Libro «Levantamientos populares. Lo que está pendiente»

.

Libro «Levantamientos populares. Lo que está pendiente»

PARA DESCARGAR EL LIBRO COMPLETO: http://www.catedraalonso-ciesas.udg.mx/sites/default/files/2022_-_levantamientos_populares.pdf

.
Por Manuel Rozental Klinger
18.09.2022
¿Por qué no asumir la oscuridad en la que estamos, la oscuridad que somos, y organizarnos en ella, con ella? 
William C. Anderson Aseador negro
.

Tiempo pleno que retorna en relámpagos, en instantes —proclama de Walter Benjamin desde la constelación de las tesis—. Explosiones para acabar con horarios, calendarios, almanaques, medidas digitales, cárceles minuciosas totalizantes, tiránicas, hasta la genética, infinitesimales. Ponernos de pie, festejar, gozar y gozarnos, siendo la fiesta, el estallido de la belleza; nada más que perder: la vida. Milenios de culturas, mujer-Jin- Jiyan, vida-, plenitud capturada por el patriarcado cuando empezó a contarse en el tiempo repetitivo de la transformación del ritmo vital, de la reproducción, del cuidado… en mercancía, en esclavitud para producir y multiplicar invasiones, despojos y ganancias. Negación de la belleza en libertad. Ilusión de lo bello capturado como mercancía con precio y ganancias: Normal. Todo lo bello capturable, en proceso de captura. Cuantificándose. Patriarcado; origen de la muerte en curso, de esta muerte-certeza que hoy inunda continentes a la vez que mata de sed mientras acelera la velocidad con la que gira esta casa grande de barro y agua en curso de destrucción al servicio y como consecuencia de la enferma codicia insaciable. La codicia patriarca-hombre. Constancias desde las tablas sumerias de la revolución neolítica, así como en otros lugares donde comenzó el fin. La catástrofe del progreso arranca a golpes violentos, de guerra total los hilos tejidos y tejiéndose de la Madre Tierra, para arrancar trabajo y ganancias. Milenios bajo el patriarcado desatando la conquista insaciable, el hambre-hombre violador y arrogante, desemboca en el sistema-mundo capitalista. Cartografía ilusoria de los mercados. Fronteras y estados-nación. Apenas doscientas cajitas con doscientos años de existencia negando -pendientes milenios de saberes, epistemologías, saber ser agua, aires, estrellas, territorios. Patriarcado, Conquista, Estados. Capitalismo y muerte. Destino de muerte. 

Todo estallido, todo levantamiento desata el olvido que persevera y persiste en la penumbra del proyecto de muerte. Todo levantamiento, toda resistencia, toda memoria en el olvido, toda fiesta de la vida reclama y manifiesta La Emergencia del Nosotrxs. Reconocer los dilemas y desafíos para hacer el camino de la Emergencia del Nosotrxs. No es una opción. Es el reclamo de la tierra a los pueblos, es la memoria ancestral renovada y de pie: ser siendo territorios. Es la Cátedra de lxs nosotrxs liberándose de las trampas de la academia. Porque el saber para vivir es libre o es mercancía al servicio del poder. 

Todos los jueves desde el 12 de mayo hasta el 30 de junio de 2022, convergencia de voces y memorias. Convocatoria de habitantes del olvido desde allí, en respuesta a un llamado, a un ámbito. En este libro y en estos encuentros grabados que compartimos, en este capítulo 2022 de la Cátedra Jorge Alonso, convergieron unas pocas y hermosas presencias múltiples y colectivas convocadas, como cuando se levantan los pueblos, ante este momento en el que aún nuestros muertos corren peligro. Levantamientos populares, lo pendiente, lo que empeora. Bastó con eso para que nos encontráramos en esta fiesta que es pararnos, ponernos de pie. “No era depresión. Era neoliberalismo” … y también miedo. “Miedo de que cuando esto acabe todo vuelva a la normalidad”. El miedo que hace la normalidad. 

Acá se teje la palabra nombrada en cada seminario y disponible para ser compartida en las grabaciones, con los textos. Algunos son transcripciones, otros son escritos que complementan para aportar, todos, textos y grabaciones son una entrega para encontrar-nos, para seguir. Sabemos y supimos que “ni somos lxs que estamos ni estamos lxs que somos”. Hay quienes hablaron a pesar de las amenazas y los riesgos. Hay quienes se sacudieron del complejo, del temor, de la vergüenza impuesta para nombrar, sencilla y directa, sin adornos, su palabra. Acá no se califica ni se escoge. Acá no se compite. Hay quienes no se sintieron capaces de escribir o no pudieron hacerlo y también está su palabra. Grabaciones y textos van juntas. Con serenidad y en colectivo decimos que hemos cumplido. Se trata de entregarnos desde y con quienes lo hacen y nos han enseñado. A ellas y ellos, las gracias y este aporte. Publicar y compartir en este caso, queremos decirlo abiertamente, responde a una intención: que ojalá esto aporte, que genere críticas, reclamos. Que nos ayude a encontrarnos, a tejernos, a conocernos. Que no vaya de acá a ustedes y a donde quiera que vaya, sino que circule y haga parte del tejido de las abuelas, de todas las abuelas de todos los pueblos que sí saben tejer como la Tierra manda. 

Una mesa inicial y seis seminarios. No tratamos temas y acá queda constancia de ello y mucho más. “Las semillas siempre germinan en la penumbra” dice el poeta que también llegó hasta acá desde el destierro, desde la constelación donde ya habita el otro tiempo. Pues eso: una Cátedra desde la penumbra proclamando lo pendiente. Mientras no seamos libres desde y con las mujeres poniendo fin al patriarcado, matando al hombre que nos condena, mientras no detengamos la corriente apestosa que nos arrasa violenta y mintiendo la ilusión de mercancías, poderes y ganancias, mientras no dejemos atrás para siempre el engaño del estado enmascarado como inevitable y necesario, mientras no nos liberemos con la Madre Tierra y dejemos de convertir todas las causas y todas las bellezas en mercancías para ocupar un lugar dentro de la mezquina mediocridad vanidosa y temerosa de un mundo de ganadores, seguiremos buscando negarnos, negándonos al cuidado, a la libertad, al abrazo, a la rebelión que es resistencia para conseguir un poquito más o no perder esa limosna con que nos roban y robamos vivir. 

Pendiente desde Mesopotamia, desde los pueblos Mayas, desde las mujeres negras antes de ser África, mucho antes, que sigue siendo ahora. Desde Guna Yala y Abya Yala, el Wallmapu, desde la tierra y los pueblos de la tierra en mujer. Porque cuando este final patriarcal empezó, dio comienzo al fin de todo y es contra eso que nos levantamos, desde entonces hasta ahora en Kurdistán, en Haití, en Guatemaya, en el Wallmapu, en lo que llaman Chile, Ecuador, Perú, Colombia. El orden mafioso va imponiéndose, estableciéndose. El colapso de los estados nación se convierte en saqueo, dictaduras populares y populistas. De esto y de mucho más se habla acá. De la dignidad y de la confusión. Del goce y la fiesta semillas. De los asuntos pendientes que son asuntos nuestros, de todas y de todos y que esta trampa nos enseña a ignorar, salvo cuando nos levantamos. Mientras acá en esta Cátedra que señaló lo pendiente para regresar a quienes no hablaron, pero estuvieron, siguen estando, nos reconocimos, acá, en las calles de lo que llaman Ecuador, la Cátedra volvió a salir, a estallar, a levantarse desde lo pendiente proclamando la dignidad que habita justa y cómodamente en el lugar del olvido. 

Seguramente es cierto que toda esta mentalidad patriarcal y racista que empobrece conquista y acumula, sólo será derrotada una vez y de una vez por todas. Esa derrota está pendiente. Tal vez más pendiente ahora que nunca, cuando a punto de someterlo y destruirlo todo, todo empeora y captura. Ahora cuando tras levantarnos, corremos a salir hacia adentro buscando el poder de los estados, unos cargos, unas promesas. Ahora cuando a nombre de nosotras y de nosotros capturan y entregamos nuestras ilusiones y abortan la dignidad para convertirla en trámites, políticas y posibilidades razonables. Ahora, cuando lo posible incorpora nuestro lenguaje y nuestra fuerza para limitarlos, es ahora y acá, en estos textos y grabaciones de encuentros donde queda planteado en contraste el reclamo rebelde de no tener precio, no claudicar y no cansarnos hasta liberarnos del engaño que habitamos y que nos habita. 

William C. Anderson; negro, aseador de baños en lo que llaman Estados Unidos nos dice: “Las personas que ocupan altos cargos en la sociedad de la supremacía blanca son válvulas de escape para controlar los levantamientos y reclamos Negros. Se espera que todxs nos sintamos felices porque unx de nosotrxs lo logró. Sin embargo, ¿esto qué importa? si el lugar en el que nos dejan entrar es el mismo desde el que nos oprimen.”

Nos prometen lo que nos puso de pie, lo que nos hace. Nos dicen que más de 5000 o 500 años de resistencia convergen en un líder y en un gobierno aquí y allá. Nos dicen que la patria (Patriarcaestado) es lo primero y por ella tomamos las armas o defendemos gobernantes. Por todas partes se comprometen con lo que nos ha hecho siempre y nos hizo ahora levantarnos, parar, ponernos de pie. Con entusiasmo es obligación y necesidad, es alegría y añoranza creerles. Pero sabemos, y aquí también se nombra, que se tienen que arrepentir de esas promesas, porque desde arriba y desde adentro, sólo se puede administrar el orden patriarcal, racista, de conquista de capital extractivista en su fase mafiosa. Hoy, mientras atravesamos etapas de sometimiento a tiranías, masacres por cálculos entre poderosos, euforias de comienzos nuevos y promesas que nos nombran y decepciones inevitables frente al chantaje de “si no es esto, es lo otro que es peor”. Hoy cuando nos vamos quedando solas y solos sin querer esta desolación sino la fiesta del hacer las agendas y los cambios entre todos y todas asumiendo el trabajo que cuesta y que es mucho más que señalar y nombrar. Hoy esta Cátedra Jorge Alonso de la que acá queda constancia es un aporte consciente entre tantos deshilvanados y negados a la rebeldía que teje resistencias y autonomías desde el margen entre pueblos y procesos. Ni vanguardias, ni recetas, ni caminos correctos. Aportamos hacia allá, el grito y la memoria de lo que está pendiente. Por eso, a quienes nos prometieron y nos prometen y nos convencen o no para capturar nuestras rebeliones y luego se arrepienten, con nuestra hermana de soledades y territorios, Yasnaya Aguilar, Mixe, proclamamos: “Los arrepentimientos que importan son los que apestan a traición”.

Doy las gracias a quienes respondieron a esta convocatoria y vinieron a entregar su corazón. Doy las gracias a Jorge Alonso y al equipo de la Cátedra. Damos las gracias desde este tejido nuestro a quienes ahora y antes y desde ahora abren el camino aunque nadie les nombre ni les recuerde casi nunca. Sabemos que el éxito y el reconocimiento se consiguen con la condición de dar la espalda en singular al esfuerzo silenciado y colectivo. Por eso acá hay que callar y saber escuchar, que es lo que esta Cátedra desde y de los levantamientos populares, a quienes pertenece y de donde viene nos deja como enseñanza. Para callar y escuchar en nombre de todxs, la palabra de la Nan Rosalina Tuyuc:

“Yo siempre he creído que gracias a todos los que tienen buenas vibraciones para la vida, siempre habrá una oportunidad de que la verdad tenga que triunfar. Hoy nuestros abuelos nos dicen que estamos en el tiempo del no tiempo. Estamos en tiempo de dolor hay muchas enfermedades. Está el poder de la muerte. También así como hay noche, hay día. Creo que todos los que trabajamos por el día, por el nuevo amanecer, nos toca seguir siempre resistiendo, levantándonos y luchar contra ese poder que nos neutraliza. Hoy nuestros pueblos están en levantamiento constante. En esos levantamientos algunas veces también otros se aprovechan de todos estos levantamientos genuinos. En todos lados, estemos donde estemos con nuestra verdad, con nuestra resistencia, creo que todo va a salir bien. Así que muchas gracias. Yo agradezco por esta oportunidad. Agradezco a la vida. Agradezco la sangre derramada de los nombres de tantas mujeres que cayeron, que dejaron su legado de lucha y que de alguna manera eso nos hace empujar de seguir siempre esos buenos y hermosos caminos. Sabemos que luchar contra la discriminación racial en el mundo es una tarea muy fuerte, porque es luchar contra el poder. De alguna manera también como pueblos en lucha, en movimiento, tenemos dignidad. Tenemos la verdad. Tenemos también el puño combativo y tenemos también un corazón solidario, y, en medio de ese corazón solidario: ¡salud para todos los pueblos en movimiento!”

Manuel Rozental

Pueblos en Camino

https://www.caminoalandar.org/post/levantamientos-populares-lo-que-est%C3%A1-pendiente

.

mujeresylasextaorg

27 Nov 2022

___MEX_Levantamientos__ __

Levantamientos Populares. Lo que está pendiente

Contra el despojo ¡pariremos la matria! 1

A propósito de la reciente publicación del libro Levantamientos populares Lo que está pendiente del colectivo Pueblos en Camino.

(Leída, a nombre de Mujeres y La Sexta, en el Jardín digital de la FCPS, Ciudad Universitaria, México, el 22 de noviembre de 2022)

Por Ana Claudia Molinari

Contra el olvido indómitos pasos

Contra el despojo pariremos la matria

Contra la guerra capitalista volveremos a casa

Resistiremos soñando con la luz recién nacida en el cuenco de un caracol Hasta que llegue el día en que incendiaremos el sistema

Contra el planeticidio del 1%

Una revolución anónima estalla! 2

Mujeres y La Sexta contribuyó con un pequeño texto para el libro impreso de Levantamientos populares, de reciente publicación. En ese artículo propusimos una hipótesis que es la siguiente:

Está ocurriendo en tiempo real y off line, una rebelión contra la guerra, la que el capital impone a los pueblos y a las mujeres. Y son justamente los indígenas y las mujeres sus protagonistas. Esta revolución anónima es de carácter mundial y transcultural. 3

Sus focos rojos de creatividad se encuentran en Nuestra América; también en la geografía que alguna vez fue Mesopotamia y sus alrededores, en Euroasia y en amplias regiones del continente africano.

Esta revueltación planetaria se produce en la confluencia entre ciertos movimientos feministas comunitarios y las revoluciones indígenas en defensa por sus territorios, que históricamente ocurre, por vez primera, a finales del siglo XX. Es una rebelión emergente, en la medida en que el espacio web apareció como medio de comunicación y relación social transversal. Por supuesto está que, la vitalidad de la Tierra ya existía entre las mujeres conscientes y entre los pueblos indígenas desde hace demasiado tiempo, pero ambas vertientes de la lucha se encontraron en la red y se hizo posible la revuelta mundial, en un contexto de capitalismo del Oeste (donde gana el que dispara primero). La existencia de un medio de comunicación universal instantánea, tanto como la persecución y el despojo hacia las mujeres y los pueblos, detonaron esta revolución anónima.

En los pueblos zapatistas, las mujeres asumen un papel estructural, con su manera de entender la vida y sus organizaciones en favor de la armonía social, han contribuido a los logros comunitarios del EZLN. Modos de vida que implican convivir en paz (sin violencia machista, sin drogas y sin alcohol), educar a sus hijes en las artes y las ciencias, además de hacerlos partícipes de los deberes y las decisiones; estar de acuerdo en hacer trabajo comunitario y en compartir el gobierno común participando de la Asamblea. Este sistema aquí descrito de manera mínima, es posible gracias a que las mujeres organizadas así lo han decidido e implementado con sus familias. Y es un ejemplo vivo y funcional de cómo es posible producir vida, fuera del capitalismo hoy en día. ¿Por qué será tan difícil seguir su ejemplo?

Sacar a la luz un libro siempre es una victoria. Levantamientos populares Lo que está pendiente (2022). De Manuel Rozental Klinger, coordinador, es de reconocerse. Aquí la publicación impresa de un libro que se subió a la web hace unos cuantos meses, por la Cátedra Jorge Alonso (la Universidad de Guadalajara y CIESAS Occidente). Sin embargo, ésta es, al parecer, una edición independiente y callejera de los coordinadores del seminario.

Edición impresa que es posible también, gracias a la colaboración de 6 colectivos, co publicadores, como Mujeres y La Sexta con Claudia Torres, que financiaron este libro, junto con Pueblos en Camino y Periódico Lucha Indígena, Pueblos Unidos, Brigada “Dr. Ignacio Martín Baró”, Nosotrxs lxs Indixs, En cortito que ́s pa ́ largo.

Felicidades por este logro de Pueblos en Camino, del que forman parte Vilma Almendra y Manuel Rozental. Colectivo nacido de diversas raíces y la voluntad de acompañar y discutir con las luchas de América Latina desde ese país centro del mundo que llamaron Colombia.

La revolución es anónima y requiere, por supuesto del conocimiento, pero no de un saber elitista que trabaja para reproducir el orden establecido. No del conocimiento que ya viene en paquetes de datos, que tiene como eje de dominación, la idea del autor individual en expansión, individualista y egoico, que “lucha” , pero por puntos, por prestigio, por ser publicado en revistas indexadas, para obtener mayor calificación en sus evaluaciones. Este libro, intenta salir de la lógica académica, si bien, esa es su matriz. Sus editores lo concibieron para ser una herramienta de reflexión entre los que luchan. Se agradece lo compartan de esta manera. Abre la puerta de este libro, un texto del gran Abdullah Öcalan. Maravilloso escritor y rebelde kurdo, preso en Turquía desde hace años. Prisión desde la cual ha escrito ideas necesarias de ser leídas por el mundo entero y que han aportado conocimiento a la revuelta del pueblo kurdo, como su libro más difundido, Jinology.

Levantamientos populares Lo que está pendiente, es sin duda una memoria necesaria para la reflexión, la autocrítica, la búsqueda de caminos que no se han abierto aun en las revueltas de América Latina. Es además una memoria de los saberes o las teorías con las que se estudia el fenómeno de los movimientos sociales, concebidos por esta Cátedra como “levantamientos populares”. Conceptos como pedagogía del terror, como método de opresión, o mafiosidad y gobierno, mafiocracia.

Levantamientos populares, es un libro que recupera la voz de actores de las luchas. Eso es poético, político, interesante, incluso hay hermosos versos insertos y poetas que son autores aquí. También hay teorías y análisis muy pertinentes acerca de los movimientos sociales (que nosotras llamamos “luchas”), porque hay mucho de etnografía del nosotrxs. Hay pluralidad de voces. Hay mujeres, feminismos y crítica a ciertos feminismos blancos. Un ancla que mira a Ecuador, por considerarlo un ejemplo de lucha y resistencia, pero que enfoca al mismo tiempo a Chile y a Colombia. Y es interesante notar, que ya para esta edición que festejamos, los editores incorporan voces colectivas de México y sus movimientos indígenas contra los Megaproyectos y de un colectivo zapatista. Lo que da entonces una dimensión continental de los problemas y desasosiegos a los que se enfrentan los pueblos de Nuestra América.

Hay ponencias magníficas. Podemos leer frases como: “El hambre es una decisión política, de la violación al derecho a la alimentación”, de Javier Antonio Arbeláez. Que se define como un neocampesino. Y concluye con que el centro de la sobrevivencia está en las semillas, el tema de la soberanía alimentaria, como condición indispensable. Las ollas comunitarias emergen por eso gloriosas y necesarias al sur del continente. Este artículo propone la idea de que “Resistir es una decisión política”. Porque para resistir es preciso tener muchas soberanías, entre ellas, la soberanía alimentaria: la importante decisión de un pueblo, una familia o persona, de cómo se quiere alimentar. Advierte un contexto de crisis del sistema urbano agro-industrial, donde el detonante del colapso civilizatorio, será el final de los combustibles fósiles.

Es una tesis colapsista, que desde la orilla nos previene: Entre más afuera del sistema estemos, más podremos sobrevivir al colapso. La agroecología, como llama a su método, nos aporta alternativas: Cultivar las semillas nativas y ser sus guardianes.

Por su parte, la ponencia de Alexander Panez, hace un prisma de todo lo que compartieron los participantes de la Cátedra. Su conclusión es triste: El horror se agudiza en el presente. Se normaliza el estado de excepción en casi todas partes del mundo. Este texto resulta una gran síntesis y crítica de lo que fueron los 7 seminarios de la Cátedra Jorge Alonso, dedicada al reflejo analítico y autocrítico, de diversos levantamientos populares.

“Nos estamos soltando”. El proceso de la revuelta en Chile, sintetiza Panez, desembocó en una salida concertada con los partidos políticos, quienes finalmente desactivaron el movimiento, lo entregaron, a cambio de la promesa de una constituyente. Misma que se constituyó y escribió la nueva carta magna, que contra todo pronóstico, no pudo ver la luz conforme al calendario. Ganó el Rechazo en referéndum a esta Constitución. Lo que significa que Chile sigue regido por una ley pinochetista o dictatorial.

Tras leer el libro completo, se advierte que todos los movimientos tienen necesidad de las redes de amistad o familiares; con prácticas de apoyo mutuo. Temas que los pueblos indígenas han resuelto y practicado desde la conquista hasta nuestros días: la comunidad. Y también nos da datos suficientes para reconocer el papel de las mujeres en todas las formas de “levantamientos populares”. En definitiva ¡Es un buen libro!

En la interpandemia nebulosa de hoy, son los ciudadanos los que piden, gestionan y organizan el control sanitario mundial. ¡Esa es nuestra tragedia! Qué mejor escenario para aniquilar a toda aquella persona que ose ser algo diferente a un consumidor.

Los soldados están obligados a vacunarse. Pobre de aquél muerto de hambre que no se deje inocular, él mismo se transformará en un ex ciudadano, un deculturado lumpen, un peligro sanitario. Hello! ¡Sin pase sanitario no hay dólar!

Contra el olvido nos preguntamos ¿por qué las empresas y los gobiernos de casi todo el mundo están aferrados a cometer el crimen del despojo? Las relaciones sociales tienden a legitimar al máximo el concepto de “propiedad privada”. Los capitalistas ya son demasiado ricos, lo compran todo y por dialéctica, a todo, incluso al aire, lo transforman en mercancía. Un primer signo de los tiempos es el constante enfrentamiento de unos contra otros, lo que llaman “la polarización de las sociedades”. Sociedades divididas por las ideologías concretadas en instituciones, como las religiones o los partidos políticos (cuyos líderes y cúpulas están unidos en los intereses económicos, porque en ese campo no hay tal división, ambos hacen negocio con las farmacéuticas y los armamentistas). Es que en el ring de la era pos pandemia, pelearán Banqueros contra Vaqueros; será una suerte de segunda guerra civil de los Estados Unidos de América, que antecede la era del gobierno cibernético mundial.

Sin vacuna, no hay lugar en la democracia. Pero ¡No problema! Todos quieren tiktokear y tener un número de pasaporte de Salubriker. Mientras la democracia comienza a mostrarse sin sus máscaras habituales y se deja ver intolerante, desgastada y milica. Hay dos puertas en el cielo. O estás con los vaqueros, o estás con los banqueros. Los demás somos carroña del infamando y en la oscuridad, germinamos. La globalización quedó atrás. Lo de hoy es guerra híbrida y nacionalismos nazis.

Hoy, la geometría política oscila entre la derecha democrática y el fascismo. Las izquierdas están reconvertidas en agentes electorales, jugando en las canchas del enemigo, con las reglas del capital financierista y beliócrata. Puede usted colocar perfectamente en este espectro, a su partido de izquierda preferido. Las izquierdas del mundo han desaparecido, porque desde algún aparato electrónico, nos indujeron miedo y el pánico justificó nuestro más mezquino egoísmo.

Priva una sensación de desesperanza en la gente de hoy. Los vaqueros han salido a disparar. Los banqueros, otorgan financiamiento para el armamentismo.

El despojo es el crimen original que está en la base económica de las guerras actuales. El arrebato original de los territorios originales. Pero también, el aniquilamiento de luchadores sociales, periodistas, madres buscadoras, mujeres; hoy en día opera una política de exterminio de todo aquel que desmantele la mentira del sistema, la farsa de la democracia, toda aquella que se resista a seguir siendo parte de tramas de dominación machista y que será asesinada por ello. Feminicidio. Apatía e incapacidad de reaccionar. Desinformación. Pos verdad. Eso caracteriza a la sociedad capitalista del presente.

Hoy, la guerra es permanente, preventiva, legitimada, híbrida, contra los pueblos, las mujeres, lo femenino, los animales, las diversidades, lo plural, la naturaleza, la galaxia.

La guerra es el motor del capital. Los Estados-nación se refuncionalizan, mas no desparecen todavía. Ya no son la garantía de una soberanía territorial, pero son los gerentes del capital financiero beliócrata.

Lo de hoy es la persecución, legitimada por la pandemia, del diferente, del migrante, disidente, periodista, de mujeres, niñas, todo aquel que se oponga a la lógica del mercado, enemigo de la seguridad sanitaria y la democracia.

¿ Estrés pos traumático continuado, síndrome de pos pandemia o simple adaptación interpandémica?

La guerra internacional (mundial) de Rusia contra Ucrania inició apenas declinado el riesgo sanitario. Es un segundo acto. Continuamos. Pero en el fondo de esta guerra está EuroAsia, una alianza económica entre Rusia y China, que no conviene a las cuentas de Estados Unidos. Este último país actuó como provocador incisivo de esta guerra. Empoderada, Ucrania cruzó los límites permitidos por la diplomacia de la seguridad rusa y Putin, se lanzó a la aventura belicista perdiendo toda perspectiva humanista, en contra de la vida. Un coctel que explotó y nos tiene a todos los habitantes del planeta en detrimento de nuestras vidas, en riesgo real de una guerra nuclear. Las consecuencias concretas de esta guerra: encarecimiento de combustibles y alimento, granos. Hambruna mundial, crisis vitales como Haití o Cuba en el Caribe.

Todas las guerras internacionales son en realidad guerras de Estado. Como debe serlo para Rusia lo ha de ser para Ucrania y detrás de esta palabra debe leerse Occidente. La guerra expansionista de EU ha vuelto a encender su aparato con voz de viejo histérico. Israel bombardea impunemente a los palestinos y Turquía hace lo correspondiente contra los kurdos en Siria, mientras todos los pacifistas de última hora, han volteado sus cuellos a condenar a Rusia y a boicotear productos, empresas, comercios, arte, literatura. Vaya, en la pos pandemia, el oscurantismo es vanguardia.

En México el odio es un mandato que se dicta de arriba abajo.

Ningún pacifista de última hora se indigna porque a las personas se le desaparezca en este país. No se dejará de estrenar Wakanga aunque se asesine a 11 mujeres cada día. O ¿Ya son 13? México es una guerra de sicarios emparentados.

Se desangra ante la indiferencia del mundo, “El ultimo de los países mágicos” 4.

La marea que se lleva las toneladas de huesos. Todo México es La Bartolina. 5 

México es un negocio redondo. Por eso la gente respetable, mira para otro lado…

Vivos los llevaron Alerta socavón Vivas nos queremos Alerta de temblor

El golpe de Estado mundial

ha puesto su oficina entre las milpas Y sin embargo nos movemos ¡La lucha sigue!

El grito rompe el bozal

Todavía jilotea el maíz en México Tenoxtitlan.

Notas:

1 “Pariremos la matria” es un verso de la poeta chilena Fanny Campo Espinoza.
2 Fuera del Canon, poemario colectivo, Ediciones del Espejo Somos, San Cristóbal de Las Casas, 2020. (Poetas: Fanny Campos Espinoza, Marian de la Paz, Giuliana Kierzs, Ana Claudia Molinari, Ana Negrete, Maria Guerra y Carolina Torres).
3 Transculturación es un concepto del antropólogo cubano Fernando Ortíz, que lo publicó en 1943. Es un concepto muy potente que la academia no retoma, quizá porque prefiere utilizar otros como “multicultural”. Posiblemente con el objetivo de conservar la idea de que hay culturas superiores. En cambio lo transcultural implica la no clasificación por grupos humanos, sino la aceptación de la co creación de formas culturales a partir de la colonización o del contacto con el otro.
4 “El último de los países mágicos” , llamó el poeta Pablo Neruda a México, en su poema dedicado a este país.
5 La Bartolina es una playa en Tamaulipas, al noreste de CDMX, donde se han depositado en los últimos años, toneladas de huesos humanos, sin identificar, degradados, molidos. Para que se pierdan en el oleaje y así borrar las huellas del genocidio. Uno más grande y criminal, que el perpetrado durante la colonia española, que respetó la vida de los indios y les permitió vivir en los pueblos de misión.
Pedidos a mujeresyla6a@gmail.com
fuente:
http://mujeresylasextaorg.com/2022/11/27/levantamientos-populares-lo-que-esta-pendiente/
.
tambièn editado en https://publicar.argentina.indymedia.org/?p=10746
.
__Arg indymedia org

About this entry