha.

-En 1835, el gobernador de Mosul, Muhammed Ince Bayraktar, ordenó una nueva masacre perpetrada en Shengal.

-En 1836, Reshid Pasha ordenó otra masacre cometida en Shengal.

-En 1837, Hafiz Pasha ordenó nuevamente una masacre cometida en Shengal.

-En 1844, tuvo lugar la matanza masiva de yezidíes en el Botán.

-En 1892, la política de islamización de Abdulhamit II condujo a asesinatos masivos de los yezidíes.

Para obtener información más detallada sobre esto se recomienda leer el libro “Yazidis in the clutches of fatwas, genocides and massacres”, escrito por el doctor Kadri Yildirim, y el libro titulado “A people defying genocides, the Yazidis”, del periodista Mazlum Özdemir.

La masacre de 2007

Uno de los asesinatos masivos más recientes contra los kurdos yezidíes tuvo lugar en 2007. El 14 de agosto de 2007 se llevaron a cabo ataques con cuatro camiones cargados de bombas en las aldeas Siba Shex Xidir y Til Izer, de Shengal. Como resultado, 300 personas fueron asesinadas. No se realizaron investigaciones sobre este caso. Se dijo que la masacre fue perpetrada por un grupo llamado Ensar El Sune, afiliado a Al Qaeda, que en ese momento intentaba establecerse en el sur de Kurdistán. Sin embargo, muchas fuentes dijeron que el Frente de Turkmenistán de Irak (ITC) estuvo involucrado en el ataque, respaldado por el servicio secreto turco presente en Bashur (Kurdistán iraquí).

Los yezidíes llamaron a este ataque, hasta el 3 de agosto de 2014, “el último decreto”.

La situación de Shengal antes del 3 de agosto

Los kurdos yezidíes vivían predominantemente en el distrito de Shexan, en Duhok; en el distrito de Shengal, en Mosul, y en las aldeas de los distritos circundantes. En 1975, bajo el régimen iraquí del partido Baaz, los yezidíes fueron reasentados a la fuerza. En todos y cada uno de los genocidios que enfrentaron, el pueblo yezidí se salvó en los brazos protectores del monte Shengal. Pero en 1975 fueron sacados por la fuerza de las aldeas de la montaña y reasentados en Khanasor, Til Izer, Sinune, Siba Shex Xidir, Kocho y Dugurê y alrededor de otras 15 aldeas en las estribaciones de la montaña.

Cuando en 2003 Estados Unidos intervino en Irak y derrocó al régimen de Saddam Hussein, se preparó una nueva Constitución para el país. Según el artículo 140 de esta Constitución, Shengal quedaba como una “zona discutible” entre el gobierno del sur del Kurdistán y el gobierno central de Bagdad. También se programó un referéndum en Shengal para 2007, pero hasta el día de hoy esa consulta no se ha realizado.

El PDK estableció su monocracia en Shengal. La ciudad supuestamente estaba “bajo la protección” de los Peshmergas, los Asayish del PDK y la policía federal de Irak.

Después de imponer su dominio absoluto sobre Shengal en 2003, el PDK promovió tradiciones anticuadas, beneficiándose del sistema de castas de los jeques, a través del cual mantuvo bajo su control a la población yezidí.

Presiones sobre las mujeres en la sociedad yezidí

La integrante del Movimiento de Liberación de las Mujeres Yazidíes (TAJÊ), Xoxê Dexîl, ha hablado con ANF sobre la sociedad yezidí antes del último genocidio y ha llamado la atención sobre la violencia y la presión a las que estaban sometidas las mujeres. “El rol de las mujeres era muy débil en la sociedad yezidí, casi inexistente. Para decirlo en otras palabras, una mujer era tan buena como las presiones a las que estaba sujeta y lo que era silenciada. Pero no hay que dejar escapar la continua resistencia de las mujeres contra esto”, afirmó.

“Sin embargo, esas luchas se vieron limitadas a algunas pocas personas. Cuando después del genocidio vimos a las mujeres de Rojava y de la guerrilla, comenzamos a organizarnos con su ayuda”, explicó.

Hacia el genocidio del 3 de agosto

El 10 de junio de 2014, cuando ISIS invadió Mosul, Shengal corrió más peligro que cualquier otro distrito de la ciudad. El líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan emitió numerosas advertencias para la protección de Shengal. En el contexto de esas premoniciones de Öcalan, el PKK envió una unidad de 12 guerrilleros al monte Shengal. Sobre las crecientes amenazas inminentes que se cernían sobre la zona, el liderazgo del PKK se puso en contacto con el PDK y llamó la atención sobre la grave situación. El PKK dejó en claro que podía enviar algunas de sus fuerzas a Shengal, pero el PDK no respondió a la llamada del PKK.

Después de invadir Mosul, los grupos de ISIS cargaron contra Tal Afar, un distrito de la comunidad turcomana de las inmediaciones de Shengal. Una gran parte de la población turcomana de Shia huyó a Shengal. En ese momento, los grupos estaban muy cerca de atacar Shengal. Sin embargo, en lugar de comenzar los preparativos necesarios, el PDK repentinamente comenzó a apoderarse de las armas del pueblo yezidí, diciendo que los iban a proteger. Según las estadísticas oficiales que se revelaron después, antes de los bárbaros ataques de los grupos de ISIS en Shengal, el número de Peshmergas y Asayish del sur del Kurdistán, de la policía federal iraquí y la guardia de tráfico, además de las unidades armadas afiliadas a algún otro partido, comprendían un total de 11.000 personas bien equipadas, ubicadas en Shengal y las aldeas circundantes.

“Estaban aquí por dinero y huyeron cuando se acercó el peligro”

La comandante de las Unidades de Protección de Shengal (YBS), Tîrêj Şengal, nos ha dado la siguiente información sobre la fuerza militar en la ciudad: “En ese momento, cuando los grupos de ISIS se apoderaron de todas las áreas alrededor de Shengal una tras otra, todavía no creíamos que pudiéramos ser los siguientes. Porque estábamos rodeados de un gran ejército de Peshmergas, e incluso de soldados iraquíes. Y confiábamos en ellos. Solían decirnos: ‘Los protegeremos’. Pero desafortunadamente huyeron cuando empezaron los ataques. Solo cuando les preguntamos por qué huían, entendimos que no consideraban que este lugar fuera su tierra y que habían sido reclutados para cumplir con el ‘deber de defenderse’ solo por dinero. Cuando vieron que se acercaba el peligro, huyeron tan pronto como se les ordenó hacerlo, sin mirar atrás siquiera una sola vez”.

El vicepresidente adjunto del Consejo Autónomo de Shengal, Qehtan Xelîl, ha recordado que los Peshmergas del PDK se apoderaron de todas las armas de los jóvenes yezidíes poco antes del comienzo del genocidio: “En el cruce de Shengal a Tal Afar, el PDK había establecido hasta un punto de control. Cuando ISIS llegó, todas las armas de la juventud yezidí fueron embargadas. Con palabras como ‘los protegeremos, no se preocupen, ustedes no necesitan tomar las armas’, las llevaron todas. Sin embargo, durante el genocidio ni siquiera dispararon una bala, no dieron un mártir y ni tan siquiera les sangraron los dedos. Todos escaparon”.

Fuente: ANF / Edición: Kurdistán América Latina
https://www.kurdistanamericalatina.org/la-comunidad-yezidi-de-shengal-se-enfrento-al-genocidio-en-2014/


“Cualquier movimiento que excluya a los yezidíes en Shengal está condenado al fracaso”
agosto 5, 2021


El 3 de agosto marcó el séptimo aniversario del ataque del Estado Islámico (ISIS) en las ciudades y pueblos yezidíes al sur de la montaña Shengal, en el norte de Irak, cuando las fuerzas Peshmerga del Gobierno Regional de Kurdistán se retiraron, dejando el civiles indefensos ante el ataque.

Una masacre que los yezidíes llaman “el 73 ferman” (ferman significa “decreto” en el persa original, pero ahora se incorpora al idioma kurdo como “persecución” o “masacre”), con referencia a los muchos “fermanes” en la historia que apuntan al pueblo yezidí. El último genocidio dejó miles de civiles muertos, y miles de mujeres y niños esclavizados, además de 500.000 pobladores refugiados.

Cientos de miles de yezidíes huyeron y trataron de refugiarse en el monte Shengal. La primera unidad armada en acudir a su protección fue un escuadrón de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) de 12 guerrilleros, a los que pronto se unieron otras unidades de las HPG y combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG/YPJ) de Rojava. En consecuencia, las unidades de las HPG y YPG/YPJ abrieron un corredor humanitario hacia la montaña Shengal y formaron una línea de resistencia contra ISIS.

La masacre, reconocida más tarde como genocidio tanto por las Naciones Unidas como por países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Países Bajos, Bélgica, Escocia y Armenia, llamó la atención del público internacional sobre el destino del pueblo yezidí por primera vez en la historia. Si bien el estatus de los yezidíes en la región aún está en disputa, en octubre de 2020 se alcanzó un acuerdo entre el gobierno iraquí y el gobierno regional del Kurdistán, con el apoyo de la Representante Especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert.

La Agencia Mezopotamya (MA) entrevistó al sociólogo yezidí Azad Barış sobre el impacto del genocidio, sus consecuencias y las discusiones en curso sobre la situación del pueblo de Shengal.

-¿En qué se diferenciaba el último genocidio de los anteriores?

-Por primera vez, un ferman fue percibido a nivel social por quienes fueron sometidos a él. No solo quedó registrado en la memoria social, sino que también se ha reflexionado, trabajado. Los intentos de autodefensa y la creciente noción de Êzidxan (Tierra de los yezidíes) que siguieron, son en realidad indicaciones de esto. El proceso puede estar lejos de ser suficiente, pero es importante, al menos en el contexto del nacimiento de una identidad, reflexionando sobre la propia existencia y un proceso de reorganización. En otras palabras, este ferman fue también un proceso de realización, comprensión y conceptualización. Sus consecuencias no se dejaron simplemente a la admisión y discreción de los poderes. Fueron analizados, interpretados y todavía cuestionados… Quizás fue la primera vez que los yezidíes empezaron a reflexionar sobre sí mismos.

-¿Cómo reaccionaron el gobierno iraquí y el gobierno regional del Kurdistán ante este ferman y cuáles son las implicaciones del Acuerdo Shengal que firmaron el 9 de octubre de 2020?

-Podemos decir que ni el gobierno iraquí ni el gobierno del Kurdistán del Sur hicieron nada para mejorar la situación de los yezidíes… Tanto el gobierno de Bagdad como el gobierno de Erbil (Hewler), dominado por el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), dedican todos sus esfuerzos a socavar la voluntad política de los yezidíes. Trabajan tanto de forma abierta como encubierta con países como Turquía para abolir el estatus autónomo de Shengal. Shengal es un objetivo constante, y de hecho es bombardeado de vez en cuando. Por otro lado, también es un lugar donde se han producido cambios estratégicamente importantes en los últimos diez años en términos de dinámica sociológica y militar. Algunos ejemplos son el surgimiento de las unidades de autodefensa yezidíes y la noción creciente de una administración autónoma dentro de un contexto de unidad kurda. Obviamente, estos son desarrollos que inquietan a todas las potencias regionales que están a favor del statu quo. Las prácticas relativas a una administración autónoma que siguieron a los ataques de ISIS y se llevaron a cabo con el objetivo de autopreservación, han evolucionado hasta convertirse en un modelo potencial para la región, junto con prácticas similares en Rojava. Por tanto, el intento de ocupar Shengal debe analizarse en este contexto.

-¿Es la estructura autónoma de Shengal lo que más perturba a los gobiernos Irak y del Kurdistán del Sur?

-Sí. Si bien se percibe que el PDK se basa en el legado de una gran resistencia, posteriormente se ha convertido en parte de los acuerdos y esfuerzos de las potencias que intentan proteger el statu quo. Desde muchos ángulos, el gobierno que lleva la influencia de Turquía a Shengal es comprensible, pero no pueden tener éxito ignorando al pueblo yezidí. Cualquier movimiento que excluya a los yazidíes como tema de sus propios problemas está condenado al fracaso.

-¿Qué está inquietando a Turquía para que bombardee a Shengal cada vez que puede?

-Existe una continuidad histórica en la política de Turquía con respecto al sur, oeste y norte de Kurdistán. Ve el surgimiento de una voluntad política en Shengal como un peligro potencial y está tratando de eliminarlo. Turquía ni siquiera intenta ocultar esto, por eso lo anuncia públicamente. Como consecuencia de una mentalidad histórica de discriminación, Turquía no quiere que el pueblo yezidí emerja como representante de una voluntad política en Shengal más de lo que quiere que el pueblo de Diyarbakır (Amed), Van (Wan) y Afrin (Efrin) para hacerlo en sus propios lugares. Además, Turquía es consciente de la relación entre Shengal y Rojava. Es consciente de que la primera es, en realidad, la puerta de entrada de la segunda al Kurdistán del Norte.

-Turquía jugó un papel importante en la firma del Acuerdo de Shengal. ¿Qué planea hacer el PDK que está en colaboración con Turquía?

-Vemos que el Acuerdo Shengal del 9 de octubre se preparó y firmó en coordinación (entre ellos), y también que están tratando de continuar esa coordinación ahora. Recordemos al menos las visitas de Hulusi Akar (ministro de Defensa turco) y Hakan Fidan (director de la Agencia de Inteligencia Nacional Turca –MIT-) a Erbil y Bagdad, así como la visita de Kazemi (primer ministro iraquí) a Ankara. Debo señalar aquí que Turquía habría interferido mucho más en muchos lugares, incluido Shengal, si no se hubiera enfrentado a tantos problemas, incluida la crisis económica, la pandemia y varios conflictos regionales e internacionales más amplios. No es posible decir que el proceso ha terminado. Está en marcha. Aunque no hay un movimiento sustancial en el campo por el momento, hay una situación muy tensa, y la resistencia civil persiste. Es importante señalar que el surgimiento de una fuerte voluntad para una administración autónoma ha jugado un papel eficaz en la configuración de las cosas.

-¿Cuál es la situación actual en Shengal?

-La máscara de la dinastía Barzani ha caído, como resultado de muchos eventos en Kurdistán y desarrollos en Shengal. Creo que empujar a Irak y Turquía contra el pueblo yezidí es el pico de la corrupción moral completa de su parte. Tratar de servir a Shengal en un plato a potencias extranjeras excede los límites, incluso de la corrupción moral. Es absolutamente contrario a la cultura y la ética social kurdas. Esta es la manifestación de un colapso total. Por otro lado, vemos una realidad kurda que construye sus valores en contra de esto y lucha en esa línea. Es gracias a esta realidad que los yezidíes pudieron luchar contra una gran catástrofe. Es gracias a esta resistencia que la catástrofe se convirtió en un poder “divino”. Esa ira cataclísmica llevó a los yezidíes a la noción de autodefensa.

Fuente: Agencia Mezopotamya / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina
https://www.kurdistanamericalatina.org/cualquier-movimiento-que-excluya-a-los-yezidies-en-shengal-esta-condenado-al-fracaso/

enlace relacionado: https://www.huffingtonpost.es/jose-andres-fernandez-cornejo/el-pueblo-yazidi-cuatro-anos-despues-de-la-masacre-de-sinjar_a_23505781/

 


About this entry