Paraguay: Agronegocios, saqueo, deforestaciòn y corrupciòn estatal

.

Infona y MADES sabían desde 2017 quienes deforestaban tierras ayoreo

Documentos revelan que hace 5 años las instituciones tenían conocimiento que Caucasian y Chortitzer violaban medidas internacionales y leyes ambientales en el Chaco.

Reportaje Maximiliano Manzoni Rubens Carvalho · Edición Romina Cáceres · Ilustración Jazmín Troche, Lorena Barrios & Naoko Okamoto · El Surtidor | 

  • Documentos oficiales obtenidos por El Surtidor y Earthsight confirman las ilegalidades cometidas por Caucasian y Chortitzer en estancias ganaderas denunciadas en Grand Theft Chaco.

  • También revelan por primera vez que las autoridades tenían total conocimiento de la invasión y deforestación a gran escala de tierras Ayoreo desde hace al menos cinco años.

  • Mientras la deforestación seguía impune, tanto Infona como MADES firmaron un acuerdo con Chortitzer donde describen a la empresa como “ejemplo de desarrollo sustentable”.

  • MADES incluso aprobó un nuevo relatorio de impacto ambiental a Caucasian en 2020, cuando ya había deforestado miles de hectáreas.

  • No fue hasta después de investigaciones, la presión del Pueblo Ayoreo y organizaciones aliadas que las instituciones retomaron acciones.

En 2020, Grand Theft Chaco develó como empresas paraguayas y brasileñas habían invadido y deforestado ilegalmente el Patrimonio Natural y Cultural Ayoreo Totobiegosode (PNCAT) en el Chaco. Éste es el último pueblo indígena sudamericano en aislamiento voluntario fuera de la Amazonía.

La investigación, publicada por la ONG británica Earthsight y compartida con El Surtidor, encontró que las empresas Caucasian SA y la Cooperativa Chortitzer habían deforestado cada una 2700 y 500 hectáreas de territorio ayoreo entre 2018 y 2019. Una tercera empresa, Yaguareté Porã, también era responsable de convertir tierras indígenas en estancias ganaderas durante la última década y media.

El objetivo: hacer lugar para las vacas que proveen el cuero a empresas como Pasubio, con el fin de tapizar autos de lujo BMW y Jaguar Land Rover en Europa.

Ahora, una investigación conjunta de El Surtidor y Earthsight revela que el Instituto Forestal Nacional (Infona) sabía desde hace años que tanto Caucasian como Chortitzer estaban deforestando ilegalmente el Patrimonio Ayoreo. Con suspensiones a sus planes de uso de la tierra, ambas empresas prosiguieron de manera impune por al menos 5 años más. Aún así, tanto el Infona como el MADES firmaron en 2021 convenios con la Cooperativa Chortitzer.

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible le renovó la licencia ambiental a Caucasian en 2020, pese que para ese entonces la empresa llevaba miles de hectáreas deforestadas en tierras ayoreo protegidas por una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2016.

Reporteros de El Surtidor y Earthsight accedieron a 92 páginas de documentos que ambos entes públicos proveyeron ante pedidos de información pública de El Surtidor y una consulta oficial del Senado, encabezada por el presidente de la Comisión de Pueblos Indígenas, Miguel Rodríguez y la bancada del Frente Guasú.

Los documentos también incluyen un informe firmado por la Asesoría Jurídica del Infona en enero de 2022 que constituye el primer reconocimiento oficial del Estado paraguayo de la responsabilidad de Chortitzer en la deforestación del Patrimonio Ayoreo.

El Estado habilitó a deforestadores pese a medidas internacionales

Uno de los documentos que el Infona presentó al Senado cita que en 2017 el ente había documentado la deforestación ilegal de 3000 hectáreas del territorio ayoreo en ocho meses. Aunque la Dirección de Asesoría Jurídica del Infona identificaba todavía a Diego León Casado y las empresas Sinha Pora y Panambí Pora como dueños de la estancia ganadera infractora, ya desde 2016 el terreno había pasado a ser propiedad de Luiz Constantino Santi y su empresa Caucasian, según documenta en un memorándum Carlos Irrazábal, de la Dirección General de Bosques del Infona.

Entre 2017 y principios de 2020, la deforestación llegó a un aproximado de 6000 hectáreas, contraviniendo la suspensión de su plan de uso de tierra. Varios informes de monitoreo demuestran que el Infona sabía al menos desde 2017 de la deforestación que la empresa realizaba año a año.

Caucasian no solo estaba violando en ese entonces la medida cautelar dispuesta por la CIDH, sino que las propias leyes forestales, al deforestar para la ganadería hasta el bosque que debía dejar como reserva, según el propio Infona. Dos veces se instruyó a abogados y jueces realizar un sumario contra Caucasian, con el fin de establecer multas y medidas de recomposición. El caso quedó impune. Recién en 2021 Infona canceló definitivamente el plan de uso de tierra de la empresa ganadera.

Aún así, en 2018 Caucasian envió un nuevo relatorio de impacto ambiental al MADES y al Infona, con el fin de renovar su licencia ambiental. Lo que es peor: en 2020 el MADES le otorgó una nueva licencia ambiental, una decisión no solo absurda, sino preocupante siendo que el Ministerio sabía de la protección dispuesta sobre el Patrimonio Ayoreo desde 2016 con el fin de evitar nuevos desmontes.

La decisión del MADES fue revertida también recién en 2021, después que la ingeniera agrónoma Mayra Acosta, funcionaria del Infona, advirtió que la propiedad se encontraba “en un 100% dentro de la Comunidad Indígena Chaidi y Arocojnadi del Patrimonio Natural y Cultural Ayoreo Totobiegosode (PNCAT)”. La nota de Acosta reveló otra cosa: al aprobar la auditoría de Caucasian en 2020 el MADES sostuvo falsamente que la estancia no afectaba áreas protegidas o comunidades indígenas.

Desde la imposición de la medida cautelar por parte de la CIDH, el gobierno paraguayo estuvo en mesas de negociación con los Ayoreo Totobiegosode para encontrar soluciones a la falta de protección de sus tierras, y devolvérselas al pueblo indígena. La actuación del MADES demuestra que mientras el Estado era parte de un proceso formal para evitar mayor deforestación del PNCAT, al mismo tiempo habilitaba a que se prosiga con el ecocidio. En octubre de 2021, los Ayoreo se retiraron de la mesa de negociación debido a que el Estado paraguayo “no había hecho absolutamente nada” para cumplir con las medidas de CIDH, según Julio Duarte, abogado representante a los Ayoreo Totobiegosode consultado por Earthsight.

Los documentos del Infona demuestran que varios de sus funcionarios no tenían duda que Caucasian “violó repetidamente leyes forestales” y que lo hicieron “sin contemplación ni miramiento de que están dentro de un área de núcleo de una comunidad de pueblo aborigen” (sic). También concluyeron que Caucasian sabía perfectamente que estaba violando leyes ambientales.

No fue hasta octubre de 2021, el mismo mes que los Ayoreo se retiraron de la mesa de negociación y cuatro años después de las primeras pruebas de deforestación, que el Infona finalmente canceló el plan de uso de tierra de Caucasian y que su Dirección de Asesoría Jurídica recomendó tomar acciones penales contra la empresa.

En el caso de Chortitzer, las pruebas de inacción y complicidad son aún más difíciles de ignorar.

La empresa “ejemplo de desarrollo sustentable” que deforestó tierras indígenas por años

Documentos muestran que Infona sabía que Chortitzer deforestaba ilegalmente el Patrimonio Ayoreo desde hace al menos cuatro años. En febrero de 2018 suspendió el plan de uso de tierra de la estancia de la cooperativa menonita debido al desmonte ilegal, aunque los documentos no son concisos sobre el tamaño de la deforestación identificada en ese entonces. 

Sin embargo no fue hasta en enero de 2022 que el Director de Asesoría Jurídica del Infona, Victor Bedoya, envió un dictamen a la titular de la institución, Cristina Goralewski, donde finalmente recomendó cancelar la licencia de Chortitzer después de demostrar nueva deforestación ilegal de 526 hectáreas entre 2018 y 2020 en territorio Ayoreo.

Mientras la deforestación sucedía, tanto el Infona como el MADES no tuvieron problema en asociarse a la Cooperativa Chortitzer. Ambas instituciones públicas firmaron acuerdos de cooperación con la empresa. En el acto de firma del acuerdo de Infona en 2021, Cristina Goralewski se refirió públicamente a Chortitzer como un “fiel ejemplo de desarrollo sustentable”. El texto del acuerdo entre el ente público y la empresa va más allá: Chortitzer es citada como una empresa “ comprometida con el cumplimiento de las normas ambientales vigentes”. 

Aparte de su propio convenio, MADES también cultivó una relación cercana con Cencoprod, la empresa creada por Chortitzer junto a otras dos cooperativas menonitas con el fin de producir el cuero que luego exportan a Europa. En octubre de 2019 el ministro Ariel Oviedo visitó sus instalaciones.

En 2020 y 2021, en medio de una de las peores temporadas de incendios forestales en el Chaco, Earthsight y El Surtidor habían identificado en dos ocasiones diferentes focos de calor en las tierras ayoreo invadidas por Chortitzer. Sin embargo, la empresa no apareció en la lista de propietarios notificados por el Infona en ese entonces.

El Surtidor y Earthsight también accedieron a un mapa de diciembre de 2021 realizado por el MADES donde se identifican nuevos focos de calor en la estancia ganadera de Chortitzer en el territorio ayoreo.  Al mismo tiempo, el Consejo Asesor del Infona encargado de elaborar el plan de manejo de fuego de acuerdo a una nueva ley está integrado, entre otros, por Fecoprod, asociación que agrupa a varias cooperativas de producción, entre ellas Chortitzer.

De esa estancia ganadera de Chortitzer en 2020 es que se identificó que provenía cuero, que luego de pasar por Cencoprod, se exportaba a Europa. Más del 80% de la producción de Cencoprod tiene como destino específico Italia, donde se encuentra Pasubio, la empresa que luego provee a BMW y Jaguar Land Rover.

De seguir la tendencia de exportaciones del primer trimestre de 2022, este será el mejor año de Cencoprod.

Los números de deforestación identificados por Infona coinciden en parte con los expuestos en Grand Theft Chaco. Las 526 hectáreas de desmonte atribuídas a Chortitzer entre septiembre de 2018 y septiembre de 2020 es una cifra muy similar a las 520 hectáreas que Earthsight había identificado en el periodo julio a septiembre de 2019, lo que sugiere que fue en ese periodo de tiempo donde sucedió la mayoría de la deforestación ilegal. 

En el documento enviado por Bedoya a Goralewski en enero de 2022, se cita que Chortitzer no se acercó a la institución tras la suspensión de su plan de uso de suelo en 2018.  Para Bedoya, “la afectación de bosques nativos, violación de la suspensión (del plan de uso de tierra), la reincidencia, la mala fe, la irregularidad e ilegalidad de la conducta y el ánimo de lucro a través del comercio proveniente de desmontes irregulares” por parte de Chortitzer justifican “plenamente” un sumario administrativo a la empresa por “falta gravísima”. También recomienda que las áreas afectadas sean confinadas para su regeneración.  

Este documento es la primera prueba oficial que reconoce la responsabilidad de Chortitzer en la deforestación de tierras ayoreo. Sin embargo, no recomienda acciones penales.

El Surtidor y Earthsight no pudieron confirmar hasta el momento el avance del sumario administrativo contra Chortitzer y las acciones penales contra Caucasian.

Previo a la publicación de este reportaje, El Surtidor contactó con la Cooperativa Chortitzer con el fin de tener su versión, donde indicaron que se debía conversar con Patrick Friesen, encargado de comunicación.

Al ser comunicado sobre el motivo de la consulta, Friesen respondió que “esos temas corresponden “a la Gerencia General”. Ante consultas de con quién debíamos contactar allí, Friesen dejó de responder.

Las evidencias recogidas en todos los documentos muestran que el problema va más allá de actos de corrupción descritos con anterioridad por parte de fuentes a Earthsight o El Surtidor.

Para Karen Colmán, ex funcionaria del MADES quien renunció en protesta a presiones de ser parte de actos de corrupción, estas revelaciones son “más pruebas de que el gobierno paraguayo está tan enredado con la industria ganadera que está dispuesto a ignorar infracciones de sus propias leyes a costa de la pérdida de hábitat de especies y causando éxodos de comunidades enteras”.

En términos similares se refirió Teresa Mayo, investigadora de Survival International, quien consideró que los documentos demuestran que el agronegocio “no respeta nada». Ni las leyes del país ni las decisiones de la CIDH.  Esta gente, que ya es rica, está enriqueciéndose aún más con tierras robadas mientras destruyen el mayor bosque de Paraguay y envían a los ayoreos no contactados a su muerte“.

A junio de 2022, El Surtidor identificó nuevas evidencias de deforestación para ganadería en el Patrimonio Ayoreo.

.

Una versión en inglés de este reportaje puede leerse en Earthsight

fuentes: https://www.farmlandgrab.org/post/view/31006-infona-y-mades-sabian-desde-2017-quienes-deforestaban-tierras-ayoreo
https://elsurti.com/futuros/reportaje/2022/06/17/infona-mades-sabian-desde-2017-quienes-deforestaban-tierras-ayoreo/

About this entry